Première Vision, el múltiple escenario de la inspiración

Ligera reducción de expositores, más metros cuadrados y menos visitantes, capítulo en el que China ha superado (esta vez) a Alemania. ¡Atentos para febrero! Adelanto de una semana antes en la agenda.

Première Vision, esto es incontestable, constituye un gran punto de referencia. Con una dimensión plurinacional ya consolidada y en desarrollo, no sólo por su internacionalidad de oferta sino por su multiplicación en distintas manifestaciones por el mundo. Pero también, en su convocatoria central, es un gran conjunto de eventos, en su mayoría convertidos ya en sectores, fruto del proceso de integración de marca llevado a término durante las dos ediciones últimas.
Conserva la preeminencia de los tejidos, materias primas para una industria de la moda que se desplaza al recinto ferial de París Norte para inspirarse y abastecerse. Pero el conjunto de aprovisionamientos difumina sus fronteras dentro del propio salón, y aunque los repartos zonales continúen siendo claros, uno entra y sale de la feria con una idea de pérdida general de límites y fronteras, lo que probablemente sea bueno para estimular la creatividad.
Por supuesto, cada visitante tendrá sus propios recorridos internos, conforme a sus necesidades específicas. Sabemos de clientes del textil que sólo van, rectos como un tiro de fusil, a un «barrio» determinado del salón y no ven nada más. Pero constituyen la excepción, pues el viaje a la capital francesa (la «capital de la creación», como ha dado en llamarla) se justifica por esa posibilidad de impregnarse de moda, evidentemente consultando las tendencias que se exponen en los foros y paneles elaborados al efecto por los organizadores, pero sobre todo descubriendo lo inesperado, y para ello hace falta completar las agendas con un paseo sin rumbo. Otear y clavar la mirada sobre aquello que azarosamente se descubre, después de examinar lo que ya se sabía que era necesario.
Hace años perdió también su condición de instrumento de márketing para el textil europeo. Es algo antiguo y conocido, por lo que su repetición parece innecesaria. Pero introduce igualmente un elemento más de profesionalización a la vez que de «sfumato».
Ciertamente, Première Vision (y hay que recordar que el nuevo perímetro lo incluye todo: tejidos, hilados, diseños para estampación, cuero, fornituras y subcontratación) sigue siendo sobre todo europea y, dentro de ello, muy italiana, con 688 de los 1.898 expositores de la última edición (más de un tercio, por tanto) procedentes el país cisalpino. Detrás de Italia va Francia, con 260; es ya tradicional que el país anfitrión ceda la corona, y con diferencia, a los italianos; es más reciente que Turquía haya tomado la tercera posición, con 152 expositores en la edición septembrina, superando al Reino Unido (141). España se mantiene en una digna quinta posición con 92, seguida por Portugal con 60. Destacable esa fortaleza de nuestro país vecino, que mantiene su peso textil tanto por mérito propio como en simbiosis con España. Japón supera ya a Alemania (55 contra 45). Y a ambos los siguen China y Corea del Sur, con 39 expositores cada uno. En la práctica, un recorrido por Première Vision es un itinerario libre por la creación textil, con indiferencia respecto al origen, aunque siempre con una calidad que se da por supuesta, dados los criterios selectivos de los organizadores.
El número de firmas presentes se redujo ligeramente en septiembre (edición celebrada del 13 al 15, en el parque de exposiciones París Norte que lo acoge), bajando de 1.9124 a 1.898 (–1,3%), pero aumentó, de forma no precisada, la superficie de exposición, lo que para PV significaba, en las vísperas de la apertura, «inversiones (de la industria) que reflejan la voluntad de enfocarse en el desarrollo de colecciones más ricas para atender a un esperado incremento en el número de clientes». La realidad no acompañó a esas expectativas, y finalmente se anotó un descenso de visitantes del 8,8% respecto a septiembre de 2015, aunque su número creció un 10% sobre febrero último. Los organizadores atribuyeron el resultado a las tensiones políticas en los países del mundo, las amenazas a la seguridad, el menor crecimiento de las economías emergentes (China), las dificultades palmarias en algunos mercados (Rusia, Brasil), y a una inflexión del consumo global del conjunto textil-vestir-cuero, del 0,3% en 2015.
En visitantes, el mayor contingente lo aporta el país anfitrión, 15.278, seguido por Italia, Reino Unido y España (respectivamente 6.553, 4.762, 3.320). Importante: ligero retroceso de alemanes, que hace que China lo adelante como país visitante, situándose en quinta posición con sus 2.589 compradores (por delante de los 2.340 de Alemania). Disminución en las visitas de Turquía, que no cabe atribuir a la inestabilidad que siguió al fracasado golpe de Estado, sino a la coincidencia con una festividad del calendario musulmán.
Una curiosidad de esta última edición ha sido la elaboración de un informe económico global sobre «la economía de los materiales creativos para la moda», en lo que constituye el «primer Barómetro Première Vision». Lo integran un índice de actividad para la industria textil y otro para la del cuero, que desde ahora se editarán con un valor porcentual de cambio en los volúmenes productivos, y que serán contrastados con las cifras que registran las Naciones Unidas (índice Unido).
Novedad ha sido la simultaneidad del salón filial The Sourcing Connection, que iba por su segunda edición (se estrenó en septiembre de 2015). Es un encuentro de subcontratación que nació en simultaneidad con Who’s Next, buscando sinergias con el salón de las firmas de confección clientes de los subcontratistas, y que ahora ha optado por ir en paralelo con el sector PV Manufacturing, también para la cadena de suministro. Sin embargo, el emplazamiento fue diferente, estrenando para los organizadores de PV el recinto de Porte de la Villette, como avanzadilla de lo que hará Denim, que de Barcelona se traslada a este espacio ferial parisino.
La Villette es un recinto menos agraciado que París Norte y en un lugar algo solitario. Que tampoco se viera muy concurrido puede tener otras causas (tampoco se vio mucha gente en la edición de 2015, cuando la situación era mejor). PV montó una conexión con el recinto de París Norte mediante autobuses-lanzadera, así que por esa parte estaba bien resuelto. Pero quizá falta que el concepto cale entre los visitantes potenciales. PV Manufacturing es una plataforma de subcontratación de proximidad (por ejemplo, el Magreb y el anillo exterior europeo). The Sourcing Connection se orienta más a la subcontratación lejana (asiática) dentro de unos criterios de selección. Habrá que ver hasta qué punto hay espacio para tantas convocatorias de «sourcing» en París (teniendo en cuenta que su rival Texworld tiene un sub-salón muy potente y consolidado para este cometido).
Para 2017, atención: la próxima convocatoria de PV, en febrero, se adelanta una semana. Será del 7 al 9.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en TEXTIL EXPRES REVISTA 227 - Octubre 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista