La fiesta de otoño del textil marroquí, 2016

Una feria doble, condensada en dos días, y por primera vez sectorizada por ecosistemas, para fortalecer al textil-confección marroquí y su relación con el mercado internacional.

La industria textil marroquí ha venido sistematizando durante los últimos años su labor de promoción ferial internacional, utilizando como instrumento básico la doble feria organizada por la patronal Amith, denominada Maroc in Mode, para los productos finales, mayoritariamente elaborados por la industria nacional, y Sourcing in Maroc para los elementos de producción, en parte suministrados por proveedores internacionales (varios de ellos con agencia en Tánger), que se celebra en otoño.
El año pasado fue el primero en que el encuentro tenía lugar con plena vigencia del acuerdo entre Administración y Sector Textil, que había sido establecido en el propio año 2015, como un contrato quinquenal de colaboración, y sobre el cual publicamos en el número 223 de Textil Exprés (del mes de febrero último) un resumen muy interesante titulado «Marruecos dedica nuevos recursos a fortalecer su textil-confección», cuya lectura sigue teniendo plena vigencia en este momento (y la seguirá teniendo durante los próximos ejercicios).
Los días 19 y 20 de octubre de 2016 se ha celebrado una nueva edición de la doble feria que acabamos de citar al comienzo de este artículo, enunciada ahora como un solo título compuesto, Maroc in Mode – Sourcing in Mode, condensada en sólo dos días y sin diferenciación de territorios feriales, la cual tuvo lugar, como ya ocurriera en el año anterior, en el parque del Circuito Mulay Hassan, de Marrakech.
Es cierto que los oferentes del Maroc in Mode (que se convocaba por décimocuarta vez) se definían como cultivadores de la actualización de moda y del corto plazo, y los del Maroc Sourcing (con una edición menos) se subtitulaban como Salón Euromed de tejidos, forros, accesorios y servicios; pero formaban un todo continuo.
Los expositores clasificados por sectores eran: Fast Fashion (moda en general, comprendidos los de «sourcing»), con 43 marcas; Maille, con 9; Denim, con 25; Prendas de Sport y Ocio, con 6; Enseñas de distribución (cadenas), con 2; Servicios, con 5. Por primera vez había un pabellón nacional extranjero, el de Túnez, con 7 firmas, un primer ensayo de participación internacional, quizá motivado por la desaparición del salón TexMed que los tunecinos tenían en su país. Por cierto que, en el último año, Marruecos ha ganado posiciones frente a los asiáticos como proveedor de la Europa comunitaria.
También por primera vez se utilizó la sectorización definida durante el año por la patronal Amith aplicando los criterios fijados en armonía con la Administración, determinando «écosystèmes de filières», en los que, para los principales universos, se designarían empresas conductoras.
De momento sólo pudieron definirse a los efectos feriales dos ecosistemas: el de «Fast Fashion», con 43 marcas, y una empresa locomotora, Sedita, de tejidos laneros; y el de «Denim», con 25, que todavía no tiene locomotora designada (quizá podría serlo en el futuro la hispano-marroquí Settavex).
Otro ecosistema definido en teoría es el de las cadenas de comercios con marca propia, o enseñas de distribución; pero de momento sólo exponen en la ferias dos calificadas como tales (Diamantine y Folly Fashion), que no ofrecen masa para una articulación grupal significativa. No obstante ya hay otra cadena en el horizonte, Marwa, que pronto dará juego, puesto que su director, Karim Tazi, ha sido elegido recientemente presidente de la asociación patronal Amith (en cuyo cuadro directivo ya está desde hace años, como delegado general, otro Tazi: Mohamed).
Hubo este año en total, sobre catálogo, 97 expositores. Casi la misma cifra del año anterior. Faltaban algunas firmas marroquíes, compensadas en este caso por la presencia tunecina antes citada. Una nota de prensa posterior al cierre del certamen mencionaba la cifra, un poco sorprendente, de 115 expositores (quizá por firmas fuera de catálogo, «off-shore», incorporadas tardíamente, como ya ocurrió en el pasado alguna vez).

Un interlocutor nuevo en escena: Alemania. Todas las convocatorias anteriores de la patronal Amith han tenido, obviamente, un carácter muy marroquí, pero también una fuerte matización francesa, derivada de los lazos culturales tejidos durante la época del protectorado, y del intercambio social y económico que se ha mantenido con posterioridad entre los dos países, particularmente en lo relativo al sector textil-moda.
En lo que pudiéramos llamar el programa académico paralelo al desarrollo comercial de la feria, importante en estas manifestaciones, siempre ha habido intervenciones magistrales de personalidades marroquíes y francesas del mundo de la moda. Esta vez también: hubo una conferencia muy interesante de Jean-François Limantour, personalidad de proyección internacional en su ámbito, sobre el tema «Marruecos y sus concurrentes del textil-confección en los mercados de la Unión Europea: oportunidades, desafíos y estrategias»; y otra de Gildas Minvielle, del Instituto Francés de la Moda, sobre «Revolución y perspectivas de los mercados mundiales: consumo, distribución y fuentes».
Pero se produjo este año una importante novedad: la presencia de un interlocutor alemán. El orador era Michael Scherpe, presidente de Messe Frankfurt France, la filial de la Feria de Fráncfort que organiza certámenes en territorio francés. Y el motivo de su parlamento fue la colaboración que se ha establecido entre ambas entidades, la francfortesa y la marroquí, por la cual un grupo de expositores marroquíes presentará sus colecciones, desde este mismo invierno, en Apparel Sourcing, la manifestación anexa a Texworld, feria de tejidos organizada desde hace tiempo por la citada entidad ferial alemana en París. Un ensayo de colaboración, el germano-marroquí, inédito hasta ahora.

Las dimensiones de la respuesta. Este año, los visitantes en la convocatoria de Marrakech fueron 1.491, cifra muy semejante a la del año anterior, siendo 785 del país y 706 internacionales, procedentes de 18 nacionalidades. El 35% eran españoles, el 26% franceses, y el resto de una treintena de países. El predominio hispano-francés en esta relación ferial con los marroquíes es una constante histórica, y aumentará, ya que se trata de los dos primeros países clientes. Pero esta feria no es sólo interesante para los marroquíes como plataforma de venta, sino también de compra, es decir, de relación con proveedores, fenómeno inverso cuando se trata de un tipo de visitantes de particular importancia en un caso muy concreto, el de los suministradores egipcios de algodón de alta calidad, con los que los marroquíes ya han establecido un régimen de trato preferente.
De los grandes grupos de distribución europeos, son clientes predilectos de Marruecos, y acuden fielmente, el grupo Inditex (sobre todo con la marca Zara), Mango, Top Shop, Marks & Spencer y Desigual. Algunos de los suministradores locales de Inditex han creado ya, en respuesta a ese interés, estructuras especiales en España para el servicio a dicho cliente (que va tomando para ellos un protagonismo individual creciente), incluyendo el establecimiento de una sede propia en La Coruña para gestionar la inmediatez del servicio.
Hubo, por otra parte, gran actividad de los visitantes españoles «normales» que acudieron a la convocatoria de Marrakech, que en general encontraban (como siempre) lo que iban a buscar, de buen aspecto y buena calidad, tanto en estilo y confección como en materia. También es satisfactoria la agilidad de servicio.
Solo lamentan la escasez, sobre el terreno ferial, hoy día, de interlocutores locales que hablen español, aunque todos los marroquíes (pero, por cierto, no todos los españoles) dominen el francés, que sería la alternativa. Esto, de todos modos, no pasa de ser más bien anecdótico.
El negocio de los expositores nacionales ha sido, prácticamente en su totalidad, muy bueno en venta de prendas de ciclo corto para el mercado europeo (que crecerá mucho, esperan, en breve plazo), y satisfactorio en los demás capítulos del vestir. Por supuesto, beneficiados por las exenciones aduaneras concedidas en la Unión Europea y los Estados Unidos, los dos mayores mercados del mundo.
Para el futuro inmediato, conciben grandes esperanzas en el ámbito de la moda tejana, en el cual están marcando ya avances de estilo: Power Stretch Denim, Jersey Stretch Denim, Destroyed Jeans, Elaborated Embroidery in 70th Style for Jeans… Toda una audacia, que deja atrás la mera reposición estándar.
Los marroquíes comienzan a movilizar, por otra parte, para ediciones próximas, sus expectativas en los horizontes, hoy todavía casi inéditos, de los textiles de hogar(tradicionales en ellos, y de calidad, pero que deben trasladar a una versión contemporánea) y de los textiles de uso técnico, absolutamente nuevos, territorios incipientes en los que no se puede aventurar ningún juicio (pero tampoco excluir cualquier posibilidad, incluso la sorpresa).

Karim Tazi, presidente de la asociación Amith, y Mohamed Tazi, director, exponiendo el potencial del sector textil/confección marroquí.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en - Diciembre 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista