Techtextil 2011: la feria de la recuperación del entusiasmo

Textil Expres, Techtextil, Texprocess

Los números fueron buenos, pero el ambiente fue mucho mejor, y eso es algo de lo que el cronista tiene que dejar constancia desde la primera línea. Techtextil, la feria internacional de textiles técnicos y no-tejidos discurrió del 24 al 26 de mayo en el recinto ferial de Fráncfort, Alemania, y fue una de las más bulliciosas de los últimos tiempos.

Desde el punto de vista de la participación de expositores, en realidad lo que hizo fue prácticamente repetir cifra. De periodicidad bienal, la última edición había tenido lugar en junio de 2009, entonces con 1.201 firmas, que suponían un incremento del 8% respecto a la edición precedente.

Hay que observar que aquel año, en medio de una situación económica no muy boyante, Techtextil dio la sorpresa con una fuerza expositiva inesperada, quizá porque la industria preparaba una reactivación presentida para un futuro próximo, si bien en algunos de sus mercados (los de la construcción y algunos vinculados a servicios de titularidad pública) todavía quedaban malos tiempos por venir, fruto de la crisis del crédito y de las finanzas de los Estados… al menos en el escenario europeo. También dio una sorpresa en lo que concierne a los visitantes. No fue un incremento espectacular, pero su número pasó de casi 22.900 en 2007 a 23.300 en aquel año; es decir que acudieron por lo menos a informarse y pulsar el estado de la innovación (y del ánimo) en la industria del ramo. Pero lo cierto es que aquel año observamos alguna apatía entre el público. Su número fue bueno, pero no acudían a comprar, ni tampoco a interesarse seriamente, sino sólo a hacer acto de presencia. Eso no tenía nada que ver con el grado de interés del salón, por supuesto, sino con el momento económico.

En cambio, en 2011 las cosas han sido diferentes, y claramente mejores. Con 1.207 expositores, la participación del lado de la oferta permanece estable, o con un mínimo crecimiento (y hay que tener en cuenta que algunos fabricantes de equipos de proceso se trasladaron a la feria paralela Texprocess, en el mismo recinto ferial). Su internacionalidad ha aumentado, pues ahora procedían de 50 países (43 en la edición anterior). El auténtico crecimiento, sin embargo, ha venido de la parte visitante. El público profesional pasó de 23.300 a 24.500 entradas, lo que supone un +5%, aunque en un primer momento estimamos en el boletín quincenal un incremento del 2,5%, por haber empleado cifras de cálculo diferentes (en el mundo ferial suele haber correcciones estadísticas —una vez depurados los datos— sobre la primera cifra de cierre, que es siempre una estimación). Pero este incremento no es nada por comparación con el positivo cambio de ánimo.

Por la impresión visual, que siempre es discutible pues depende de que el periodista esté en el lugar fiable a la hora correspondiente, parece que el público se distribuyó de forma irregular, con fuerte concentración en una jornada y, durante las demás, a ciertas horas. Pero llegó muy animoso, y si lo de comprar siempre es una lotería (hoy es poco frecuente la toma de pedidos en stand, donde sólo se inician negocios que se cierran más tarde… aunque en esta ocasión tuvimos conocimiento de un par de casos de órdenes importantes firmadas en feria), al menos la voluntad de información había dejado de ser apática para pasar a un enfoque activo: los visitantes querían informarse porque necesitaban conocer el producto para iniciativas concretas. O sea que la asistencia de meros deambulantes disminuyó.

Así quedó reflejado también en las encuestas de los organizadores. Un 90% de los expositores de Techtextil declararon haber cumplido sus mejores expectativas en la feria, ¡siete puntos más que en la edición anterior! (en 2009 fue un 83% el número de los encuestados que se manifestaron satisfechos). Y expositores con experiencia de varias ediciones del salón señalaron que la de mayo ha sido su mejor Techtextil de la historia.

Los visitantes también calificaron su visita como buena o muy buena, en un 96% de los casos (sólo dos puntos por encima de la vez anterior, pero es que ya están en un grado de calificación positiva cercano al techo). Pero lo más importante en ese sentido, y que explica el estado de ánimo general en el salón, es la percepción de unos y otros sobre la coyuntura de las distintas especialidades: un 86% de los expositores creen que su sector está en un buen momento, lo que todavía indica que la bonanza no ha llegado a todos, pero supone un salto impresionante sobre el dato de 2009, cuando sólo un 57% de los participantes opinaba que las cosas marchaban bien. Y el optimismo es mucho mayor del lado de los visitantes: en 2009 sólo un 61% creían que su sector funcionaba bien, y ahora dicha percepción se extiende al 91% de los encuestados.

De España, y contados sobre catálogo, acudieron 43 expositores, incluyendo en esta cifra los stands institucionales y de empresas de servicios tecnológicos, así como a alguna firma de maquinaria. 25 de ellas acudían bajo pabellón nacional, coordinado por el Consejo Intertextil y con el patrocinio del Icex.

La participación española es también irregular, lo que sorprende a los organizadores, pero no tanto a quienes conocen el sector en nuestro país. Grosso modo hay poco menos de veinte expositores que mantienen constante su presencia en Techtextil, y el resto van cambiando de una edición a otra. Sorprendía este año la ausencia de TechS, una filial de Textil Santanderina que está funcionando muy bien en el mercado, y cuya presentación en sociedad tuvo precisamente por escenario a Techtextil a mediados de la pasada década, habiendo sido la propia Santanderina una participante fiel y convencida en el salón durante algún tiempo.

Por los comentarios de los expositores españoles, recogidos por Textil Exprés en sus stands, la edición fue en términos generales satisfactoria, y para algunos de los expositores muy positiva. Aunque hubo un participante que acudía por vez primera y cuyo registro de visitas fue realmente mínimo. El hecho de que constituya una excepción hace pensar en una mala ubicación dentro del recinto, un insuficiente trabajo pre-ferial, o tal vez la conjunción de varios factores.

Además del pabellón español hubo otras diez participaciones agrupadas, de Bélgica, Canadá, China, Chequia, Francia, Italia, Portugal, Suecia, Taiwán y los EE.UU.

El salón volvió a contar con la sección informativa Avantex, como presentación especial de textiles innovadores para la indumentaria, zona en la que podían verse expuestas prendas funcionales acabadas, y también prototipos de desarrollos futuros. El área contaba con el apoyo de smartextiles.net. Y en una ceremonia vespertina pre-inaugural se otorgaron los Premios a la Innovación Techtextil y Avantex (diez galardones, elegidos por un jurado internacional de entre 85 candidaturas presentadas), y una docena de premios correspondientes al undécimo Concurso de Estudiantes, bajo el tema «Estructuras Textiles para Nuevas Edificaciones», convocado conjuntamente por Techtextil y la asociación internacional TensiNet.

Más información sobre empresas, novedades y eventos dentro de Techtextil, en Textil Exprés de septiembre.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 195 – Junio/Julio 2011].