La Semana de la Alta Costura de París es cada vez menos francesa

Pero París tiene una gran capacidad para absorber e integrar.

Aunque el torbellino de las presentaciones de moda se hace, en el mundo, cada vez más variopinto y, casi podríamos decir, anárquico, París sigue siendo París en lo esencial, respetuosa consigo misma y con la tradición que encarna. Va haciendo algunas concesiones a las exigencias de los tiempos, pero sin perder carácter. Sigue siendo parisina, en su escenario, pero cada vez menos francesa en su contenido. Porque los modistos, ahora, surgen de todas partes. Y los llegados de fuera lo son cada vez en mayor número.
Del 22 al 26 de enero, por ejemplo, se concentraron en tres días y medio «28 desfiles y dos acontecimientos» (expresión literal), en un programa denominado Semana de la Alta Costura y de la Alta Joyería (esta doble titulación ya es una novedad en sí misma), y los había de diversa procedencia. Una vez hubieron terminado los pases de alta moda masculina, Kenzo presentó por primera vez juntas sus colecciones de costura de hombre y de mujer, en un desfile mixto, abriendo una tendencia hacia la unificación de sexos y tiempos en la moda, muy del agrado de las redes sociales.
Siguió uno de los debutantes, el libanés Rabih Kayrouz, que se abrió hueco en el espacio de Versace, en el que se confundían starlets, líderes de opinión, y amigos múltiples de Donatella, culminando con la colección de alta costura Atelier Versace con vestidos extraordinarios dignos de la alfombra roja… que ya no desfilarían en la semana de la Haute Couture propiamente dicha, reservada en días posteriores a Christian Dior (colección diseñada por Maria Grazia Chiuri, primera de esta creadora, recién descubierta para esa enseña histórica), Chanel, Jean-Paul Gaultier, Giorgio Armani o Valentino… para terminar con su antítesis, los representantes de la Joven Costura, una nueva categoría con un calendario más intimista.
Al fin y al cabo, París siempre ha tenido una gran capacidad de absorber… y de hacerlo todo francés.


[Publicado en TEXTIL EXPRES 229 - FEBRERO 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista