Dos días de romance con el denim, en Barcelona

Esta vez la feria del denim fue más rigurosa en el registro de visitantes, intentando reducir la llega de «mirones». Y luego, por alguna extraña razón, todos preguntando por un presunto traslado de sede.

Siguiendo con la duración preestablecida de dos días, en este caso el 18 y el 19 de mayo (los mismos que en noviembre anterior, por otra parte, y que en todas las ediciones previas), la ciudad de Barcelona acogió, en su recinto ferial de Montjuïc (Plaza de España), una edición más, la quinta (o décimo-octava desde que existe el certamen, contando el período anterior a Cataluña), de la feria de moda tejana Denim Première Vision, una manifestación breve pero intensa.
Desde su establecimiento en la capital catalana se había movido en la frontera del centenar de expositores, excepto en noviembre de 2015, en que sólo reunió a 87 firmas, con una caída de algo más del 10%, importante a su escala. Pero ahora, en mayo de 2016, alcanzó los 95 expositores de 23 países, cifra próxima a la referencia estándar de esta manifestación.
La participación por países era de 30 turcos (nación que consolida una primacía absoluta), 10 italianos, 9 marroquíes (con un avance apreciable), 7 españoles, 7 paquistaníes, 4 hongkoneses y 4 japoneses, y diversas participaciones menores. Los turcos ya eran la nación dominante, pero han ampliado su número, si bien sigue estando ausente su líder, la firma tejanera Isko, probablemente por el compromiso de patrocinio exclusivo firmado el año anterior con el salón norteamericano Blu/Coterie.
Además de la oferta de las empresas, en cuanto expositoras singulares de productos y servicios con sus marcas respectivas, el salón exhibía, colectivamente hablando, lo último en tejidos, hilados, accesorios, acabados, lavados, colores y estilos en un espacio denominado «Denim Ville». Entre las novedades destacaban ejemplos peculiares como el tejido denim antimanchas y anti-olor, y el software exclusivo que escanea las medidas del cliente para ofrecerle unos tejanos perfectamente ajustados.
Había una exposición sobre el denim «made in Japan», y otra sobre el peto de trabajo («bib overall»). En la feria se desarrolló el seminario «Denim Trend Tasting» adelantando las tendencias de la temporada otoño-invierno 2017-18, y «Beautifying the performance», en el que el expositor Calik Denim mostraba los resultados de sus mezclas de stretch con fibras de Lycra. En cuanto a la Smart Creation, fue una masterclass para comprender las innovaciones, los retos y las nuevas apuestas del mundo del denim en materia de creación y producción responsable.
El 48% de la oferta era de tejedores (había cinco nuevos, de Italia, Brasil, Marruecos y Pakistán); el 16%, de confeccionistas, lavanderos y acabadores (proporción sensiblemente inferior a la de mayo de 2015); el 20%, de especialistas en accesorios; y el 16%, de productores de fibras, hiladores y expertos en el desarrollo de tecnología (cuya proporción ha subido).
Hubo una exposición-homenaje al denim japonés, con una muestra fotográfica y una selección de pantalones vaqueros desgastados, testigos de la calidad y la longevidad del tejido azul «made in Japan».
En cuanto al flujo ferial, el primer día fue moderado, y el segundo intenso. La organización no comunicó cifras de audiencia, pero en general parece haberse registrado un balance razonable.

España, acogedora y protagonista, con algunas peripecias.

La participación española en cada edición de Denim Première Vision, desde que se celebra en nuestro país, ha oscilado en torno a la decena de expositores. Era tradicional la presencia de los tres principales fabricantes de tejidos de esta especialidad con los que contamos (todos realmente importantes): el valenciano Royo, el cántabro Textil Santanderina y el vasco Tavex, todos ellos con proyección internacional, especialmente el tercero que, durante varias décadas y hasta ayer mismo era uno de los imperios del jean. En la edición actual, sin embargo, sólo estuvo presente como expositor español Textil Santanderina.
Tejidos Royo protagonizó en esta primavera una acción promocional internacional, junto con la productora de fibras Lenzing, el especialista en tintes Archroma y el grupo químico con aplicaciones textiles Garmon, denominada «Roadmap to rational denim», presentando una colección de prendas de alta gama en el sector Why del salón Kingpins de Amsterdam un mes antes de que se celebrara la feria de Barcelona, y dirigida a dar a conocer su enfoque ecológico a toda la cadena de producción. No sabemos si había algún tipo de incompatibilidad entre esta acción y la posible presencia en Barcelona; lo cierto es que Royo no estuvo, en la quincena siguiente, en esta última ciudad.
En cuanto a Tavex, ocurrió una peripecia muy particular: el día 17 de mayo, víspera de la apertura de Denim Première Vision en Barcelona, se publicó en la prensa financiera la noticia de que el fondo de inversiones alemán Aurelius, actual socio capitalista del grupo tejanero español, acababa de decidir la transferencia de propiedad de Tavex a unos nuevos accionistas cuya identidad de momento no se revelaba, pero que correspondía a antiguos directivos españoles del grupo.
No consta que esto tuviera nada que ver con la presencia de Tavex en la feria Denim, en la que ya estaba inscrito antes de esa fecha. Lo que sí ocurrió fue que en la documentación del salón apareció registrado como marroquí, en un grupo de nueve firmas de esta nacionalidad. Es cierto que Tavex tiene desde siempre una unidad de producción, denominada Settavex, en la ciudad marroquí de Settat, al sudeste de Casablanca; pero, hasta ahora, esta circunstancia nunca había modificado la identificación de la empresa como española.
Por otra parte, la inclusión de Tavex Europa en el paquete de marroquíes elevaba el nivel de imagen de éstos, puesto que enarbolaba la bandera de la sostenibilidad (es decir, un tema de vanguardia) tanto en el uso de materias primas como en la mejora de los procesos.
En definitiva, los expositores catalogados como españoles fueron este año siete: el tejedor Textil Santanderina ya citado; los dos especialistas de tecnología de tratamiento, internacionalmente reconocidos, Iberlaser y Jeanología, y los de servicios o complementos Etiquetas del Mediterráneo, Etiquetas Granero, Macsa y Unitin (Industrias Morera).
La presencia de Textil Santanderina daba ocasión para dar a conocer marginalmente un proyecto de colaboración de ésta con Antex, y de ambas con Ecoalf, para desarrollar la producción de textiles finales a partir de un proyecto de reciclaje (un tema ajeno al mundo del denim, del que informamos más específicamente en el boletín quincenal número 669 del boletín quincenal Textil Exprés).
En otro orden de cosas, y volviendo al ámbito nuclear del denim, Jeanología presentaba, en asociación con la compañía austríaca de fibras celulósicas Lenzing, una colección cápsula experimental 4S Denim, dirigida por la diseñadora Carme Santacruz de la firma tecnológica española, que asocia en ropa masculina de denim tejidos dotados de un 30, un 40 y hasta un 50% de stretch (elasticidad), en el segmento Premium, un nivel de denim de lujo que se está extendiendo a todo el mundo. El concepto 4S quiere decir Softness, Stretch, Science y Sustainability.
Con razón la directora de Denim Première Vision, Chantal Malingrey, había hecho de la expresión True Denim el lema del encuentro de este año.
Por otra parte, la propia Jeanología tuvo otro motivo de protagonismo ferial: una última colaboración con el diseñador François Girbaud, con el que ya tuvo otras vinculaciones en el pasado, para desarrollar la operación Hemotion, a fin de volcar la innovación, la autenticidad y la rebeldía creativa en la parte inferior del vaquero como nueva tendencia denim: fuente de inspiración para el diseño de moda. Habrá que ver lo que la idea da de sí.
Debemos añadir que Unitin (Industrias Morera), fabricante de hilo tintado, presentaba este año un desarrollo de prendas sin costuras elaboradas con maquinaria de Santoni, viscosa de Lenzing, y sustancias químicas de Archroma.
En otro orden de cosas, estas semanas se han visto comentarios que ofrecen una lectura errónea de la sucesión de eventos del ramo, sugiriendo que Denim Première Visión de Barcelona viene a cerrar una cadena de exposiciones semejantes: Bluezone en Munich Fabric Start de febrero; un rincón simbólico en Première Vision de París en ese mismo mes; Kingpins en abril en Amsterdam y en mayo en Nueva York; y, para redondear, el de Barcelona al final del mes. Esto es una interpretación ingenua por desconocimiento de temporadas:
En febrero Múnich presentaba tendencias para primavera-verano de 2017, exactamente igual que Première Vision de París. En cambio, Denim trabajaba en mayo sobre la temporada otoño-invierno 2017-18, así que no cierra calendario sino que lo abre... o lo abriría, si no fuera porque la convocatoria de Amsterdam, que sí que se refiere a esa misma temporada invernal, es aún más madrugadora.
El parte de audiencia de Denim de Barcelona no se dio hasta algunos días más tarde. Contó con 3.803 visitantes, procedentes de 1.930 compañías. En mayo de 2015, la edición comparable anterior, habían acudido 4.131 compradores (y en la de noviembre último, intermedia entre ambas, y la más reciente para nosotros, 3.823, como si la velocidad de crucero del evento se hubiera estacionado ahí).

El flujo de visitantes y los rumores sobre un futuro traslado, temas de conversación.

Durante el desarrollo del salón hubo dos temas principales en las conversaciones de corrillo.
Por un lado, la debilidad de público en la primera jornada. Para esto en medios próximos a la organización había una causa clara: se ha sido más restrictivo en la acreditación de visitantes. No era normal que el número de visitantes españoles, por ejemplo, fuera tan elevado; sólo podía explicarse por el hecho de que muchos comerciantes de moda de Barcelona y alrededores visitaban el salón para conocer tendencias y olfatear el mercado —o, simplemente, entretenerse—, pero esta clase de público no es interesante para quien vende tejidos. En la edición recién celebrada, sin que el salón llegase a impedir al acceso, sí que se mostró menos receptivo en las semanas previas, y solicitó a los expositores que no prodigasen el envío de invitaciones. Por eso disminuyó el número de españoles pre-registrados, mientras que aumentó el registro de todos los demás países (excepto Francia).
Por otro, la posibilidad de que el salón se traslade a otra capital europea, ahora que «expira» (se dijo) el contrato con Fira de Barcelona. Bueno, no expira ahora, ya lo hizo el año pasado. En la actualidad es un acuerdo indefinido, lo que significa que no hay compromiso alguno de continuidad: Denim puede irse cuando lo desee.
Todos conocemos lo veleidoso que es el mundo del jean, aunque ciertamente lo es más en el ámbito de la prenda confeccionada que en el de las telas. Pero siempre hay quien desea experimentar, y una forma de hacer ensayos es probando nuevas localizaciones feriales. Ahora bien ¿hay algún proyecto de traslado de Denim (by Première Vision)? No puede afirmarse nada categórico. Mañana mismo una reunión de comité, con participación de la industria del sector, puede decidir un cambio. Pero los mismos medios próximos a la organización nos explicaron que Barcelona tiene argumentos excelentes a su favor: buena disponibilidad de recinto, nivel de precios (costes feriales, que se traducen en minutas para los expositores), y comunicaciones-transportes. Italia es cara. De Francia ya se salió por ese mismo motivo. Holanda tiene atmósfera tejanera adecuada, pero ya hay un salón con el que entraría en conflicto, compitiendo en imagen. Un país excelente como sede, en razón del peso de la industria «denimiera», sería Turquía, pero el contexto geopolítico no es en absoluto favorable, pues todo el mundo rehúye lugares con riesgos para la seguridad de los participantes.
En consecuencia, los propios organizadores de Denim estaban asombrados respecto a la fuente de unos rumores tan intensos durante el propio salón, que hicieron que este cronista fuera interrogado varias veces en pocas horas por algunos de los expositores, con el fin de conocer si disponía de información de primera mano sobre el presunto traslado de ciudad. Pues no ponga usted la mano en el fuego para desmentirlo, pero en el mes de mayo no había ningún plan en tal sentido.

Stand de Textil Santanderina.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en - Junio 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista