La expulsión del multimarca local, a golpe de talonario

Todos sabemos que ocurre, pero es bueno recordarlo tras una mirada panorámica por una calle de Barcelona.

Humberto Martínez - Director de TEXTIL EXPRÉS


 

De muy joven, quien esto escribe solía comprar prendas de caballero en una tienda Vehils del Portal de l’Àngel (Puerta del Ángel) de Barcelona, que sus dueños cerraron para cobrar una buena suma (una de esas ofertas que nadie en su sano juicio puede rechazar) a cambio de cederle el espacio a Zara, que ocupa actualmente el local. Vehils también tenía una tienda en Plaza Universidad, cerrada hace tiempo.
También compré en Modelo, un gran multimarca en la Rambla de Canaletas. Cierto día (y no hace tanto de eso) la rama familiar de los Pantaleoni que acababa de quedarse el negocio acabó cediendo el local, también por una buena oferta, a H&M.
Con alguna frecuencia adquiría calzado en una gran tienda Padeví de la calle Pelai (Pelayo), muy cerca de las Ramblas, que tenía una sucursal más pequeña en dirección a la plaza de la Universidad. Solía adquirir varios pares de cada vez. Había variedad en calidades, diseños, precios. La última ocasión en que hice una de estas compras fue hace poco más de año y medio. Hoy ocupa su lugar un Pull & Bear. Padeví conserva el segundo local de Pelai (hubo quien dijo por entonces que la cadena «abriría» una tienda sustitutiva de la anterior, pero lo cierto es que ya tenía ese punto de venta), y mantiene otros tres establecimientos en la capital catalana, pero el local que vendió era el de mayor presencia y probablemente el de mejor ubicación; así como, a simple vista, probablemente también el de más movimiento.
Esos cambios ya han sido recogidos en los planos de Google Maps que, como saben, llevan numerosas etiquetas de establecimientos comerciales. Cuando se redactó este artículo (agosto) en la esquina de la Rambla dels Estudis con Canuda todavía aparecía etiquetado Felgar, un comercio de cadena corta local, con mucha tradición en lo que ahora se llamaría «el retail» barcelonés. Pero Google Maps está desactualizado en este punto. La cadena catalana tiene siete establecimientos en la ciudad, al menos cuatro de ellas en los ejes urbanos comerciales: Pelayo, Puerta del Ángel, Paseo de Gracia con Caspe (muy cerca de plaza Cataluña). El local de Ramblas-Canuda, sin embargo, unido al de una antigua librería, albergan hoy la mayor tienda insignia de Mango.
Volviendo a la calle Pelayo, o Pelai, muy grosso modo, de los poco más de 400 metros que mide esta vía, probablemente una quinta parte los ocupan tiendas del grupo Inditex, que además dominan los dos extremos, desde un Pull& Bear en la entrada de plaza Universidad (que en la fachada que da a esta plaza es un Lefties) hasta Pull & Bear en Canaletas; e incluyendo un Zara, dos Oyshos, otro Bershka, y un Stradivarius. En metros de fachada, a ojo de buen cubero es casi la mitad de la actualmente ocupada por establecimientos de ropa y calzado (es decir, sin contar hostelería, restauración, tiendas de telefonía, un local de juego, y otros). Eso sin contar que, en la fachada orientada al sur, dentro del centro comercial El Triangle (y con escaparate a calle), hay un Massimo Dutti.
Muy cerca de allí, en los 250 metros de la Puerta del Ángel, están Pull& Bear, Zara, Stradivarius, Massimo Dutti, Bershka, Oysho, Zara Home y Uterqüe (y espero no dejarme a ninguno). De hecho, en ese tramo peatonal (uno de los más disputados de España a efectos comerciales) la concentración de fachada en manos de Inditex es todavía mucho más ostensible que en Pelayo).
Pelayo y Puerta del Ángel son dos ejes que desembocan en Plaza Cataluña. La prolongación de esta última hacia el Noroeste es el Paseo de Gracia, y en su primer tramo hay, al menos, y si no me descuento o confundo, un Stradivarius, un Bershka y un potente Zara, con proyecto de ampliación. En otros tamos superiores del mismo Paseo, el grupo dispone de otras tiendas. Pero lo llamativo es la concentración de superficie comercial en el cogollo de la ciudad, que está crecientemente en manos de un solo operador, aunque declinado en varias de sus cadenas. En la misma zona de plaza Cataluña, Zara montará próximamente una de sus mayores tiendas en el edificio donde estuvo la central del BBVA para esa comunidad autónoma, con 4.000 m2; al final de la calle Bergara, justo en su confluencia con Plaza Cataluña, en la que tendrá parte de su fachada.
No es el único grupo que acumula superficie. En toda esa zona hay, por ejemplo, varios establecimientos del grupo H&M, con su marca principal o con las que el consumidor no identifica con la cabecera (Cos, & Other Stories), pero de forma mucho más dispersa. Tampoco es un fenómeno exclusivo de Barcelona, pues Madrid ofrece igualmente sus concentraciones. Y, desde luego, en términos de metros siempre podemos hablar del peso del Corte Inglés allá donde está, sobre todo (aunque también tenga otras marcas comerciales) por los grandes almacenes, pero estos no se encuentran dedicados únicamente a moda, y en lo tocante a moda son multimarca.
Sobre Inditex hay muchas observaciones que podrían hacerse a propósito de este crecimiento, y otras que cabría añadir en el futuro. Pero déjennos en esta ocasión reiterar lo llamativo de su política de «ir al copo» de los metros comerciales en las zonas de mayor tráfico de consumidores. Inicialmente pudo pensarse en una técnica de infiltración, pero el grado de acaparamiento que está alcanzando ahora es ya el reflejo de una táctica de exclusión: su ideal es, en una determinada cuadrícula urbana de alto flujo de consumidores, dominar el paisaje y apoderarse de la mirada del usuario; a ser posible, con nadie más a su lado.
En otro contexto, o en otro ramo, alguien habría llamado ya la atención sobre esta política de reducción de la competencia por vía inmobiliaria a golpe de talonario. Política que (todo hay que decirlo) el comercio expulsado no considera perjudicial, obviamente. A veces, porque la cantidad percibida es escandalosa. A veces, porque cualquier solución es bienvenida, si los alquileres actualizados han pasado ser igualmente escandalosos (en cuyo caso cualquier oferta liberadora es una bendición).

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en TEXTIL EXPRES - REVISTA 226 - Septiembre 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista