La industria de la moda en Mada y Mu: botones de muestra / Nos acercamos al mercado de sourcing en África (y II)

Segunda parte del informe sobre Madagascar y Mauricio, dos islas africanas en el Océano Índico, con capacidad de suministro al mercado mundial de la moda; esta vez con mayor énfasis en la vertiente empresarial.

Los operadores de costura de NLM dominan el proceso de trabajo más delicado mientras usan materiales altamente elaborados para las diversas marcas de lencería. Modelo Callis de la colección Aima Dora de la compañía.

Una colaboración especial de Yvonne Heinen-Foudeh


 


Bien en el camino. En las dos islas hermanas de Madagascar («Mada») y Mauricio («Mu»), está empezando a aparecer una configuración cada vez más interesante. Mauricio tiene una logística bien establecida, un alto nivel de habilidades y formación en el campo de la producción de ropa y excelentes conexiones con los clientes de EEUU y Europa. Madagascar, su hermana grande pero dependiente de ayuda económica, puede beneficiarse de estas ventajas. Las iniciativas de empresas involucradas en la región ya están en marcha en esta dirección.
Así, uno de los mayores proveedores de productos de single-jersey para mercados europeos, la mauriciana CMT (Compagnie Mauricienne de Textile), regresó a Madagascar en septiembre, tras marcharse del estado isleño en 2002 debido a su inestabilidad política. Ahora CMT opera un negocio de costura totalmente equipado en la capital, Antananarivo, que en 2017 previsiblemente contará con 2.000 empleados.
Negocios como la tejeduría Cotono (perteneciente al grupo textil y de confección Socota) en Antsirabe, entre otros, proporcionan la base de un suministro local de tejidos. Sólo Cotono ya produce unos 12 millones de metros de tejido de algodón anuales, de modo que representa el mayor proveedor local a negocios en la Zona Procesadora para Exportaciones (EZP, en su sigla inglesa). También está teniendo lugar una inversión masiva en plantas de tejeduría y acabado, expandiendo aún más su capacidad.
Otro buen ejemplo es el grupo Aquarelle. Perteneciente al fabricante mauriciano de ropa Ciel Textile, Aquarelle opera cuatro instalaciones de prendas en Madagascar que emplean a unas 17.000 personas, y estaría planeando expandir aún más su capacidad y eficiencia.
Mientras tanto, Nouvelle Lingerie (NLM), un fabricante de ropa interior de alta calidad, está aprovechando al máximo las oportunidades presentadas por la combinación de instalaciones de producción del grupo en Madagascar y Mauricio. NLM Group Ltd, especializada en el diseño y producción de lencería, corsetería, homewear y ropa de baño, decidió aprovechar pronto el potencial productivo que ofrece Madagascar, sobre todo por sus bajos costes salariales.

NLM: un ejemplo excelente. Además de suministrar alta calidad y, desde el punto de vista de la tecnología productiva, ropa interior exigente de marcas como Absolute Pomme, Princesse Tam Tam, Empreinte y Jolies Mômes, y para la británica Gilda & Pearl, la empresa NLM también produce su propia colección de éxito, Aima Dora. Obtuvo su posición en el mercado sobre todo a través de la pericia y amplia experiencia que pudo ofrecer a clientes industriales y comerciales de Europa y EEUU, ampliando desde la etapa de diseño y documentación técnica hasta el prototipaje y producción en masa, e incluso a POS. El acuerdo existente sobre el comercio libre de impuestos desde varios países africanos (ver el primer reportaje de esta serie, publicado en la revista 229 de Textil Exprés) también está beneficiando al negocio de exportación de NLM.
Socios en el mercado y (a través de Aima Dora) consumidores finales se benefician de igual modo del conocimiento especializado que ha desarrollado en la compañía desde la fundación de Nouvelle Lingerie Mauricienne Ltée en 1988. Un departamento doméstico sobre la garantía de calidad, junto con otras medidas, aseguran que el 100% de los artículos producidos son inspeccionados antes de su entrega, en conformidad con AQL 2.5/10. La capacidad de producción mensual de NLM asciende a unos 120.000 artículos, mientras que los precios de venta de los sujetadores y calzoncillos oscilan entre 25 y 40 euros. El tamaño mínimo del pedido, según la directora de márketing, Alma Statonik, es de unos 2.000 artículos. Statonik estima un plazo total de producción para los productos más exigentes de 14 semanas desde el recibo del pedido, incluyendo desarrollo y acuerdo del diseño, así como la adquisición de todos los materiales y adornos, todos disponibles en la compañía como parte del servicio completo que ofrece. Su asistencia a Première Vision, Fabric Asia e Interfilière es además un elemento obligatorio del programa de NLM.

Soluciones asistidas por ordenador: indispensable para los negocios mauricianos. En los mercados africanos emergentes, el uso de soluciones automatizadas en la producción de ropa y desarrollo de producto se encuentra aún en su infancia. Los negocios mauricianos, por otro lado, han estado invirtiendo de forma consistente en la precisión, eficiencia y calidad de sistemas asistidos por ordenador desde el inicio del siglo, si no antes. Los crecientes costes de mano de obra han proporcionado un apoyo sostenido para este desarrollo, que durante mucho tiempo ha sido esencial en Mauricio para mantener la competitividad, asistida por una fuerte presencia local del proveedor líder de tecnologías relevantes, que también es una fuente valiosa de servicio y formación.
Para asegurar que su desarrollo de producto y patronaje se ajuste a la perfección, el grupo NLM confía en el software AccuMark de Gerber Technology; sus paramétricos son generados enteramente «usando esta excelente herramienta de CAD», señala la compañía. Para un alineamiento esencial libre de tensión, la compañía también depende totalmente de Gerber Technology, mediante el uso del extendedor de tejido automatizado XLs50. «Con la cortadora Z7 Gerber y el software preinstalado Accu-Nest para la optimización de la disposición del extendido podemos alcanzar el grado de utilización de material, sin mencionar la precisión que esperamos de la sastrería automatizada», añade Joël Desnoix, que se trasladó de DIM al equipo de NLM en enero de 2016, trayendo con él 30 años de experiencia con Gerber y otros sistemas.
En respuesta a altos niveles de demanda en el mercado, Nouvelle Lingerie se sometió a una reorganización en 1999 diseñada para duplicar su capacidad de producción. Como resultado de la investigación, se decidió separar la producción en dos instalaciones, resultando en la fundación de L’Avenir S.A.R.L. y de una filial en la isla vecina, Oldac S.A.R.L. «Madagascar posee una fuerza laboral con mucho talento que recibe formación con entusiasmo y está preparada para la acción», señala la australiana Alma Statonik. «Seguro que hay algunos imponderables», destaca, «pero en conjunto son gestionables y, en el peor de los casos, tienen sus compensaciones en comparación con cualquier otra alternativa». Además, reconoce, el reclutamiento de trabajadores cualificados se está convirtiendo en una tarea cada vez más difícil. El grupo NLM actualmente emplea a 700 personas en las dos islas.

«Mi corazón late por Madagascar», confesó la directora de márketing, Alma Statonik.

Desarrolló una solución inteligente para manejar el corte optimizado de encaje: Joël Desnoix.

Parte integral de la garantía de calidad de NLM: 100 análisis de todos los tejidos.

Adoptar soluciones de automatización, un «must», teniendo en cuenta los crecientes costes laborales en Madagascar. La imagen muestra el sistema extendedor de material XLs 50 de Gerber.

Relación de confianza: en NLM en Mauricio también conocimos a Clet Baba representando a Gerber en la isla, socio tecnológico por excelencia.

El grupo NLM confía en el software AccuMark de Gerber Technology: «Nuestros paramétricos son generados enteramente usando esta excelente herramienta de CAD».

USP de NLM: servicio completo desde el diseño hasta P.O.S., incluyendo también suministro de material y mucho más.


[Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Nº 230 - ABRIL 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista