El denim juega a todas las alianzas, en una política de negocio sostenible

Hablar de denim genéricamente ya no significa nada. Y no sólo por la cuestión de la sostenibilidad, sino también por el desafío de la moda.

Las nuevas colecciones de denim (tejidos y sus aplicaciones) que se han presentado estos meses para dentro de un año (es decir, para otoño-invierno de 2017/18) demuestran la loca carrera que ese sector ha emprendido para lograr desempeñar un papel activo de predictor de tendencias más allá de lo que sus propios materiales sugieren. Para ello, busca todo tipo de alianzas.
Un ejemplo muy llamativo de esta estrategia es el que protagonizan el gigante norteamericano del jean Levi Strauss y el productor italiano de fibras químicas Aquafil, para abordar conjuntamente el desafío del desarrollo duradero. Han lanzado juntos una primera línea de tejanos Levi’s realizados con una mezcla de algodón y de Econyl, una poliamida reciclada. La colección, de momento sólo masculina, está ya en venta en las boutiques americanas de Levi's y, por internet, en el mundo entero. Lo que Aquafil pretende conseguir es reemplazar materias primas naturales por otras alternativas más ecológicas, entre las cuales la poliamida Econyl representa la gama más alta, y es considerada óptima para una política de reciclado.
Hablar de denim genéricamente ya no significa nada. Y no sólo por la cuestión de la sostenibilidad, sino también por el desafío de la moda. Las nuevas colecciones de denim para otoño-invierno juegan a una diversidad extrema para seducir a sus clientelas, ya sea al nivel de los distribuidores o de los consumidores, que cada vez buscan propuestas más y más variadas.
La marca brasileña Vicunha propone denims que se adaptan a las condiciones climáticas, que secan muy rápidamente y que recurren a la tecnología Emana para crear una sensación de bienestar en la piel.
En el salón holandés Kingpins, Invista proponía nuevas tecnologías para su producto Thermolite que le aportan una capacidad de aislamiento superior a la de un denim tradicional, para poder ofrecer realmente unos jeans de invierno.
Otros fabricantes de denim atacan otros frentes. Por ejemplo el tejedor pakistaní Artistic Milleners o el chino Advance Denim. Producen telas cuya resistencia a la abrasión es cuatro veces superior a la media y que pueden combinarse con las fibras Coolmax o Lycra. El confeccionista tunecino Denim Authority, único expositor de esta nacionalidad que expuso en Barcelona, presentaba desarrollos realizados con un denim técnico destinado preferentemente a un uso deportivo.
Nuevos en Barcelona, los italianos Blue 1925 by Canclini e Italdenim crearon una colección de denim «responsable» para la confección de camisas con un ahorro de agua del 60% certificado por Kitotex.
Textil Santanderina llamaba la atención sobre sus mezclas de denim con tencel, de tacto suave contrastando con la apariencia rústica del tejano convencional. Canatiba Europe, primerizo en Barcelona, desplegaba una amplia propuesta de estructuras con diversas calidades de tencel y viscosa.
En cuanto a color, el denim aportaba su cara oscura en las nuevas colecciones invernales, jugando Tavex o Vicunha con las diversas tonalidades del negro, del azul noche o del tinta profundo.
Tavex acudió a la feria con la bandera de la sostenibilidad, tanto en materias como en procesos; es decir, situándose en la vanguardia del momento.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en - Junio 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista