Première Vision: caída asiática por el Año Nuevo, y un «marketplace» en construcción del que sabremos más en septiembre

El «marketplace» será la principal noticia de los próximos meses. En contra de eventuales escepticismos, las primeras sensaciones inspiran confianza.

Gilles Lasbordes, d.g. de Première Vision, durante su conferencia de prensa.

Hace tiempo que las ferias de materias en París (tanto Texworld como Première Vision) son, a efectos estadísticos, un pequeño «totum revolutum» o, como les gusta decir a los franceses para hablar de cosas combinadas, «todo confundido». La sectorización es correcta, pero el recuento es de sumas, sólo a veces con desgloses. Y así las comparaciones evolutivas sirven poco, pues los perímetros no son homogéneos, ni en la parte de la oferta ni mucho menos en la de la demanda, en este caso los visitantes.
Première Vision París, que se adjetiva como «cloud of fashion» (la nube, palabra de moda, es perfecta para hablar de sectores que se encabalgan en el cielo), reunió en febrero a 1.725 empresas sumándolo todo, desde fibras e hilados hasta tejidos, cuero, fornituras y diseños, lo que supuso crecer un 1,6% frente a la edición comparable, de febrero de 2017.
Ese crecimiento no fue acompañado por los visitantes, cuyo número se redujo en un 3%, bajando a la cifra de 54.500. Aunque las visitas de franceses aumentaron un 4%, disminuyó la presencia de EEUU, un 5%, y sobre todo la de asiáticos: chinos, taiwaneses y hongkoneses, nada menos que un 42%; caída asiática que pesó un 50% sobre el descenso total de visitantes. Esperable, puesto que celebraban el Año Nuevo Chino. Sin embargo, tal circunstancia no afectó por igual al encuentro paralelo en mismas fechas Texworld, del que también se informa en este número. Claro que sus circunstancias son diferentes.
«Nueva urbanización de la feria y los foros» era uno de los aspectos reseñados por los organizadores. Que podría sumarse al cambio ya producido de mobiliario, menos translúcidos, más neutros (grisáceos), y probablemente más elegante. La apertura del stand a la vista exterior la garantizan los elementos acristalados, de transparencia total, a gusto del expositor.
En la conferencia de prensa del director, Gilles Lasbordes, un lugar destacado lo ocupó el repaso a una iniciativa anticipada ya en septiembre: el «marketplace». Presentó a los medios algunas imágenes de cómo va a ser, con su mezcla de revista con artículos, vídeos ilustrativos, y lugar de transacciones: catálogo más herramientas para muestreo y pedidos. El objetivo es que a medio plazo se apunten 1.500 empresas, naturalmente entre las expositoras de PV, y sólo entre ellas. O sea, la mayoría de las 1.700 que exponen en los salones.
En julio el marketplace de PV estará en línea, en septiembre se lanzará oficialmente. Preguntado por la respuesta de los expositores, nos remitió a septiembre, que será cuando pueda manifestar cuántos se han apuntado para estar en línea, aunque anticipó que las sensaciones recibidas mueven a la confianza. Un colega holandés de la prensa dudó que alguien de primera línea quiera colgar online su muestrario más creativo. Y Textil Exprés recordó que Texworld ya tiene algo similar, aunque menos glamouroso, desde hace muchos años, con éxito en los básicos. En septiembre veremos si las grandes marcas apuestan en serie por el «marketplace» de PV, que en los próximos meses va a ser su principal noticia.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 236
© 2018

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista