Techtextil llenó Fráncfort de innovaciones textiles

Este año, «vivir en el espacio» fue mucho más que un lema, pasando a ser toda una exhibición de posibilidades.

El Salón bienal Techtextil de Fráncfort, dedicado a los tejidos técnicos y a los textiles no tejidos, atrajo, en la edición celebrada del 9 al 12 de mayo en el recinto ferial de Fráncfort, este año bajo el lema «Living in the Space» (vivir en el espacio), a 47.500 visitantes, audiencia común con la del salón gemelo Texprocess, del que también se informa en este número. Evidentemente Techtextil cubría el campo de interés del sector textil en su conjunto, en el que se incluían nuestros lectores específicos, y los de sectores de aplicación como la aeronáutica, el automóvil, el deporte, la medicina, la arquitectura, la construcción, los equipos de protección y otras diversas especialidades. Así como la de bienes de equipo para la producción de textiles de aplicación técnica.
Lo de «vivir en el espacio» no era un lema metafórico. No en vano la Agencia Espacial Europea y el Centro Europeo de Aeronáutica y Astronáutica fueron organizadores asociados. El astronauta Rolf-Dieter Fischer, responsable del gabinete de transferencia tecnológica de la citada Agencia, que era invitado de honor, comentó que numerosos soportes desarrollados para la aeronáutica han encontrado su lugar entre los productos cotidianos en virtud de sus cualidades idóneas para el calzado de deporte, las prendas de protección o los textiles de hogar. Inversamente, se han podido ver las aplicaciones de los textiles técnicos en el sector aeronáutico.
La audiencia de los dos salones combinados de Fráncfort creció este año un 14% en relación con la de 2015. Según Euratex, el textil técnico pesa actualmente un 15% en la producción total del textil europeo, y un 27% de la producción mundial. Desde 2010 está teniendo un crecimiento anual medio del 6%, lo que hará, según Commerzbank, que en 2018 alcance un valor de 145.000 millones de euros.
De los 114 países visitantes, el trío de cabeza estuvo formado por Italia, Francia y Turquía. La mayoría de ellos acudía en busca de novedades tecnológicas. Las hubo muy importantes, por lo que el clima general al respecto era realmente satisfactorio.
Novedad absoluta ha sido la aparición, en el ámbito de la confección (es decir, del vestir), del textil conectado. Es el leit-motiv del momento, con una gran diversidad de aplicaciones posibles, y teniendo como soportes de la carga eléctrica todo tipo de materias, en fibras o tejidos.


[Publicado en TEXTIL EXPRES - REVISTA 231 - Junio-Julio 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista