Heimtextil seguirá creciendo en enero

Del 10 al 13 de enero se celebrará en Fráncfort una nueva edición del salón de referencia para textiles de hogar y decoración.

Una feria especializada no se concibe sin su sector y su mercado, y tal como evolucionan ambos así camina la feria de referencia para el mismo, aunque, obviamente, tenga un margen de maniobra para comportarse mejor que la media, a base de afirmar su personalidad y su capacidad de unir a oferta y demanda, también en momentos delicados.
Sin embargo es cierto que Heimtextil, el salón internacional de textiles para el hogar y la decoración, hubo de capear dos años de crisis en el bienio 2009-10, recuerda ahora Olaf Schmidt, vicepresidente de ferias textiles y de tecnología textil de Messe Frankfurt, que visitó Barcelona el 27 de octubre en la ronda europea de presentación de la próxima convocatoria.
La estadística de la patronal europea Euratex muestra que el estancamiento del textil en sentido amplio fue todavía palmario en 2013, con una facturación estabilizada respecto al año anterior, en 77.900 millones de euros. El año 14 fue de despegue, saltando a 79.500, y 2015 conoció una pérdida de ímpetu, aun manteniendo un crecimiento hasta 80.700 millones (+1,5%). Desgraciadamente, las cifras que maneja Euratex para el primer semestre son de un descenso del 3%.
Centrándonos en textiles para el hogar (es decir, textiles manufacturados, excluidas prendas de vestir), en 2015 la industria europea del ramo aumentó su producción en un exiguo +0,2%. Eso significa que sufre, puesto que el mercado sigue activo, con aumento de un 20% de las importaciones, siendo sus mayores proveedores China, Turquía, India, Pakistán y, ¡sí!, Estados Unidos. Las exportaciones, por el contrario, sólo crecieron un 5%, a países como EEUU, China, Turquía, Suiza (es europea pero no forma parte de la UE) y Marruecos. Por cierto, las ventas a Turquía y Marruecos son, en buena medida, tráfico de perfeccionamiento.
Por fortuna para Heimtextil, el salón organizado por la feria de Fráncfort es absolutamente internacional, lo que significa que la presencia de expositores no depende sólo de la fortaleza de la industria europea, sino de la vivacidad del mercado y de la posibilidad de intercambios comerciales.
En un gráfico de seis años, el número de expositores de Heimtextil no ha cesado en su crecimiento. En enero de 2016 fueron casi 400 más que en 2010, con un crecimiento absoluto del 20% a lo largo de ese período. Y, aunque a finales de octubre la organización no concretaba la cifra exacta, podía anticipar para 2017 un nuevo crecimiento a tenor de las inscripciones registradas: sí señor, Heimtextil, que tendrá lugar del 10 al 13 de enero en Frankfurt, será mayor que la del año precedente.
Pero Olaf Schmidt señala que cada día le gusta menos hablar de números y más de la calidad de los expositores. «Los textiles de hogar se recuperan de su crisis de años pasados, pero no constituyen un sector de fuerte crecimiento». En ese contexto, no interesa tanto buscar número como solvencia, representatividad de los expositores presentes, y nivel de producto, parámetros que hacen que una feria en la que ellos participen tenga mayor atractivo para el mercado.
Los crecimientos numéricos a veces pueden venir de la ampliación del perímetro, como la incorporación de la impresión digital, que ha ganado carta de naturaleza en Heimtextil. Pero también por el auge de especialidades cuyo recorrido es imprevisible, y que a veces puede producirse en detrimento de otras áreas. La hostelería y, en consecuencia, el mercado contract, está protagonizando ahora, por ejemplo, un «boom» en la demanda de papel pintado. Por fortuna, al único sector que canibaliza es el de la pintura, pero este no constituye un segmento de oferta de Heimtextil (como es lógico), así que bienvenido sea (puesto que sí que hay una zona de la feria dedicada a estos fabricantes). ¿Cuánto durará esa tendencia? Nadie tiene la bola de cristal.
Más sólida, y muy acertada hasta el momento, ha sido la apuesta de Heimtextil por el área de tapicería. Los textiles para mueble y decoración ocupaban antes la primera planta del pabellón 4, y hace dos años se decidió incluir otra planta, que ya se ha llenado. Para 2018 habrá que pensar en una nueva ampliación de espacio.
Son precisamente los sectores que han impulsado el crecimiento de la presencia española en la feria, aunque no precisamente este año, en que por el contrario veremos el retorno de dos fabricantes de colchones. El número de expositores españoles ha pasado de 97 en 2013 a 116 en 2016, con un crecimiento anual pequeño pero sostenido, y para 2017 ya se ha anticipa que serán 119. El crecimiento en cuatro años habrá sido del 23%.
También para nuestro país los tiempos peores de la crisis han quedado atrás. Las ventas de textiles para el hogar en España aumentaron un 4,8% en 2015, hasta la cifra de 1.900 millones de euros. Y la industria española del ramo elevó su exportación en un 5,3%, hasta 1.100 millones. Curiosamente, la exportación de tejidos para decoración y tapicería no se movió en ese año, repitiendo la cifra de 512 millones, mientras que la de ropa de hogar aumentó en un 9%, aunque su valor todavía no alcance (pero se acerca) al del otro grupo de producto, con un total de 508 millones.
¿Qué podemos destacar de la próxima edición Heimtextil de enero 2017? Olaf Schmidt lo enuncia del siguiente modo:
El sector de textiles para ventanas («Window») contará con fabricantes y editores de primera línea, nuevos o de presencia continuada en el salón: El holandés Holland Haag, los alemanes Lochner, Saum & Viebahn, Schmitz Werke, y editores con tejidos de alta calidad como Kobe o Wind. Todo en cortinas y accesorios textiles para ellas.
En «Wall», expositores nuevos o que regresan, como Akzo Nobel Deco, Edem, o los españoles Equipo DRT o Pepa Pastor, junto con firmas destacadas de siempre como Graham & Brown, Marburger Tapetenfabrik y Nobilis, en la mayor muestra de papel pintado del mundo.
En «Upholstery» (textil para tapicería) continúa el aumento, con incorporaciones europeas destacadas como B&Textilia, Globatex o Monteiro Ribas-Revestimentos.
En «Design live», que se presenta como la mayor plataforma de diseño textil para la especialidad con sus dibujos para estampación, habrá de nuevo unos 200 estudios de diseño, entre los que se incorporan Shinrindo, TR Engraving, Studio Riis o Servan Stampa (respectivamente de Japón, Corea, Dinamarca y Brasil. Importante: esta sección abrirá un día antes.
En «Sun», el sector de la protección visual y solar (visillos, estores, persianas) regresan firmas destacadas como las españolas Industrias Murtra y Vertisol Internacional, o Blöcker ZNL der Hunter Douglas.
Sigue fortaleciéndose «Digital Print Technology», el sector de impresión digital, con la presencia confirmada de Mimaki, Durst, Hewlett Packard, Epson y MS Printing. A destacar la nueva sección o exposición «Digital Textile Micro Factory», que mostrará un proceso completo de diseño-impresión/acabado-corte-confección.
En «Bed» veremos una gama integral de producto con todo para la cama. Desde fibras y maquinaria hasta el producto final (colchones, mantas, cojines) en los pabellones 8 y 9, con firmas nuevas o que regresan como las españolas Manterol, Atrivm, Flex y Pikolín en el 8 (y oras como Berkshire Blancket, Lefebvre Textile o Bielefelder Bettefedern-Manufaktur Verse), o la también española Algodón Blanco, en el 9.
Pero también expone este sector en el pabellón 11, ocupado por marcas de moda y proveedores del segmento de lujo, sobre todo europeos. Desigual e Hijo de J.Bassols se mencionan entre los españoles «nuevos o que regresan», aunque juraríamos que Desigual, por lo menos, no dejó de acudir en 2016. Y también de otros países, como L’Atelier di Valert Cipriani, Nina’s Home, Avit Mode, Forte, Manifattura Tessile Sotema, Marzotto Lab o Marushin.
También a destacar la ampliación de la plataforma para marcas jóvenes «New & Next», que reunirá a 30 expositores de diseño joven; o la exhibición especial «Culture Clash» de la Escuela de Confección y Moda de Fráncfort, en el pabellón 11.0. Y de nuevo el Theme Park como área de presentación de tendencias, individualizada y extensa, siguiendo el criterio adoptado hace tres años, que se ha revelado muy exitoso dada la asistencia de compradores que pasan por ese espacio para informarse sobre la moda que viene en textiles para el hogar y las propuestas más innovadoras.
Todo esto, en enero, madrugando en el calendario ferial (como siempre), y de martes a viernes, como ya ocurrió el año pasado, en que se rompió una larga tradición de posicionamiento semanal, separándose así del fin de semana. En efecto, y como antes se ha dicho, la cita es del 10 al 13 de enero, en Fráncfort.

Olaf Schmidt, vicepresidente de ferias textiles y de tecnología textil de Messe Frankfurt.

Descargar Página en PDF

icon-pdf


[Publicado en - Diciembre 2016 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2016

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista