Fytisa y Benet Armengol, Copos de Lana 2017

El Gremi de Fabricants de Sabadell entregó los «Flocs de Llana» en la jornada de su patrón, en la que también se habló de Industria 4.0.

De izda.a dcha., Blai Costa, presidente del Gremi; Núria Benítez, presidenta de la colla de castellers de Sabadell; Rafel Soler, presidente de Fytisa; Benet Armengol; Julio Fernández, alcalde de Sabadell; Núria Aumerich, secretaria general del Gremi de Fabricants.

La industria 4.0, esa designación un tanto libre y un poco marketiniana de una nueva «revolución industrial» basada en automatismos, inteligencia e interconexión de las máquinas (internet de las cosas), fue el tema estrella de la jornada en que el Gremi de Fabricants de Sabadell, patronal lanera de la comarca barcelonesa integrada en la Confederación Texfor, celebró —como cada año— la Festividad de San Sebastián, patrón de la entidad. Eso fue el 20 de enero.
De ella habló el conferenciante invitado Josep Lluís Sánchez Brugarola, experto en innovación y gestión del conocimiento, licenciado en Ciencias Físicas por la UB y doctorado por la National University de Singapur. Su charla llevó por nombre «La Empresa 4.0, aprendiendo a gestionar la incertidumbre». También lo hizo, al final de los actos, el alcalde de Sabadell, Juli Fernández, quien compartió una reflexión sobre esta nueva etapa histórica 4.0 y el valor industrial de la ciudad. Sabadell —dijo— goza de una ventaja competitiva frente a otros lugares que, en relación a la incorporación de la industria 4.0, todavía tienen que crear ese valor. Y recordó el papel de las pequeñas y medianas empresas en la transformación; para ellas, incorporar la industria 4.0 es un desafío, que podrán afrontar explotando el factor humano y emocional, como ventaja competitiva propia y específica.
En la jornada, el presidente del Gremi de Fabricants, Blai Costa, manifestó el doble compromiso de la entidad con el desarrollo social y económico del territorio, y con las empresas agremiadas y las personas. El textil ha seguido creciendo en 2016, han aumentado las exportaciones (+8,4%) y la cifra de negocio (+2,9% en el período enero-octubre), y se ha creado más empleo que en años precedentes. Es un sector y una industria en mejor situación que en un pasado reciente.
Al final de la jornada, el Gremi hizo entrega de los premios Floc de Llana (copo de lana), que concede por segunda vez. Han sido otorgados a las siguientes personas, empresas y entidades:

Fieltros y Tejidos Industriales, Fytisa. Sus orígenes se remontan a 1841, año en que J. Soler fundó la primera empresa española fabricantes de cintas de carda. Fytisa se constituyó un siglo después, en 1946, dedicada a la producción de fieltros de lana. Casi veinte años más tarde, en 1964 creó una división de fabricación de tejido no tejido. A partir de 1980, la producción de fieltro de lana se encomienda a la recién creada Textil Olius. En 1999 inicia operaciones en Brasil, y la fabricación y venta de tejido no tejido en Suramérica.
Ha recibido la distinción «Floc de Llana 2017» por su trayectoria de innovación, internacionalización y compromiso con la ciudad y sus instituciones.

Benet Armengol i Obradors. Ya jubilado, mantiene relación con el sector como patrono de la «Fundació per la Indústria». Nacido en Sabadell y licenciado en Derecho, comenzó su relación con el Gremio de Fabricantes de la localidad (patronal lanera) en calidad de abogado asesor. Fue secretario general del Gremi entre 1994 y 2005, y ocupó cargos de representación en otras instituciones textiles y económico-sociales.
«De carácter conciliador y colaborador, su labor y su persona son muy reconocidas» (podemos añadir desde Textil Exprés que ese talante fue particularmente reconocido por industria y sindicatos durante las sucesivas negociaciones de convenios colectivos sectoriales), y «mantiene una estrecha vinculación con la ciudad de Sabadell». Recibe el «Floc de Llana 2017» por su «amplia, dilatada e intensa trayectoria profesional, y su compromiso con Sabadell, con el Gremi de Fabricants y con el amplio abanico de instituciones del sector textil, nacionales e internacionales».

También se otorgó esta distinción a la «colla Castellers de Sabadell», que evidentemente no tiene relación con el textil, pero es un ejemplo de compromiso en la proyección de la ciudad de la comarca del Vallès, de gran tradición en el textil lanero; se destacan también sus valores de trabajo en equipo, coraje y resiliencia, para asumir los retos que se proponen.


[Publicado en TEXTIL EXPRES 229 - FEBRERO 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista