Innovaciones en TI para el transporte de la producción, en la próxima Texprocess

Texprocess TEXTIL EXPRES

La feria líder internacional de Procesamiento de Textiles y Materiales Flexibles, Texprocess 2011, que se celebrará en Fráncfort del 24 al 27 de mayo, permitirá conocer, entre otras cosas, las soluciones más recientes aparecidas en el mercado, en materia de transporte (interno, en el centro de producción, o externo para su distribución mundial) de los productos textiles.

Los almacenes y las zonas de almacenamiento provisional, las zonas de transición y las rutas siguen siendo un tema importante de cara a la optimización o la reestructuración en las empresas.

En función de las dimensiones de las piezas que hay que procesar, los dispositivos varían, desde simples cajas que se desplazan mediante cintas transportadoras de una estación de procesamiento a  otra, hasta sistemas suspendidos que distribuyen de forma totalmente automática las piezas identificadas mediante un chip RFID. Estos últimos se usan sobre todo en la industria de los tapizados y los colchones, en los que hay que coser textiles muy grandes y pesados o fundas de cuero y piel. Las fundas acabadas se depositan en grandes bolsas que se «aparcan» colgadas en las zonas de almacenamiento provisional hasta que hay que tapizar el mueble en cuestión.

Los productos pequeños, como por ejemplo camisetas, que se fabrican en grandes cantidades, siguen transportándose en fajos de una estación de trabajo a otra. El tamaño del fajo depende de cuántas capas de tejidos se cortan en cada fase. Hace tiempo que se maximiza la capacidad de los fajos compactando las capas de tejido mediante la técnica del vacío. También sigue siendo habitual la utilización de percheros rodantes en los que se pueden desplazar manualmente grandes piezas como pantalones, chaquetas o abrigos a lo largo de todo el proceso de fabricación.

Los sistemas logísticos automáticos, semiautomáticos y manuales coexisten unos con otros, incluso dentro de una misma planta de fabricación. Al principio de la cadena productiva puede tener sentido seguir utilizando contenedores transportados manualmente sobre carretillas, mientras que, al final del proceso, para prendas como camisas, blusas, chaquetas, faldas, pantalones y abrigos, es habitual optar por un transporte suspendido con perchas, más respetuoso con la prenda terminada. Después de las fases de acabado y etiquetado, estas prendas se transportan sueltas, o unidas por lotes de fabricación, hasta el almacén de productos acabados, con la ayuda de carros de transporte. Pero cada vez más también las prendas dobladas y apiladas, como camisetas y jerséis, se desplazan utilizando instalaciones de transporte en sus correspondiente palets o contenedores.

El almacenamiento de las prendas se organiza en el mejor de los casos utilizando chips RFID  o códigos de barras. Sin embargo, a menudo se sigue trabajando con hojas de pedido, algo que solamente es factible en pequeños almacenes, por ejemplo los de los subcontratistas del sector. Para el envío de la mercancía acabada desde los almacenes de producto final de los fabricantes a los diversos centros de distribución externos (por lo general, de clientes), es decir, los envíos ex–fábrica, se utilizan los servicios de agentes logísticos y empresas de transporte especializadas que asumen todos los pasos intermedios y las gestiones o servicios que cada paso requiera.

En regiones con una industria de la confección que ha ido evolucionando y creciendo desde hace décadas en forma progresiva con unos sistemas logísticos «ad hoc», y en las que las empresas que operan en el sector tienen unas disponibilidades de fondos para inversión habitualmente reducidas, la reestructuración  de los sistemas existentes y las inversiones en TI son objeto de detenidas consideraciones, sobre todo para determinar el punto de inflexión en el cual los sistemas tradicionales dejan de ser más eficientes que las nuevas tecnologías de las grandes instalaciones.

Esto debe verificarse caso por caso, con un minucioso análisis preliminar de los flujos de mercancías, de los tiempos de permanencia en zonas de transición y de los inventarios de larga permanencia  (confecciones de invierno y verano), todo ello teniendo a la vista las ventajas de las soluciones propuestas por el «estado del arte» en el momento actual. Que es lo que Texprocess permitirá conocer.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 192 – Enero-Febrero 2011].