Aplimatec’06: Fibras e Hilos a la vanguardia de la Innovación.

Los textiles han dejado de ser sólo la materia prima de la ropa, las alfombras o las fundas de los muebles. Elaborados en hilos de alta tecnología, pueden también encontrarse en dispositivos capaces de salvar vidas, en los coches de carrera, e incluso un arquitecto ha propuesto construir un rascacielos con fibras de carbono.

Las últimas novedades en fibras e hilos se podrán encontrar en la 3ª edición de ApliMatec, la Feria de los Textiles Técnicos que tendrá cita en Feria Valencia del 23 al 25 de mayo.

Los hilos elaborados en una amplia variedad de nuevos materiales, que incluyen a los metales, las fibras de carbono o materiales extremadamente resistentes como el Kevlar, han ampliado el uso de los textiles. Por ejemplo, fibras que absorben energía con mayor eficiencia podrían llevar al desarrollo de cinturones de seguridad más seguros.

Las fibras más resistentes pueden ser tejidas dando forma a cuerdas o amarres que reemplazan a los cables de acero o a las cadenas metálicas. Tejidos de punto de multifilamentos de acero inoxidable son empleados para la fabricación de telas antivandálicas para la protección de la espuma de los asientos de medios de transporte público. Fibras de plata mezcladas con algodón permiten obtener hilos con efecto antiséptico permanente. Fibras elásticas pueden ser tratadas a las temperaturas de esterilización o en lavados con cloro, sin perder sus propiedades de elasticidad.

En el mercado de la fibras aparecen formas cada vez más innovadoras, gracias al desarrollo de las fibras bicomponentes y sus técnicas, cuyas funcionalidades están sólo limitadas por la imaginación de los investigadores. Se puede definir una fibra bicomponente como un único filamento formado por dos polímeros diferentes. Estos filamentos son interesantes porque permiten aprovechar la cualidades de los dos polímeros y obtener hilos diferenciados en cuanto a comportamiento.

El conocimiento de la ciencia de los materiales textiles, unido al progreso de la industrialización, ha permitido a los fabricantes de fibras obtener fibras con efectos ópticos «deslumbrantes» o fibras huecas con propiedades aislantes del calor, etc. Estas últimas almacenan aire en su interior ejerciendo el papel de aislante térmico. Por otra parte, la adecuación del perfil de las fibras a diferentes formas favorece la evacuación de la transpiración del sudor hacia el exterior de las prendas.

Se trata, en fin de un continuado desarrollo innovador en el campo de la ciencia de los polímeros, que permite la fabricación de hilos con nuevas propiedades que, a su vez, son transmitidas a los tejidos.

De esta manera, con fibras huecas de elevada resistencia a la tracción o al calor, con efectos antisépticos, etc., se pueden elaborar hilos que mejoran las propiedades habituales o que aportan propiedades nuevas para el fabricante de tejidos y el confeccionista de prendas.