Con Texart, Roland lanzó al mercado la impresión digital textil pensando en el cliente.

La tecnología de sublimación es la forma más fácil y eficaz de entrar en impresión digital textil. Roland ofrece impresoras robustas y fiables. Nos lo cuenta Encarna Luque, directora general de la División de Desarrollo de Negocio Textil en Roland DG Corporation.

De izda. a dcha., Xavier Armengou, director general de Roland DG Iberia; Marta Fraile, responsable de Márketing de Roland; Óscar Visuña, director de Impresión Comercial e Industrial en Epson Ibérica.

 

¿Cuándo entró Roland en el sector de impresión textil?


—Prácticamente desde el inicio— responde Encarna Luque—. Roland empezó con los plóters de corte, trabajando ya en el mercado textil en cuanto aparecieron los materiales de transferencia, y fue pionera en la tecnología «print and cut», impresión y corte en una misma máquina. Desde entonces, siempre hemos estado involucrados con el textil.
A finales de los 90, Roland ya tenía máquinas dedicadas exclusivamente a sublimación, con nuestras tintas. Y hace poco más de dos años hemos relanzado la familia aprovechando las últimas novedades en tecnología, entendiendo muy bien lo que los clientes estaban haciendo e intentando adaptarnos a lo que necesitan. Así nació la serie Texart.

Tecnología sólo de sublimación, ¿no es así?


—Exacto. De momento sólo trabajamos, desde Roland, con sublimación. Sí que es cierto que algunas ingenierías externas han hecho modificaciones sobre máquinas Roland para que se puedan utilizar en impresión directa sobre el tejido. Han reconocido la fiabilidad y robustez de la máquina, y han asumido el riesgo de hacer los cambios sobre una base muy estable, adaptándola a la impresión directa. Pero, como Roland, de momento sólo estamos centrados en sublimación.

¿Por qué Texart es una máquina interesante para el mercado textil?


—Ante todo porque antes de lanzarla Roland tuvo en cuenta lo que de verdad estaban haciendo los clientes y lo que querían hacer. La gama Texart no es la más productiva del mercado, precisamente porque no todos los clientes necesitan esa alta producción, ni tampoco el coste habitual de las máquinas de gran volumen.
Roland ha buscado que la máquina sea estable y fácil de usar. Trabajando con nuestras tintas el cliente sabe que podrá dejar la máquina inactiva dos semanas (por ejemplo porque se ha ido de vacaciones), y que al volver al trabajo podrá arrancarla sin ninguna preparación.
La tinta está perfectamente adaptada al cabezal, y el control del disparo de la tinta es el más adecuado para que el cliente trabaje de forma estable y tenga repetibilidad de los trabajos en el tiempo.
Esos factores son los más fuertes en la gama: fiabilidad, estabilidad y facilidad de uso.

Normalmente pensamos en máquinas para el estampador textil. Pero, ¿puede imaginarse que un tejedor termine el proceso por sí mismo?


—De hecho, estamos viendo casos en ese sentido, porque el textil está evolucionando mucho. Como sabes, la tecnología de sublimación se basa en imprimir sobre papel para luego transferir al tejido. Pues bien: puede encontrar desde empresas que sólo imprimen el papel y luego subcontratan el proceso de transferencia, hasta fabricantes de tejidos que jamás habían pensado en la estampación pero que ahora quien añadir valor y empiezan a estampar algunos productos.
En todos los casos, la tecnología de sublimación es la más sencilla, y la que ayuda a entrar en la impresión digital. Empresas de estampación tradicional que quieren ir a la digitalización, pero que no se sienten seguros con la impresión directa, pueden comenzar cómodamente con este sistema. Y pueden hacerlo para pequeñas producciones, o para proyectos de rápida expansión. Por eso vemos desde empresas con una máquina y tres operarios, hasta otras con cien trabajadores y 20 máquinas, que prefieren tener un parque de impresoras de menor producción antes que una sola super-productiva, porque así diversifican mejor su trabajo.
Nuestra tecnología se encuentra también en confección de prenda acabada. Un ejemplo interesante es el de los modelos de negocio basados en venta online a medida. El consumidor compra un traje para una fiesta especial, pide un diseño de tejido, proporciona sus medidas y espera a recibir el envío. Muchos de estos fabricantes imprimen el tejido digitalmente, por sublimación, con los diseños escogidos, y confeccionan la prenda.

¿Siempre sobre poliéster?


—Fundamentalmente poliéster y también poliamida. Son las materias sobre las que se puede sublimar. El tejido de poliéster ha evolucionado mucho, con factos sedosos, esponjosos, parecidos al algodón... Que además se vuelven únicos si la impresión digital se orienta hacia le personalización.

En impresión digital, y sobre todo en sublimación, se piensa que la tecnología es más interesante (por coste) para tiradas pequeñas, pero últimamente se habla de que las tiradas pueden aumentar sin salirse de precio.


—Está aumentando la producción de las máquinas, en total de metros, pero las tiradas de cada diseño son cada vez más cortas: sobre el mismo tejido, estampados cambiantes. Eso se nota todavía más en la prenda: mismo patrón pero con distintos diseños estampados.
Esto explica también lo que te contaba hace un momento: que muchas empresas prefieran tener varias máquinas de menor producción que una súper-productiva, porque entonces diversifican y también pueden atender urgencias: tienen unas máquinas trabajando, y si les llega un pedido de pocas piezas no pasa nada, paran una máquina, cambian el diseño y tienen la capacidad de estampar unos metros con el nuevo diseño.

El año pasado Roland estuvo entre los primeros en lanzar tintas especiales, como las fluorescentes.


—Los colores fluorescentes tienen sobre todo demanda en la ropa deportiva. Aunque evidentemente ayudan a la diferenciación en cualquier creación de moda. Un modisto de alta costura ha basado una colección en «tejidos flúor», fabricados ya así, y desde luego esas tintas proporcionan versatilidad para lograr ciertos detalles, buscando siempre la diferenciación.
Pero se está trabajando igualmente sobre tintas que aporten otros valores diferenciales, no sólo color sino efectos, o bien cambios de color dependiendo de la temperatura.

¿Cuál es la posición actual de Roland en el mercado español de impresión digital textil?


Roland es una de las empresas mejor posicionadas en impresión textil. No somos el fabricante con la gama más amplia, puesto que no tenemos máquinas de impresión directa. Pero si hay algo que nos distingue es la fiabilidad y el servicio. Por ello somos un compañero idóneo para las empresas que se inician, que valoran a un proveedor de máquinas robustas, fiables y de largo recorrido, y que les pueda acompañar con un servicio excelente.
¿Nuestra posición en España? Puedo afirmar que las principales empresas del sector, y desde luego las de ropa deportiva, trabajan con máquinas Roland.


[Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Nº 230 - ABRIL 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista