Ojeada al panorama ferial del otoño: realidades y esperanzas en el mundo del denim.

Un denim con tecnología de alto rendimiento Cordura, y un desarrollo propio marroquí, entre otras innovaciones.

El contenido de este número está previsto, por lo que se refiere a la información ferial, en función de dos citas temporales distintas: una, inmediata: la de los salones de septiembre, con especial encuentro en París, de larga tradición histórica (a los que se dedican otros espacios informativos); y otra, un poco más distendida, aunque no demasiado: la de los diversos salones del otoño, con diferentes escenarios y temas, más allá de septiembre, entre ellos los consagrados al denim. A estos últimos nos referiremos en este artículo.
Uno de ellos será el Denim Première Vision de París, recuperado por la capital francesa después de su exilio barcelonés, con un éxito (en la operación de retorno) no del todo consolidado, ya que en la edición de abril (segunda desde la repatriación) siguió teniendo una audiencia decreciente, rebasando apenas los 2.000 visitantes. Se ha culpado, en esta ocasión, a la desafortunada cuasi-colisión de fechas con la triunfante Kingpins de Amsterdam, problema que no se repetirá en el otoño, ya que las dos organizaciones han encontrado la forma de distanciarse quince días.
Pero hay expositores potenciales de París que mantienen algún escepticismo de otro tipo: el emplazamiento del Paris Event Center «ne fait pas rêver» (no hace soñar) a los expositores, según el director de Velcorex; está demasiado excéntrico respecto a la zona parisina de las boutiques de shopping. Por otra parte, algunos directivos del sector creen que París no se identifica (en términos de moda) con el denim en la forma en que lo hacen ciudades como Amsterdam o Londres. La imagen de París, demasiado vinculada a la moda como lujo, no se asocia (para los seguidores de este criterio) como la de una posible capital internacional de la «toile indigo», esencialmente utilitaria.
París espera poder reaccionar con ayuda de las iniciativas de algunos actores del sector. Ya lo ha intentado en abril último, con las colecciones presentadas para otoño-invierno de 2018 (como se sabe, estas ferias trabajan con un criterio de anticipación muy marcado). Así ocurrió con la competición Hackathon, que convocaba a escuelas de moda y de informática, y de la que salió promovida la propuesta de la Chimera Team, que deberá dar lugar a una tela capaz de adaptarse a las aspiraciones de confort de cada usuario, como una segunda piel, y cuyas posibilidades reales de materializarse se podrán comprobar en noviembre próximo. Otras propuestas muy interesantes fueron las de la línea Vintouch de Tavex, el denim del turco Dynamo combinando la calidad del algodón y el tacto de la lana, o la propuesta de «Levi’s auténticos» coordinando los años 70 con los años 90.
Para las próximas convocatorias feriales, París espera otras importantes aportaciones de los actores del sector. En primer lugar Cordura, la fibra ultrarresistente de Invista, que celebra este otoño sus 50 años. Con este motivo, Tilman Wröbel, fundador del estudio Monsieur T, ha sido encargado de realizar una colección cápsula en Cordura Denim para la cual ha imaginado una serie de prendas desarrollada en dos tiempos, comprendiendo piezas realizadas en colaboración con diferentes tejedores internacionales (Artistic Milliners, Arvind, Kipas Textiles, Cone Denim), de estilo «vintage» en su corte pero muy modernas en cuanto a materia… en parte inspirándose en prendas militares. La serie final de la colección, que será presentada a final de año (por tanto, desconectada del evento ferial), tendrá una orientación muy futurista.
Otra aportación esencial al Denim Première Vision Paris de noviembre será la que ya ha anunciado la industria marroquí de este sector, la cual se ha comprometido a presentar un denim propio en línea con las exigencias de un desarrollo duradero, y que por tanto supere con éxito el desafío de acabar con la polución inherente a este sector (con el lema «cleaning the planet»), operación que se espera desarrollar bajo el control del estilista francés François Girbaud y con la participación de un grupo de tejedores y confeccionistas marroquíes comprometidos en la operación, coordinados todos por la Agencia Marroquí de Desarrollo de las Inversiones, algo que nadie hubiera osado imaginar hace muy poco tiempo.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 232
© 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista