Momad completó el retorno a la separación ferial, pero todo seguía estando muy próximo y semejante

El sector confeccionista se está transformando, cambian los actores y sus hábitos. Pronto el Momad de hoy será muy distinto al Momad de ayer.

Después de algunos años de coexistencia relativamente pacífica, los salones de Ifema dedicados al Calzado y a la Moda de vestir, que habían tenido orígenes distintos y habían discurrido relativamente paralelos, fueron unificados en cierto momento para aprovechar supuestas sinergias de tiempo y de espacio y simplificar la gestión. El sector del calzado se sintió perjudicado por la unificación, por entender que había perdido personalidad, y por tanto imagen en el mercado.
Pero además se produjo una colisión cierta de intereses en la convocatoria de primavera: la moda textil presenta sus colecciones en febrero y el calzado lo hace en marzo, y esta segunda convocatoria no puede variarse porque la impone Italia, que en este sector marca la pauta internacional.
Las respectivas ediciones de otoño, que acaban de tener lugar a comienzos de septiembre (del 9 al 11), han vuelto al calendario unificado, aunque con recintos diferenciados (pero anexos). Han adoptado unas fechas comunes, porque en este tiempo del año la cadencia de las ventas es prácticamente la misma para los dos sectores, y han mantenido una gran similitud en la mayoría de sus actividades, hasta el punto de que parecían ser sectores paralelos de una misma y única manifestación. Por otra parte, han comprobado que la atracción de público entre las dos vertientes de la moda es contagiosa y de algún modo se duplica. En todo caso, el problema volverá a plantearse en marzo de 2017, y para entonces habrá que pensar muy fino.
De momento una cosa que ha fructificado es la desdoblar el título de los salones. Y así, el de ropa (textil-confección y sus complementos) se denomina Momad Metrópolis (una designación que en realidad no es nueva en la historia de Momad) y el de calzado y artículos de piel responde como Momad Shoes, y aunque sean contiguos y sucedan al mismo tiempo, no hay riesgo de confusión. Por otra parte, ambos tienen como director común a Jaime de la Figuera.
Aquí, ahora, nos referiremos al primero, que por otra parte es el que de una manera directa concierne a nuestro ámbito temático propiamente dicho: el textil. Ocupaba esta vez plenamente, de nuevo, los pabellones 2, 12 y 14 de Feria de Madrid, con una superficie neta de 15.000 metros cuadrados, acogiendo a 432 expositores directos y más de 900 marcas de moda representadas. El 38% de las firmas participantes ahora no estaban en la anterior edición de invierno. El elenco de expositores había sido, pues, muy renovado.
Entre las nuevas presencias figuraban importantes nombres de esta industria como Roberto Verino, Alba Conde, Simorra, Vilagallo, Mercedes de Miguel, Anna Mora, Charo Azkona, Kookay, Skunkfunk, Noa Noa, Oky Oky, Moli Bracken, The Extreme Collection, Petrol, Solid, Tiffosi y Lois España.
La moda de baño, en particular, reforzó su oferta en la feria, duplicando el número de marcas participantes, entre las que figuraban Dunadu, Cocada, Arena Negra, B-Kini, Milanomarítima, Cotton Crown, Mix & Match by MS, Swim Days, Wikini-Woxer y Belicci, mientras que, por otra parte, ofrecía en las primeras jornadas dos desfiles diarios.
Había muchos nombres empresariales nuevos. El sector confeccionista se está convirtiendo en otro. Cambia la oferta, evidentemente, pero cambia también la forma de venderla. En dos ferias más como ésta, tan diferentes de estilo y procedimiento, el Momad de ayer será irreconocible.

Especial protagonismo de la moda sostenible. La Moda Sostenible, un segmento de la moda de vestir que se encuentra, desde el año pasado, en pleno proceso de expansión, evidenciaba su presencia ferial a través de diversas acciones protagonizadas por marcas que desarrollan de manera ética su producción y comercialización, trabajan con una responsabilidad social destacada y apuestan por la producción local y los oficios artesanos, con respeto a la biodiversidad.
En el exterior del pabellón 6 se organizó el nuevo espacio «Sustainable Experience», que ofrecía visibilidad y potenciaba la difusión y el consumo de la moda sostenible. Se daba a conocer el trabajo de firmas punteras en la aplicación de parámetros de producción responsable a sus colecciones.
Entre las marcas participantes en esta área figuraban algunas de las más representativas en Moda Sostenible, como Ecoalf, Skunfunk, Kayak Storm o El Naturalista. El pabellón 12 albergaba un área específica en la que quince firmas de textil y complementos, junto con algunas asociaciones de referencia en este campo, presentaban sus propuestas de moda sostenible especialmente dirigida el canal multimarca.
Está por conocer la dimensión de negocio que esta vertiente de la moda, con feria o sin ella, podrá llegar a tener.

Una audiencia muy amplia. El público concreto de Momad Metrópolis fue de 13.652 profesionales, con una participación internacional del 13%. La coincidencia en fechas con Momad Shoes (véase otra información) elevó la audiencia global a cerca de 18.500 profesionales (un 7,5% más que en septiembre de 2015).
Las regiones con mayor representación fueron las de Madrid, Andalucía, Valencia, Galicia, Cataluña y País Vasco. Los compradores internacionales acudieron de 87 países, destacando Portugal, Italia, Francia, Grecia, Alemania y Chile.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en TEXTIL EXPRES REVISTA 227 - Octubre 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista