Un año más, Marruecos celebró su otoño ferial de la moda

Ascenso en calidad de oferta, mayor presencia de cabecera, y firma de acuerdos estratégicos.

De nuevo en 2017, Marruecos ha cumplido el ritual que se ha impuesto estos últimos años para celebrar su fiesta otoñal de la moda, eligiendo esta vez los días 26 y 27 de octubre, y tomando como escenario una vez más la explanada del circuito de carreras automovilísticas, Circuit My Hassan, en el Parque de Exposiciones de Marrakech.
Digamos en primer término que esta ciudad recibe ahora al visitante con un nuevo aeropuerto que supone en sí mismo un saludo de bienvenida, con una arquitectura amable, mucha luz en grandes vidrieras, y una gran agilidad de los controles policiales, tanto de entrada como de salida, habiendo desaparecido las aglomeraciones y demoras que eran tradicionales.
En cuanto al salón, siguiendo la pauta de las convocatorias precedentes, la manifestación comprendía dos eventos feriales paralelos: Maroc in Mode, Salón de la Actualización de la Moda y del Corto Plazo, en su edición número 15, con oferta en teoría exclusivamente marroquí, de un centenar de expositores; y Maroc Sourcing, Salón Euromed de Tejidos, Complementos, Accesorios y Servicios, en su edición número 14, con firmas portuguesas (18 agrupadas en un stand conjunto), turcas, egipcias y belgas; cuyo recinto de exposición total ocupaba 5.000 m2, con una carpa dando cobijo a todos los stands (que otras veces habían estado dispuestos en diferentes alturas) a un mismo nivel.
En general podía apreciarse una subida de calidad del contenido ferial, lo que los franceses definirían como «montée en gamme», y una mayor presencia de industrias de cabecera, que aportan equipamiento y tecnología.
La oferta nacional (pero lo de la nacionalidad era un decir, puesto que había muchas interferencias geográficas) de Maroc in Mode se dividía en seis sectores de producto definidos como eco-sistemas: 61 firmas de Fast Fashion (entre las cuales se alineaban las filiales locales de los proveedores internacionales de fornituras YKK y Swarovski), 29 de Denim (destacando la firma hispano-marroquí Settavex, pero también empresas turcas y egipcias), 14 de Género de Punto, 7 de Sastrería y 14 de servicios, además de una novedad de este año aportada por el sexto sector, el del cuero y piel (3 expositores), que puede dar mucho futuro. El desarrollo más brillante a corto plazo será, con todo, el del denim, que espera crear más de 15.000 nuevos empleos de aquí a 2020 y aumentar su cifra de negocios hasta 250 millones de euros.
En los diversos ecosistemas que han sido definidos van a ser designadas empresas líderes, que serán las encargadas de dinamizar el grupo correspondiente. De momento, Med Sourcing será la locomotora del ecosistema Denim, y FillMod (1.000 empleados en Casablanca) tirará del ecosistema Fast Fashion; se piensa designar hasta 70 firmas tractoras para el conjunto del país.
Como siempre, desde su iniciación en 2011, la organizadora del doble evento era la Asociación Marroquí del Textil y la Confección, Amith, con sede en Casablanca, con la colaboración de entidades públicas como Maroc Export y la Agencia Marroquí de Desarrollo de Inversiones (Amdi).
Hubo, como cada año, conferencias y debates sobre la actualidad local e internacional del sector, destacando la consagrada a examinar el impacto de la tecnología 4.0 sobre la competitividad de las diversas industrias nacionales (la marroquí en particular) y una muy interesante sobre las normas y exigencias que condicionan la evolución actual del sourcing de vestir en el mundo, exposición de la que se encargó un experto español de excelente nivel, Germán García Ibáñez, del grupo Inditex, secundado por otros técnicos.
La disertación de este grupo (que se extendió sobre la necesaria transparencia en el trato con el consumidor, y sobre la adecuada gestión de las técnicas, las materias, el agua y los residuos, y todos los factores de la producción) en un escenario de debate marroquí puede ser de gran relevancia, porque desde hace poco tiempo Inditex se ha convertido en uno de los primeros clientes mundiales para el textil de Marruecos, con un protagonismo próximo al liderazgo que ya ejerce como comprador en Portugal, extendiendo por tanto su área de hegemonía en esta zona geográfica. Esta situación implica sus riesgos para la industria local; alguien recordó que un fabricante marroquí que había llegado a la situación de tener un cliente único (Inditex, naturalmente), cuando éste dejó de comprarle por insatisfacción con el servicio, tuvo que cerrar.
Por extensión, España misma es hoy día, en su conjunto, para los marroquíes, el primer país comprador, obviamente en parte por el negocio que canaliza Inditex, habiendo superado a Francia, que era el líder histórico.
En el panorama de conjunto, y contemplando las relaciones inversas, Marruecos es ahora el séptimo proveedor de confección a Europa, detrás del paquete asiático formado por China, Bangladesh, Vietnam, Camboya, India y Turquía. En el seno de los países del área Euromed proveedores del mercado europeo, Marruecos ocupa un primer lugar justificado por su estabilidad política, habiendo superado en este sentido el papel de Túnez.
Las ventajas que exhibe Marruecos en relación con la Unión Europea son la proximidad geográfica, el acceso libre de aduanas, y la facilidad para la entrega rápida en camión a cualquier parte, con un buen resultado del ratio precio/rendimiento. Tiempo estándar para el servicio de un pedido a Alemania: seis semanas desde la recepción del mismo en fábrica hasta la entrega en destino.
En el transcurso de este certamen se formalizaron acuerdos de colaboración de Amith con entidades gemelas de Portugal y de Alemania. Sobre ambos pactos se verán informaciones separadas en este número.
Los visitantes registrados fueron 1.779, con aumento del 19% sobre el año anterior; de ese total, 759 procedían del extranjero, de 21 países, predominando, por este orden, Francia, España y Alemania (23, 17 y 13 por ciento, respectivamente).
Durante el desarrollo de este certamen, la organización anunció que proyectaba ya hacerlo bianual (primavera y otoño) para adecuarse con las temporadas tradicionales de la presentación de moda. Pero eso no ocurrirá antes de 2019.
La dimensión actual del sector industrial marroquí de la moda es de 1.600 empresas, 183.000 puestos de trabajo estables (26% del empleo industrial, primer sector empleador del país), aunque están bajando a razón de 20.000 empleos anuales desde 2010; 1.100 millones de prendas producidas al año (600 millones en «sous-traitance», 400 millones en «co-traitance», 100 millones en colecciones propias), y 34.400 millones de dirhams de exportaciones (1/4 de la exportación marroquí de bienes), que están creciendo con regularidad desde hace cinco años y se prevé alcancen los 36.000 millones al cierre de 2017.
El mercado interior está en expansión, pero en el seno del mismo la industria nacional tiene que hacer frente, dice, a la competencia desleal (expresión que se refiere tanto al contrabando como al «programa expansionista de las marcas low-cost» en el interior).

Modaland.

Bluebird.


[Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 234 - Diciembre 2017 - ].

© TEXTIL EXPRES - Revista - 2017

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista