Ifema ha dado cartas de nobleza a la puericultura


  • Excelente baza: haber seducido a Asepri desde el principio.
  • Zona Moda: una promesa, sobre todo si hay públicos sudamericanos.

El año pasado, por estas fechas de comienzos de otoño, la Feria de Madrid prestó su espacio (en forma de showrooms) a una selección de marcas europeas de puericultura para que hicieran un tanteo de posibilidades en el mercado español. El resultado fue tan alentador que la propia Ifema decidió lanzar su apuesta directa a un año vista, es decir, para este otoño que ahora estamos viviendo.

Así nació la primera edición de Puericultura Madrid, Salón Profesional de Productos para la Infancia, que discurrió del 3 al 6 de octubre de 2013 en los pabellones 1 y 3 del recinto ferial madrileño, con la participación de 370 empresas y marcas, bajo la dirección de Lola González. Las empresas, contadas sobre inscripciones de catálogo, eran 130, de las cuales, una quincena extranjeras; por tanto, con una respuesta española bastante buena para una primera convocatoria imprevista y que, obviamente, era una incógnita.

La ocasión era buena en el sentido de que la manifestación equivalente valenciana, de larga historia, se había diluido en las últimas ediciones sin saber cómo, semifundida hasta cierto punto con Fimi, dejando en la práctica un vacío. Respecto a ella, la convocatoria madrileña aportaba un cambio de fechas novedoso que parece haber sido bien recibido.

Fue muy alentador a este respecto el comportamiento de la asociación empresarial Asepri, que siempre estuvo muy unida a la ferias valencianas orientadas al mundo del niño (ya fueran de puericultura o de moda), y que trasladó inmediatamente ese afecto a Madrid.

La Asociación Española de Productos para la Infancia, Asepri, es la mayor valedora real (es decir, con acciones explícitas en el exterior) del lema y el símbolo Moda España, y tiene una gran experiencia ferial, no sólo por la implicación que siempre ha mantenido con las manifestaciones de su ciudad concernientes a los niños, sino como organizadora de la participación española en diversas ferias extranjeras, de equipamiento infantil en general o de moda en particular, incluyendo algunas tan importantes como Pitti Bimbo y Kind+Jugend.

En Puericultura Madrid, Asepri se encargó precisamente de coordinar un área denominada Marca España que reunía a una selección de fabricantes españoles de diversas especialidades con alto interés en la exportación. En esta primera edición, Ifema contaba con recibir sobre todo (en cuanto a clientela internacional) a compradores italianos, franceses y portugueses, así como a los de Méjico, país invitado.

Otras áreas especiales eran la Galería de Productos Estrella (con participación de 24 marcas), en una zona de gran visibilidad y tránsito, así como el Espacio Juguete y el Espacio Moda, al que luego nos referiremos en particular.

En términos generales, Puericultura Madrid era un salón abierto, alegre, con mucha luminosidad y animada actividad en los stands. La decoración, ligera, dinámica, armoniosa… salvo cuando se veía interrumpida por la construcción maciza y opaca de uno de esos stands cuyos propietarios (grandes marcas, con miedo a perder la intimidad) cultivan el secretismo y el misterio; tendrán sus razones, pero son una calamidad para la estética del salón.

Los compradores se mostraron moderadamente activos, haciendo pedidos con prudencia, no sólo porque seguimos estando en crisis sino porque hoy día los catálogos de novedades se renuevan con frecuencia. El salón introdujo una curiosa innovación organizativa: diferentes horarios de apertura según los días, para resultar cómodo a diversos públicos.

El Foro Retail ofrecía varias actividades orientadas a cultivar el conocimiento profesional de los visitantes del sector detallista: formación para el punto de venta.

En el Espacio Moda se agrupaba una veintena de marcas que ofrecían colecciones de ropa, calzado y complementos para bebé y premamá. En moda propiamente dicha se puede citar sobre todo a Babylis, Creaciones Alve y, principalmente, Bóboli, que presentaba varias colecciones. Ha sido un ensayo limitado de un sector a desarrollar, cuyas posibilidades de expansión irán paralelas al grado de clientela detallista latinoamericana que se logre captar, ya que en esas sociedades el gasto familiar en ajuar infantil (ropa para niños y bebés) es muy alto. La intención de Ifema es, ciertamente, seducir a los profesionales de esos países.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 209 — octubre 2013 ].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista