La personalización en la era de las experiencias

Personalizar las experiencias de los usuarios es cada vez más viable gracias a la amplia captación de datos en contacto con el consumidor. Pero la gestión de estos datos, y su traducción en productos de éxito, requiere aplicar la tecnología adecuada.


Por Nicolas Loupy, director general de Dassault Systèmes para España y Portugal.


© Dassault Systèmes.

El consumidor de hoy está muy lejos del comprador pasivo y complaciente de hace unos años. Ahora es prosumer, un anglicismo que integra dos facetas clave de este nuevo perfil de usuario. Es consumidor, sí, pero también es productor. Productor de información, de opiniones, de nuevos diseños, etc. A través de sus interacciones con las marcas hacen notar sus preferencias y con ello pueden ir moldeando las colecciones ya que si algo le caracteriza es que espera encontrar productos personalizados que reflejen su identidad.
Además está conectado tanto con otros usuarios como con las propias marcas a través de múltiples dispositivos y canales. En cada uno de estos puntos de contacto la marca va recibiendo pistas que le guían hacia la personalización de las experiencias. Esa personalización que ya no es algo opcional, ni para el fabricante ni para el usuario, sino esencial en la relación que se establece entre ellos.
Sin embargo, estos contactos con el consumidor generan ingentes cantidades de datos, información en bruto que las marcas deben ordenar y analizar para poder dar respuesta en forma de productos o servicios que conecten con el consumidor y logren fidelizarlo.
Esta experiencia personalizada es algo que hace que el consumidor se sienta especial y único, tanto si compra online como en la tienda física. Cada canal debe sacar ventaja de sus capacidades; las tiendas ofrecen el plus de la prueba física, de la experiencia sensitiva; las páginas webs o las apps aprovechan la inmediatez. No en vano fueron los precursores de la personalización de los productos que ahora se ha vuelto transversal.
Para llegar a esta personalización, las marcas de moda deben contar con la tecnología adecuada que les permita recopilar los datos, analizarlos y transformarlos en productos de éxito. También en las fábricas se debe contar con la tecnología que permita personalizar los productos en un tiempo record. En este sentido, la impresión 3D está irrumpiendo con fuerza en el sector acortando plazos de producción, ampliando los límites de la creatividad y reduciendo costes. Estas herramientas de fabricación digital además impulsan la colaboración de equipos de distintas partes del mundo.
Ya numerosas empresas utilizan estas tecnologías para mejorar el desarrollo de sus colecciones. Un ejemplo de ello es Mammut Sports Group, una empresa con 150 años de historia que ahora cuenta con 7 filiales en todo el mundo y que está especializada en ropa, calzado y accesorios de montaña. Sus variadas colecciones se diseñan en Suiza y se fabrican por terceros en Europa y Asia. Es fundamental para ellos tener un entorno digital unificado que conecte a todos los usuarios que intervienen el proceso. Así se mejora la visibilidad de la información y se optimiza la toma de decisiones. La información fluye antes del proceso de diseño para planificar y gestionar eficazmente los costes y tiempos de producción. La configuración de los colores y las telas para cada temporada reduce la complejidad de la colección a medida que se desarrolla, para una mejor gestión de la línea, estilos, colores y la identidad corporativa.
Todas estas tendencias son parte de la era de las experiencias en la que estamos inmersos. El cliente es el centro de cualquier proceso dentro de la empresa, desde el diseño del producto hasta la logística, y es vital ofrecer una experiencia coherente con la marca y atractiva a ojos del usuario. Los nuevos enfoques y tecnologías vayan en esta línea serán los que aportarán más valor al cliente y conseguirán el éxito de sus colecciones.

Cortesía Mammut Sports Group.

© Dassault Systèmes.

Nicolas Loupy es director general de Dassault Systèmes para España y Portugal, empresa cuyo lema es «The 3DEXPERIENCE Company». La firma proporciona a empresas y usuarios universos virtuales para imaginar innovaciones sostenibles, transformando la manera en que se diseñan, fabrican y soportan los productos. Sus soluciones colaborativas favorecen la innovación social, ampliando las posibilidades del mundo virtual para mejorar el mundo real. El grupo trabaja con más de 220.000 clientes de todos los tamaños e industrias, entre ellos el textil y la moda, en más de 140 países.

 


[Publicado en TEXTIL EXPRES - REVISTA 231 - Junio-Julio 2017 ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista