Lenzing Modal Edelweiss llega al mundo de las toallas

Heimtextil

Una celulósica con numerosas ventajas, ahora todavía más respetuosa con el medio ambiente, gracias a la química basada en oxígeno.

No hace falta escalar picos para amar la alta montaña. Basta con disfrutar el aire puro, el paisaje de la naturaleza en su estado más cautivador, los prados de altura, los picos que se recortan sobre el cielo, los espesos bosques de árboles gallardos, todo ese entorno vigorizante, bello y majestuoso.

A poco que conozcan ese mundo, aunque sea como simples visitantes, sabrán lo que es la edelweiss, una flor humilde, pequeña, muy blanca, que nace en escarpados riscos.

Dicen los directivos de Lenzing que, si adorna los sombreros de los escaladores y de los sombreros tiroleses, es porque portarla en la prenda de cabeza es un signo de haber alcanzado los lugares más difíciles y bellos de las cumbres; y que era costumbre que los pretendientes regalasen a sus damas estas flores, en señal de que, por ellas, eran capaces de trepar hasta donde crecía esta esquiva flor, «un amor que supera todos los obstáculos».

Más allá de esa poesía viva, edelweiss es también signo de pureza. Su nombre se compone de dos voces en alemán: «edel» (noble) y «weiss» (blanco), y una blancura noble es lo que promete la nueva fibra Modal de Lenzing con efecto «Edelweiss», marca registrada de la productora austríaca de fibras celulósicas.

Lenzing Modal es en sí misma una fibra celulósica elaborada a partir de madera de haya eco-compatible en su origen y proceso, dentro del concepto que la productora denomina «producto botánico», y que puede equipararse o incluso superar a las llamadas «fibras orgánicas» (de agricultura ecológica).

El efecto Edelweiss aumenta todavía más el respeto medioambiental al sustituir los procesos convencionales de blanqueo por sistemas exclusivamente basados en oxígeno. El resultado es una fibra con las mismas propiedades ventajosas de Lenzing Modal, incluyendo la suavidad, capacidad de absorción y brillo de color, que lo distinguen positivamente del algodón, manteniendo dichas propiedades por más tiempo y tras repetidos lavados.

Lenzing Modal Edelweiss lleva ya unos meses desplegándose cuidadosa y progresivamente en el mercado, entrando de forma sucesiva en nuevas aplicaciones.

En Heimtextil, a comienzos de enero, hemos podido verla como propuesta para artículos de rizo, concretamente toallas.

Estudios anteriores ya habían acreditado que la estructura única de la fibra hace que las toallas de Lenzing Modal absorban inmediatamente la humedad, mientras que en las de 100% algodón las gotas de agua permanecen sobre la superficie de la toalla; y que en las de Lenzing Modal los colores son más intensos y vivos que en las de algodón, de manera que el agrisamiento o desteñido de la toalla con el lavado deja de ser ya un problema. Por añadidura, según un estudio reciente con consumidores, el 89% de los participantes en la investigación constatan que Lenzing Modal mantiene la suavidad mejor que el producto 100% algodón, tras repetidas coladas.

Con la nueva variante Lenzing Modal Edelweiss, la fibra no sólo es suave, de colores ricos, y de larga duración en sus características originales, además de proporcionar un mejor rendimiento en secado (por su absorción de la humedad), sino que su proceso es enteramente respetuoso con el medio ambiente.

Por tanto, Lenzing Modal Edelweiss emerge como un ingrediente para artículos Premium, que, a un coste apenas superior a la media del mercado, permite una diferenciación, basada en la pureza del proceso industrial.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 199 — febrero 2012 ].