Tres Niveles que estructurarán el Sector de la Moda en 2017

Las empresas de la moda ya se han acostumbrado a gestionar la variable inestabilidad, y esto permite adoptar un optimismo razonable. El presente año vendrá marcado por tres grupos de dinámicas.

Hemos visto un año 2016 complejo. Algunas empresas de moda españolas, pero también internacionales, y tanto con actividades productivas como sólo de distribución detallista («retailers»), han conocido importantes dificultades, y 2017 comienza también (para todos) con factores de incertidumbre. ¿Cuáles son las líneas por las que se desenvolverá este año el negocio de la moda?
Hemos sometido la pregunta a José Escudero, responsable y profesor del área de empresa-moda en el IED (Istituto Europeo di Design) Madrid, y «Managing Partner» de BMI Capital-Spain. Cuenta con más de 15 años de experiencia asesorando a grupos nacionales e internacionales en transacciones corporativas y proyectos de mejora estratégica y financiera, y ha dirigido operaciones corporativas de compra/venta y reestructuración de marcas como Coronel Tapiocca, Caramelo, Loewe, El Niño, Agata Ruiz de la Prada, Fun & Basic o Bershka.
Escudero nos expone las que, a su juicio, serán las… Tendencias en el Sector de la Moda para 2017. (Negritas por Textil Exprés).

José Escudero.
Responsable y profesor del área de empresa-moda en el IED Madrid y Managing Partner de BMI Capital-Spain.


Damos carpetazo al 2016 con un cierto sabor agridulce, siendo la inestabilidad la nota que ha reinado durante los pasados 365 días. Una complicada combinación de inestabilidad geopolítica internacional aliñada con un entorno nacional que ha venido marcado por la falta de gobierno y por una campaña de invierno anormalmente calurosa.
Si a todo ello añadimos que el consumidor es cada día más exigente, tiene acceso a mayor oferta, está más y mejor informado y tiene capacidad para imponer la cultura de la inmediatez («veo-quiero»), entendemos por qué 2016 a nivel nacional ha sido un año complicado (la actividad comercial entorno a la moda a nivel nacional se ha reducido un 2,2% según Acotex).
Entonces ¿qué nos deparará 2017? Pues en cierto modo más de lo mismo… pero con ciertas dinámicas positivas que nos iluminan el camino hacia un optimismo razonable. Iniciamos un año, donde, ya acostumbradas a manejar la variable «inestabilidad», las compañías tendrán la oportunidad de afianzar sus posiciones en un mercado más global, y ahora más que nunca liderado por el consumidor y por la tecnología. Un 2017 que va a venir marcado por una serie de dinámicas que podemos estructurar a tres niveles:
Nivel Global: Un asimilado estado de alarma social marcado por los efectos que tendrán diferentes elementos que dificultarán la toma de decisiones: terrorismo, Donald Trump o Brexit. Sin embargo, la positiva perspectiva de la economía china será un aliciente para el sector de la moda y afectará positivamente al crecimiento de turistas y a sus niveles de consumo.
Nivel Consumidor: Gracias a las nuevas tecnologías el consumidor está cambiando su relación con el mundo de la moda. El acceso a información, la permanente conectividad, la exigencia del «veo-quiero» y la capacidad para compartir y viralizar experiencias, hacen que el cliente tome una posición de liderazgo en la industria. De igual forma, el cliente está cada vez más concienciado en llevar a cabo un consumo de productos sostenibles y en cuidar su bienestar. La sostenibilidad y el «wellness» son dinámicas que se imponen a las empresas del sector por parte de los clientes.
Nivel Corporativo: Las empresas españolas deben construir sus dinámicas de trabajo sobre tres pilares: tecnología, rapidez y fidelización. Dinámicas que suponen cambios estructurales en las organizaciones y que precisan tiempo para su optimización.
Las compañías están orientando sus procesos para dar a sus clientes la posibilidad de participar en el diseño de sus productos o inclusive en acceder a los mismos antes de que las colecciones lleguen a tienda. Se imponen estrategias «time-to-market» orientadas a reducir los plazos de producción y el número de referencias a producir, consiguiendo con ello mejorar la gestión del capital circulante (reducción en los volúmenes de stocks y de los plazos de entrega) e incrementar los niveles de sell-through (generando mejora de los márgenes a consecuencia de una menor necesidad de ventas con descuentos).
Una clara orientación comercial encaminada a llevar a cabo la producción a nivel nacional y a cuidar al cliente recurrente mejorando su experiencia de compra. Es decir, una apuesta por el «Made in Spain» y por el crecimiento orgánico, pero sin descuidar la captación de nuevos clientes.
En conclusión, a nivel nacional, 2017 va a ser un buen año para aquellas compañías que hayan hecho sus deberes y hayan apostado por incorporar la tecnología a sus procesos, apostado por la fidelización de sus clientes y orientándose hacia la sostenibilidad.


[Publicado en TEXTIL EXPRES 229 - FEBRERO 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista