En Barcelona, anuncio y espantada de Bread & Butter

 

Xavier Trias, alcalde de la ciudad (izda.),
con K.H.Müller, B&B, en julio,
durante el anuncio de que B&B volvía a Barcelona.

 

Y B&B pensó volver a ser un símbolo de la moda en Barcelona.


Dicho en inglés, bread & butter es un nombre verdaderamente raro (y traducido a otras lenguas aún lo es más, casi ridículo) para una feria de ropa, aunque no del todo imposible como la historia ha demostrado. Cuando Karl-Heinz Müller, que no era un profesional de las ferias, anunció en conferencia de prensa en la Herren-Mode-Woche, la entonces magnífica Semana de la Moda Masculina de Colonia (con su monográfica anexa Interjeans), que lanzaba allí al lado un nuevo certamen competidor apellidado «bread & butter», un periodista italiano, estupefacto, exclamó: «ma cosa dice, pane e burro!». Asombroso, de verdad, «pan y mantequilla». Y más asombroso aún: algún tiempo después, la formidable Herren-Mode-Woche, con su Interjeans, desaparecería del calendario ferial, y la recién nacida feria comestible para el desayuno se convertiría en una estrella.

El hombre-mago del pan y la mantequilla era un comerciante (tenía, con otros socios, una tienda en Colonia) de ropa masculina informal, de la que luego se llamaría moda urbana, expresión que hizo fortuna; y su principal valedor en aquella ocurrencia fue el fabricante alemán Adidas, cuyas prendas vendía. Durante bastante tiempo Adidas fue para su feria el expositor de referencia.

Eso ocurría en el año 2001. En el 2003 se trasladó a Berlín. Entre 2005 y 2007 hizo sus ediciones de invierno en Barcelona, manteniendo las de verano en la capital alemana. En 2008 se catalanizó por completo. Pero en 2009 retornó con todas las convocatorias a Berlín, donde le dieron un emplazamiento de excepción: el antiguo, y por más de una razón famoso, aeropuerto de Tempelhof. Este «statu quo» se mantuvo hasta ahora.

La última edición barcelonesa dejó en la ciudad unos 100 millones de euros, reunió a 900 expositores y a 90.000 visitantes.

La institución ferial catalana trató de aprovechar de algún modo la resonancia adquirida en el campo de la moda urbana y creó la feria The Brandery. Pero no es fácil competir en estos ámbitos, y máxime estando ya inmersos, a la ocasión, en la crisis económica mundial.

Sin embargo ahora, en julio de 2014, Müller anunció el retorno a Barcelona, desde enero próximo, de las ediciones de invierno (de momento, el contrato sería por tres años), lo cual apareció como un gran éxito para la ciudad. Basta decir que, al confirmarse la noticia, de inmediato se confirmaron también 15.000 reservas de hotel para enero de 2015.

 

Volviendo a un viejo hogar. Como el recinto de Montjuic de la Feria de Barcelona es ya un hogar bien conocido, por la experiencia anterior, para la gente que dirige y planea Bread & Butter, el equipo (encabezado por el propio Müller) que acudió a Barcelona el 18 de julio para ratificar el compromiso de alquiler del territorio ferial traía diseñado el mapa de ocupación de los espacios y organización de los sectores.

Desde la Plaza de España, de donde arranca la avenida de la Reina María Cristina, eje central del recinto, hasta el Palacio Nacional que aloja al Museo de Arte de Cataluña, en el flanco de la montaña, coronando la cascada de las fuentes con una maravillosa vista sobre la panorámica central de dicha avenida, donde tendría lugar la ceremonia inaugural, todos los pabellones y todas las explanadas tenían ya asignada una función, y todos los sectores del certamen encontrarían un acomodo singular.

 

Y, de pronto, arrepentimiento y vuelta atrás. Fue el 24 de agosto, treinta y seis días más tarde, cuando la oficina de Müller distribuyó desde Berlín (mientras él, personalmente, estaba disfrutando de sus vacaciones en Ibiza) un comunicado asombroso, por el que renunciaba a su proyecto barcelonés para enero de 2015, lo que sin duda implicaba la ruptura de un compromiso con la entidad ferial que había sido visualizado de manera pública y expresa en julio en sus propias instalaciones, ante los medios de comunicación.

Sobre el comunicado de cancelación se podrá ver otro tema en este número.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 214 — septiembre 2014 ].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].