Este verano, la moda infantil fue noticia dentro y fuera de Valencia

Rubio Kid's.

Los niños son fácilmente materia noticiable, pero a veces lo son de manera particular. En abril, la Feria de Valencia anunció que iba a iniciar una práctica trashumante de sus eventos infantiles. Se refería entonces a experimentos muy concretos y aislados, pero acabó desatando un desmadre general.

Lo primero fue la convocatoria de un Día Mágico by Fimi, que tendría lugar en Madrid, en la Real Fábrica de Tapices, del 10 al 12 de mayo, con un contenido muy particular: comunión y ceremonia. El éxito fue, a la escala del acontecimiento, realmente asombroso (quizá más por lo inesperado). Ocurrió además que, en el transcurso del propio evento, se efectuó un relevo, no anunciado, en la presidencia del comité organizador de Fimi, como si se materializara sobre la marcha un cambio de estrategia. Tanto que se pensó que de aquí podría salir una nueva feria independiente, extremadamente monográfica, en lo que pudiéramos considerar una edición de bolsillo.

 

Un mes más tarde, la edición de primavera de la Fimi histórica. De la magia de este día hemos hablado ya, en una pequeña crónica especial proporcional al tamaño del evento, en el número 207 de los Suplementos de Textil Exprés, aparecido en junio, en las vísperas de que en Valencia se celebrara el acontecimiento principal de las convocatorias de verano, la edición número 77 de la Feria Internacional de Moda Infantil y Juvenil, la Fimi propiamente dicha, que tuvo lugar del 21 al 23 del mes de junio.

Aquí el gran protagonista mediático fue ya desde el primer momento el nuevo presidente Javier Rodrigo, esfumándose sin despedida alguna su predecesor, Amadeo Folqués, al mismo tiempo que, curiosamente, desaparecía de la literatura institucional (al menos en su versión para la prensa) la flamante directora Alicia Gimeno, que había tomado posesión en la edición de enero anterior, primera en la que, por otra parte, se había ensayado el primer movimiento hacia una integración total de los mercados del niño (moda más puericultura, a la sazón bautizada como Cero a Cuatro) que debería culminar en enero de 2014. Seguramente porque su presencia ya no constituía novedad, puesto que permanecía y sigue al frente de la organización.

Hubo en junio 150 expositores (eran 215 en enero, de los que 77 pertenecían a puericultura, modalidad que en verano no expone), con 200 marcas representadas, de siete países. Aparte de la participación española, había en junio las de Alemania, Francia, Holanda, Portugal, Suecia y Suiza.

En sus palabras de salutación, el presidente puso énfasis, por otra parte, en la firme voluntad de una internacionalidad inversa: es decir, de que Fimi sirva para proyectar al mundo la imagen de la moda infantil española. Se había hecho una intensa labor previa de captación de compradores, en más de treinta países. Aspecto en el que, por otra parte, la edición anterior había alcanzado ya, sobre todo en lo que se refiere a la diversidad de sus procedencias, un récord histórico.

Esta convocatoria número 77 fue muy rica en acontecimientos internos. Hubo la cuarta edición del espacio Nuditos para los jóvenes diseñadores, con sus propios desfiles; el recorrido de los escaparates de moda de los expositores, EventSpace, con ambientes desarrollados según dos temáticas: Party y Holidays; los talleres See Me Walking, con las performances de dos grandes diseñadoras, Hortensia Maeso y Dolores Cortés; la II Exposición de Calzado Infantil Español… y otras muchas cosas.

Hubo los desfiles tradicionales del Fimi Fashion Show, el desfile especial del Día Mágico (reproduciendo el de comunión estrenado en Madrid), y el las creaciones juveniles de Nuditos citado antes. Muchos en suma, y cubriendo horarios muy diversos que distorsionan el trabajo ferial. Lo ideal sería hacerlos todos en la primera parte de la mañana, de forma que terminaran volcando al público a la feria y no lo distrajeran durante el resto de la jornada con nuevas convocatorias. La puesta en escena era acertada.

La diseñadora Agatha Ruiz de la Prada y Fimi colaboraron en la presentación en el Instituto Valenciano de Arte Moderno, IVAM, de una selección de la obra de esta diseñadora, vinculada a la moda infantil, convertida en icónica; muestra titulada «Happy Little Girls», que se inauguró coincidiendo con la apertura de la feria.

 

Todo agradable, pero quizá con poca consistencia. Había una peculiaridad notable respecto de otras convocatorias. Participaban diversas marcas jóvenes, con una oferta alegre y atractiva, pero se notaba la ausencia de marcas relevantes. Era lo que pudiéramos decir una feria ligera.

El presidente Rodrigo decía en sus palabras de salutación: «La situación económica que estamos atravesando no es fácil y eso se refleja en la exposición comercial que inauguramos. Pero las empresas siguen viendo en Fimi su feria de referencia, su plataforma comercial y su punto de encuentro profesional».

Algunas acababan de descubrir a Fimi como posible lanzadera. Un caso enternecedor: una mini-empresa de Galicia de reciente formación, que presenta camisetas muy bonitas y llevables, diseñadas en el ordenador por una niña de 9 años y producidas por talleres de su tierra, de tantos como hay disponibles en la actualidad.

Y al final una cita para enero de 2014, del 24 al 26, en el propio recinto de Fimi, para celebrar la 78 edición… cita que pocos días más tarde echaría a rodar la propia Feria de Valencia, provocando una verdadera revolución.

Pero de eso se informa separadamente.

Desfile genérico, primavera-verano 2014.

[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 208 — septiembre 2013 ].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista