Filo 46: una feria textil casi increíble, con el lujo como objetivo

Una dimensión constante, fuerte peso lanero, y tres españoles, a por una demanda internacional que renace.

Dos días en Milán, 28 y 29 de septiembre, para vivir una feria muy breve y muy apasionante, experimentando la Luxury Revolution (lema de esta convocatoria), donde se quería descubrir al mismo tiempo el punto de partida para el desarrollo creativo de las materias nobles tradicionales y la combinación de una nueva estética a partir de la funcionalidad de las nuevas materias.
Los responsables de Filo (el Salón de los Hilados y de las Fibras, como también se define) querían llegar en esta edición número 46 a los límites del concepto «lujo» recordando la definición que Coco Chanel dio una vez: «el lujo es una necesidad que empieza donde terminan las necesidades». El lujo es para tiempos de plenitud, una satisfacción del gusto y del modo de vida personal. Y Filo ha querido conjugar estos conceptos proponiendo tres escenarios de alta selección en el teatro del lujo textil: arte de la finura, arte de la complejidad, arte de la sencillez. Desde el concepto sport hasta el concepto couture.
Los servicios de documentación de la propia feria distribuían cuadernos informativos que desarrollaban, para los profesionales del sector y para los medios, esta teoría de la «Luxury Revolution».
Por otro lado, el gabinete de creación del expositor Zegna Baruffa Lane Borgosesia difundía, como siempre, su literatura sobre tendencias descubriendo las claves para elaborar las colecciones de tejidos de 2018, ya sean a la plana o de género de punto, incluyendo el proceso H2Dry para proporcionar frescura, elasticidad y transpirabilidad (las claves de la elegancia italiana).

Dándole vueltas al sector. Si es cierto que Europa (y con ella Italia)está emergiendo de la crisis del 2008 (otros dicen del 2011, depende de cuál fue para cada uno el momento más grave), habrá que asumir que ahora estamos en una fase de relanzamiento.
Era muy lógico, pues, que en el arranque de esta feria se hablara de crecimiento. El primer día hubo un debate sobre la estrategia de desarrollo y de internacionalización para los sectores de hilatura y tejeduría en Italia, analizando el pasado y el presente, y tratando de diseñar el futuro. Un empeño en el que la Administración italiana aporta su ayuda.
Estábamos en el milanés Palazzo delle Stelline, escenario habitual de Filo en los años recientes, bajo la responsabilidad de la Unión Industrial Bielesa, patrocinadora del evento, y de Poin Tex, Polo de Innovación Textil, ente cooperador. Una exposición titulada «La Filatura e il Tessile» daba la síntesis gráfica del contenido de la feria y su enlace con la historia: la síntesis del espíritu de Biella. Porque no todo es remitirse al pasado: el objetivo de la industria textil es transmitir el patrimonio que esa herencia supone, a un futuro que debe construirse cada día. Muy concordante con el espíritu de encuentro «business-to-business» que la propia manifestación ferial se atribuye.
En ese marco los técnicos textiles podían discutir sobre los desarrollos que se están produciendo en su ámbito profesional, compartiendo el debate con expertos de otras áreas de conocimiento, y sería excelente que alcanzaran también el objetivo final de vender.
Los expositores eran 78, una dimensión prácticamente constante. Había entre ellos 24 extranjeros: 17 europeos (encabezados por cuatro alemanes) y 7 asiáticos (algunos chinos e indios). De España acudieron tres firmas: Antex (de Anglés) y Gerona Textil (de Salt), ambas gerundenses, clásicas de esta feria, y una tercera alicantina, Hilaturas Ferrè (de Banyeres de Mariola).
El presidente del ICE puso de relieve que, si bien con la crisis Italia tuvo un receso en sus exportaciones, ya está empezando a manifestarse la recuperación de la demanda internacional y, en el caso de la hilatura y tejeduría, renace el interés de los visitantes internacionales por la producción italiana.
En esta ocasión, asistía al debate un empresario japonés, Mototsugu Amaike, que confirmó el renacimiento del interés de la industria textil de su país por incorporar tejidos e hilados de Italia.
Los representantes del certamen ratificaron el carácter vertical de la casi totalidad de la producción textil italiana, que cubre ampliamente las fases de hilatura y tejeduría en los sectores de lana, lino y algodón, y por otra parte aborda directamente, como es lógico, un importante sector sedero. En relación con la oferta ferial de Filo, la hilatura lanera determina su principal carácter (no excluyente por otra parte). Máxime teniendo en cuenta que la propia manifestación ferial está patrocinada por la corporación empresarial de Biella, quintaesencia de la lanería italiana.
En cuanto al área de tendencias del certamen, era muy interesante, mostraba gran diversidad de hilos, que los visitantes examinaban con mucha atención. Había una creatividad extraordinaria, en todas las tendencias y materias, y producía un verdadero embeleso. Era una obra de arte en sí misma, verdaderamente polícroma: 180 colores.
Los responsables de este estamento industrial tienen, sin embargo, sus quejas: carecen de las necesarias ayudas oficiales al nivel de su actividad concreta. La Administración subvenciona a las siguientes fases industriales (¿de qué modo?), pero no (dicen) a la hilatura, que es el origen de todo.
En esta ocasión, el presidente del ICE podía expresar su satisfacción por el hecho de que en la próxima misión ferial a Shanghai participen, en el marco del gran certamen de tejidos Milano Unica, una selección de hiladores de Filo.
En cuanto a Milán, y en relación con el ambiente íntimo de Filo como certamen, después de un recorrido general se puede sacar la conclusión de que es un salón masculino (no en cuanto a mercado de uso, sino en cuanto a los profesionales que manejan el sector) dada la abrumadora presencia de hombres en su público, a pesar de que las ferias de moda, genéricamente hablando, parezcan ser muy femeninas, lo que afortunadamente se confirma, para Filo, en el área de diseño.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en TEXTIL EXPRES REVISTA 227 - Octubre 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista