Los anexos del 080 Barcelona, y el epílogo de la moda infantil

En otro lugar de esta información sobre el julio barcelonés se hace referencia a la incorporación, por el Consorcio de Comercio, Artesanía y Moda de Cataluña, al programa del décimo 080 Barcelona, de ciertas actividades que suponían darle, en opinión de dicho organismo, una dimensión de ciudad.

Una de ellas fue el Festival Llunátics 080, creado por Ovni como plataforma integral para la promoción y la internacionalización de la moda, y para la creación de sinergias entre los diseñadores, los tecnólogos, los ingenieros, las empresas de innovación y la industria. En su marco se desarrollaron quince conferencias impartidas en el Palacio de Pedralbes, del 10 al 13 de julio, por los más diversos especialistas pertenecientes a instituciones de desarrollo e investigación en el textil (entre ellas Intexter, Cetemmsa y Leitat), con una presencia muy particular de Google, y una mesa redonda que cerró el ciclo.

El capítulo de exposiciones comprendió la denominada «El Cuerpo Vestido», basada en una colección del Museo Textil y de la Indumentaria de Barcelona, y la dedicada a «La moda en el antiguo Egipto», así como la presentada por algunos artesanos de accesorios y complementos bajo el título «A touch of class». Las dos primeras exposiciones motivaron también sendas conferencias sobre las respectivas temáticas.

El 080 tuvo asimismo una difusión internacional posterior, en diferido, con motivo del Motorday 2012/080 Barcelona Fashion Europe Tour, que partió en el fin de semana siguiente de la Estación de Francia: una caravana de medio centenar de coches deportivos en ruta por Europa, promoviendo ya, entre otras actividades, la próxima edición del certamen de moda.

Pero paralelamente a esta tournée europea ya se estaba celebrando en el Palacio de Pedralbes una última manifestación estival de 2012, la segunda convocatoria del salón de moda infantil Little Barcelona, estrenado en enero anterior, y sobre el que en esta edición ambas partes (los promotores del propio salón, y el Consorcio) tuvieron interés en que se estableciera una hipotética conexión entre los dos eventos por medio de la supuesta pertenencia común al 080, sin duda para reforzarse mutuamente.

Los promotores de Little Barcelona siguen siendo Ana Castán, Javier Royo y Silvia Tarrés, cuya identidad de grupo se sigue sintetizando por medio de la curiosa razón social «Los tres cerditos». Quieren materializar en su proyecto barcelonés las observaciones que han ido recogiendo de sus experiencias como expositores en ferias internacionales. En esta ocasión disponiendo, evidentemente, de un excelente marco, en el que han elevado el número de firmas presentes a 72, ocho más que las participantes en enero en los locales del Fad.

Son según ellos las mejores y más originales marcas dedicadas al universo infantil. Sin duda lo de originales es lo que cualquier espectador puede aceptar fácilmente. El trabajo profesional se realizó en el interior del palacio. La parte lúdica, a la que dan gran importancia, incluyendo los minidesfiles, individuales o colectivos, más o menos informales, tuvo su espacio en los jardines. El contenido se diversificó con la incorporación de complementos y decoración, e incluso juguetes. En cambio, excluyen el sector de ceremonia.

Little Barcelona inició en la primera edición la práctica de conceder un premio a la trayectoria de algún creador. En esta segunda ocasión se otorgó a la ilustradora colombiana Catalina Estrada, radicada en Barcelona desde 1999, reconocida internacionalmente por la singularidad y fuerza de su trabajo.

Hace un momento se ha hecho alusión a la excelencia del marco, y en efecto era de lujo. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que su funcionalidad como recinto ferial puede no estar acorde con estos criterios de valor: las estancias no son abiertas ni continuas, sino una sucesión de habitaciones estancas. Algunos expositores se quejaban de que a sus salas concretas no llegaban los visitantes, que a veces hacían un recorrido incompleto y salían… por la salida del palacio que estaba en el centro del edificio, y no al final de una nave.

La oferta era muy amplia, abarcando todo lo relativo a la vida del niño desde que nace. Y el ambiente, muy acogedor, recuerda al salón que se hizo en Bruselas hace algunos años, muy coqueto, todo encanto, una bombonera de salón, creado por cuatro mujeres con muchas ilusiones, pero que fue perdiendo gas, lo llevaron a París y finalmente desapareció.

En otro orden de cosas, parece que entre los expositores hay un núcleo importante de representantes, lo que significa que en muchos casos los verdaderos actores de la feria no son las marcas. En cuanto a visitantes, se dijo que julio no es un buen mes para las tiendas, por lo que habría que repensar el calendario futuro. Por otra parte, los organizadores habían cursado invitaciones a prensa y compradores extranjeros, recibiendo, de estos últimos, más de 150.

Entre los visitantes nacionales parecía haber muchos estudiantes o gentes colaterales del mundo de la moda, es decir, no exactamente compradores potenciales. La fusión de conceptos con el 080 podría precisamente influir en esta indefinición profesional.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 202 — septiembre 2012 ].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].