El calzado tuvo su feria en Ifema, de transición hacia un nuevo estilo

Ha habido un cambio de dimensión perceptible aunque indeterminado, que merece algunas consideraciones.

Hace pocos años, en una de sus reorganizaciones, la entidad ferial madrileña Feria de Madrid, Ifema, rebautizó a sus certámenes de moda como Momad. Y así creó Momad Metrópolis para los salones de moda de vestir (básicamente femenina) y Momad Shoes para los de moda de calzar. Todos ellos bianuales (dos convocatorias por año).
La quinta edición de Momad Metrópolis (vestir) se celebró del 2 al 4 de febrero de 2018, y de ella informamos en el número 235 de Textil Exprés. La quinta de Momad Shoes (calzar) tuvo lugar justamente a un mes de distancia, del 2 al 4 de marzo siguiente, y de ella se trata en el número 236 de nuestra revista, que tiene en sus manos el lector en este momento. Todas ellas dirigidas por un profesional común, Jaime de la Figuera, que poco después cambiaría de responsabilidades dentro de la Institución Ferial de Madrid, como puede verse en otra información de este número. En cualquier caso, con Comités Organizadores diferentes; el del calzado (del que ahora nos ocuparemos, y que estuvo alojado en el pabellón 4 del recinto ferial de Ifema), presidido por Juan Carlos Fernández de Salort, de la firma Pons Quintana, de Menorca.
Otra personalidad muy relevante, aunque ajena a la composición del comité, era la del presidente ejecutivo de la Federación de Industrias del Calzado de España, FICE, que abarca a las más de 500 empresas del sector, el valenciano José Monzonís Salvia, de gran proyección en la órbita empresarial, y que además se reveló poseedor de una visión muy moderna del sector.
En esta edición de Momad Shoes participaron más de 200 marcas, de seis países: España, Estados Unidos, Francia, Italia, Países Bajos y Portugal, con empresas de calzado, peletería, marroquinería, complementos de moda y servicios al punto de venta (es decir, el concepto de calzado era un poco amplio). Con colecciones para otoño-invierno de 2018/19.
La dimensión de la oferta supuso una sorpresa, aunque a la baja. Un año atrás, en la primavera de 2017, tuvo 520 expositores. En septiembre de 2017, 220 expositores con 400 marcas, lo que suponía caer a la mitad. Y ahora se anunciaron (como acabamos de decir) «más de 200 marcas» sin aludir a la cantidad de firmas, pero evidentemente acentuando una trayectoria descendente indudable, aunque más o menos indeterminada. Sobre eso haremos más consideraciones en otros lugares de este conjunto de artículos que conforman la crónica del salón.
En cuanto a los visitantes previstos, eran comerciantes, almacenistas, cadenas de tiendas, grandes superficies, firmas de venta por correo y agencias de importación-exportación.
La oferta configuraba los siguientes sectores:
—Urban & Young, firmas destinadas al público más joven, calzado deportivo y actual.
—Casual, calzado informal, urbano, fisiológico y de confort.
—Contemporáneo, calzado basado en la artesanía y el cuidado de los materiales.
—Espacio Metro, destacadas marcas de calzado y bolsos.
—Ego, nuevos diseñadores y firmas de reciente creación (todos estos sectores con la oferta para hombre y mujer)
—Kids, calzado infantil.
—MomadSostenible, empresas socialmente responsables en la producción y comercialización de sus colecciones.
—Bolsos y accesorios.
—Servicios para el punto de venta.
Hubo un foro para encuentros y debates, y una pasarela (Momad Catwalk) para desfiles; al mediodía del domingo día 4 hubo un desfile especial en el que participaron los niños de la Fundación de Síndrome de Down de Madrid con calzado infantil (aparte de otros desfiles infantiles normales, y de los de adultos).
La feria se convocaba como plataforma comercial de la industria del calzado de España y Portugal, con una invocación concreta, escasamente materializada en la práctica, a la internacionalidad.
La Comunidad Valenciana fue la región española con mayor representatividad en esta quinta convocatoria de Momad Shoes, seguida por Castilla-La Mancha, La Rioja, Baleares y Cataluña.
Entre las marcas participantes destacaban Pons Quintana, Pertini, Wonders, Gioseppo, Chie Mihara, Xti, Chika 10, Hommers, Hannibal Laguna, Vidorreta, Victoria, Sexty Seven, Robert Pietri, Baltarini, Mayoral, Sendra Boots y Calmoda. Una veintena de ellas tomaron parte en los ocho desfiles colectivos celebrados.
La ceremonia inaugural estuvo a cargo del Consejero Delegado del Icex, Francisco Javier Garzón. Le acompañaban el director general de Ifema, Eduardo López Puertas, y el presidente de la patronal del calzado, José Monzonís Salvia, al que antes hicimos referencia.
Hubo durante el certamen diversas exposiciones, conferencias y concursos, y la empresa especialista Sartia informó sobre tendencias de moda (para las cuales actualmente se definen colecciones cada vez más cortas), cuyas líneas básicas son las de sensualidad, influencia deportiva y reinterpretación de modelos clásicos. Por otra parte se está desdibujando el esquema convencional de dos temporadas de moda al año, y se hacen actualizaciones constantemente. El hombre, por lo demás, tiende a una elegancia menos formal y más deportiva.
Acogidos al programa de compradores organizado por el propio salón, habían acudido 40 profesionales de diversos países, entre ellos Chile, Colombia, Méjico, Francia o Rusia. Curiosamente ocurrió que los de países más próximos, es decir, los europeos cercanos, se encontraron en parte imposibilitados para desplazarse por el clima tormentoso que hubo esos días y que perturbó las comunicaciones aéreas.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 236
© 2018

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista