El mundo en Florencia, para conocer al nuevo hombre

Con 1.020 marcas de moda masculina en el conglomerado de la Fortezza da Basso, se celebró en Florencia, del 8 al 11 de enero, la edición número 83 del salón Pitti Uomo, complementadas en el pabellón exterior de la Dogana por las 70 marcas estrella de moda femenina avanzada del Pitti W, totalizando un terreno ocupado de 59.000 m2.

En el número anterior de Textil Exprés Suplementos se publicó una información de avance sobre lo que se esperaba que fuese este certamen, en sus dimensiones, en su composición, en su contenido, en su ambiente y en sus eventos. Se diría que lo esencial de la crónica ya estaba hecho de antemano, puesto que, en lo que se pudiera considerar significativo, la realidad discurrió de acuerdo con la previsión. Se confirmó especialmente el titular: internacionalidad, innovación y nuevos talentos. Que puede convertirse en lema para la evolución del Pitti Uomo a corto plazo.

 

Una audiencia cada vez más universal. El Pitti Uomo 83 recibió a unos 30.000 visitantes, de los cuales fueron compradores registrados 20.450. Eran italianos 12.650, con retroceso del 7%, y extranjeros 7.800, con aumento del 5%.

La inhibición de los nacionales, que ya se puso de manifiesto en las ediciones anteriores y que se acentúa, se debe tanto a la desfavorable coyuntura de la economía italiana en su conjunto como a la transformación que se está produciendo en la comercialización de la moda en particular. Se va hacia un sistema de distribución muy diferente del que era tradicional en el país, lo cual afecta a la composición y dimensión del público ferial.

En cuanto a los compradores internacionales no sólo han aumentado, sino que han modificado las procedencias nacionales de manera muy significativa. La aportación de la mayoría de los países europeos es todavía muy significativa, incluso siendo descendente para algunos de ellos a causa de la coyuntura, por la calidad de sus compradores y porque, en conjunto, siguen siendo decisivos; pero el crecimiento cuantitativo de algunos orígenes extraeuropeos tiene que ser tomado muy en cuenta.

En esta ocasión se ha producido un hecho muy relevante: la llegada de 876 japoneses, compradores muy interesantes, abiertos a la moda de investigación, que se han colocado por primera vez en cabeza de la tabla de procedencias nacionales, creciendo un 14% y superando a Alemania, el líder histórico, a pesar de que se mantuvo en su excelente dimensión de siempre, con 840 compradores.

En un segundo nivel se situaron Gran Bretaña y Turquía (con 587 cada una), China con 525 y España con 524. Nuestro país venía ocupando el segundo lugar en años anteriores, sistemáticamente detrás de Alemania, pero en las últimas convocatorias decayó por la crisis interna, aunque parece haberse estabilizado. Los crecimientos de China y Turquía fueron del 34 y del 14%. Los de Rusia y Estados Unidos, del 39 y el 14% (aunque no por ello entraron en el pelotón de cabeza).

Una circunstancia curiosa: los visitantes británicos a la Fortezza crecieron un 2,5% a pesar de haberse celebrado la Fashion Week de Londres en fechas superpuestas a las de Florencia, cosa por la que Pitti Immagine había protestado en el otoño, cuando los ingleses publicaron su calendario.

Y una interesante peculiaridad: con 5.000 visitantes, entre los que predominaban también (como en el cuadro general) japoneses y alemanes, creció un 25% la audiencia especifica del sub-salón femenino Pitti W, en el recinto de la Dogana, en el que este año había una innovación: participaba Dinamarca como país invitado.

 

Síntesis de contenidos. Según explicó el subdirector de la feria, Agostino Spoletto, a la prensa en la jornada inaugural, entre las cosas que la feria pretendía ofrecer al mercado en esta oportunidad destacaba la nueva imagen, a la vez relajada y elegante, de la moda masculina que se pretende lanzar para otoño-invierno de 2013/14: una moda deportiva e informal que se funde con la costura urbana y de alta calidad, para crear el nuevo sportswear: un gusto contemporáneo, sensible y de aire bohemio. El resultado es «un nuevo estilo metropolitano con un guiño irónico y una estudiada dejadez, con prendas de mundos diferentes».

Esta fusión del vestir deportivo y el lifestyle urbano se podía apreciar sobre todo en el Pabellón Cavaniglia, albergue hasta ahora del sector llamado Sport & Sport, cuyo nombre ha sido cambiado por I Play, «yo juego», con lo cual el protagonista ya no es el deporte, sino el hombre deportivo, el individuo movido por ese espíritu incluso para su vestir elegante.

España cubrió de nuevo su cupo habitual de participantes, rebasando ligeramente la veintena, siete de los cuales (entre ellos dos clásicos de la sastrería industrial española, Fuentecapala y Florentino) concurrían formando parte de una presencia colectiva coordinada por Fedecón.

A juicio de esta entidad, la presencia española en la feria del Pitti reviste un alto interés para las firmas participantes, no sólo por el negocio concreto que puedan hacer en el certamen, sino porque es un escenario perfecto para presentarse al mercado mundial de la moda, a la que puede ser una clientela potencial de gran magnitud. Estar allí es demostrar que existes y dar visibilidad a tu oferta.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 205 — febrero 2013 ].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].