Bstim, año de consolidación, y paso a la bienalidad

Un salón que nació para apoyar al «textil de casa», y que se ha ampliado a expositores de distintas procedencias.

La feria Bstim (Best Solutions in Textile Manufacturing, o las mejores soluciones en fabricación textil), cuyo nombre juega con el catalán «vestim» (vestimos), nació para colocar, vía subcontratación, capacidad excedente de los talleres de confección y género de punto de la comarca catalana del Anoia, cuya cabecera es la ciudad de Igualada. La iniciativa refleja una voluntad tanto de la industria como de las instituciones, y particularmente de Fira de Igualada y el Ayuntamiento, que impulsaron el evento como forma de apoyar a su vez «al tèxtil de casa, és a dir, de Catalunya» (el textil de casa, es decir, de Cataluña), expresión utilizada en el acto inaugural de la tercera edición, celebrada los días 22 y 23 de febrero.
Ha sido y es una iniciativa no exenta de contradicciones. Las empresas de la zona basadas en marcas propias fuertes no encajan bien en un modelo de «sourcing», e incluso puede serles contraproducente visualizar un eventual exceso de capacidad, que revelaría la pérdida de negocio troncal. Otras de peso y tradición que acogieron con entusiasmo la iniciativa ya no están; es el caso de Carlomagno, la empresa de calcetería fundada en 1950, que en 2015 acometió un ERE para eliminar la mitad de la plantilla, y a finales de 2016 presentó expediente de cierre.
Desde el inicio, Bstim entendió que la comarca no le bastaba, así que se ofreció a acoger a empresas de toda Cataluña. Pero desde el inicio ha completado el espacio ferial del Escorxador (antiguo matadero) con proveedores de maquinaria y servicios, adicionales a la oferta fundamental, de expositores de manufactura.
Este año, en la inauguración intervinieron el secretario de Empresa y Competitividad de la Generalidad de Catalunya, Joan Aregio, el alcalde de Igualada, Marc Castells, y los presidentes de Feria de Igualada, Joan Domènech, y de la agrupación textil Fagepi, Joan Gabarró; así como el director general de la Asociación Textil y de Vestuario de Portugal, ATP, Paulo Vaz. Los acompañaron Miquel Rodríguez, gerente del Consorcio de Comercio, Artesanía y Moda de la Generalidad, y el presidente del Cluster Modacc, Francesc Maristany.
A todos los parlamentos en catalán se añadió excepcionalmente uno en español, el del director de la ATP, que encabezaba una pequeña participación portuguesa en el certamen.
Bstim contaba este año, en efecto, con algunos expositores del resto de España (uno de ellos, proveedor de los cuerpos de seguridad, colgó ingenuamente de una percha un uniforme con la banderita rojigualda, quizá en el entorno menos adecuado), y un pequeño grupo de portugueses, fruto del acuerdo de colaboración suscrito por la agrupación textil Fagepi (del género de punto de Igualada), el ayuntamiento y la feria de la localidad, y la ATP, por el que Bstim se promovió en febrero en el salón Modtissimo de Oporto, y una representación de fabricantes de Portugal tomó parte en Bstim.
De este modo, Bstim logró mantener la ocupación del recinto en los mismos niveles de ediciones precedentes, con algo más de 60 expositores. Dentro de la ubicua moda de la sostenibilidad, en el vestíbulo principal se montó un espacio Showroom organizado conjuntamente con la Asociación Moda Sostenible Barcelona, «con la presencia de empresas textiles que tienen en cuenta los impactos sociales y medioambientales de todo su proceso de fabricación, desde el diseño hasta la comercialización y el consumo».
A la que fue definida como edición de consolidación asistieron unos 1.400 visitantes, repitiendo cifras de las dos ediciones anteriores, y con la presencia de compradores de Inditex, Corte Inglés, Cortefiel, y visitantes de Rusia, Reino Unido, Suecia, Holanda e Italia. Unos 500 acudían por primera vez, lo que tiene una lectura positiva (más gente se interesa), aunque también, teniendo en cuenta que el total se mantiene, indica que otros tantos no repitieron, quizá porque los contactos establecidos en las dos ediciones anteriores ya se han hecho permanentes y no requieren de una nueva visita.
Bstim abandona a partir de ahora la frecuencia anual y se convierte en bienal, por lo que la próxima edición se celebrará en 2019. «Con esta decisión la feria se adapta a la propia dinámica del mercado textil, ya que en un solo año el sector industrial no incorpora suficientemente novedades y las empresas productoras no generan nuevas capacidades o servicios que deban presentarse a marcas y distribuidores. La organización está convencida de que celebrando la feria cada dos años logrará concentrar más presencia de compradores y aumentar el número de expositores, ya que se reforzará como una cita ineludible en el calendario».
En los años intermedios, la feria realizará otras actividades que ayudarán a la promoción de la marca Bstim y de sus empresas expositoras, en el marco de eventos sectorialmente relevantes.
A destacar también de este año que en la víspera de la apertura de Bstim, y de alguna manera como acto preparatorio, el 21 de febrero se celebró en Igualada una jornada sobre Sostenibilidad y Economía Circular en el Sector Textil-Moda. Y que en la noche del día de cierre, es decir el 23, tuvo lugar en el Círculo Mercantil de Igualada un evento de apoyo organizado por 080 Barcelona Fashion, que, bajo el título de «08700 Noches de Piel y Punto», incluyó una pasarela, una exposición de producto y un concierto. El número del título no es casual. El 080 recoge las tres primeras cifras del código postal de Barcelona. Y 08700 es el código postal completo de la ciudad de Igualada.


[Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Nº 230 - ABRIL 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista