Heimtextil, ocho años creciendo sin parar

Ampliación de perímetro, nuevos puntos de atracción, y una recuperación del sector tras la crisis de la burbuja inmobiliaria internacional, han ayudado. Y, por supuesto, la dirección ferial.

Mir Spain Co, mantas (foto: Jens Liebchen).

El textil tiene sus propios ciclos, y a veces parece que va bien cuando el resto del mundo va mal, y viceversa. Cosa cierta si hablamos del mercado de cada país, y más aún si lo trasladamos a sectores muy internacionalizados.
De todos modos, la gran crisis de 2008 (que muchos sectores ya vieron comenzar en 2007) sacudió a todo el mundo, y eso tuvo su particular reflejo en los acontecimientos feriales. En el caso de la ropa de casa y hogar, el pinchazo de la construcción y del mercado de la vivienda por todas partes tuvo un claro efecto depresivo. Ahora bien: de 2008 a hoy han pasado más de diez años. Es verdad que en España todavía estamos en «modo crisis», es decir, en actitud pesimista. Pero incluso en nuestro país los macroindicadores hace tiempo que apuntan a una reactivación, por más que la mayoría de la población se sienta en aprietos económicos.
¡Diez años! Te lo advierto: si todavía te acuerdas de cuando algunas ferias gigantes de referencia padecieron aquel zarandeo, es que comienzas a no ser un adolescente. Vaya, que no eres un millennial, y eso quizá comience a ponerte en la carroza del segundo público objetivo, y no en el lugar de los protagonistas más deseados por la gente de márketing. ¡Lo siento!
Viene todo esto a cuento de que uno sí que recuerda ediciones de Heimtextil en que proliferaban espacios cubiertos con unos cartones decorativos y un letrero informando que aquel stand había sido reservado, pero que su dueño no se había presentado, ya fuese porque no podía pagarlo, ya porque estimase que, dadas las expectativas comerciales, no le interesaba afrontar el gasto ferial asociado. Pero la memoria engaña, y ese recuerdo próximo es, en realidad, más lejano de lo que creíamos.
¿Cuántos expositores tuvo la feria líder en textiles para el hogar y la casa, Heimtextil de Fráncfort, Alemania, en su última edición, celebrada del 9 al 12 de enero? ¡Muy cerca de 3.000! Para ser exactos, 2.975. Y esa es una cifra superior a la del año precedente, en que fueron 2.949. Por cierto, 115 de ellos (según búsqueda directa en la base de datos de expositores), procedentes de España. Nuestro país, que fue muy importante dentro del salón, sigue siéndolo, gracias a una recuperación del esfuerzo exportador, por parte de una industria que, habiendo sobrevivido a la crisis, vuelve a mostrar empuje. Esto no significa que no haya habido graves problemas, pero los caídos por el camino ya forman parte del pasado. En 2018, con un dato de participación estable.
Hay que ser honestos y decir que el crecimiento de Heimtextil no es sólo «orgánico», tomando prestada la palabra que se aplica al crecimiento de las empresas con sus propias fuerzas (sin contar la absorción de otras que puedan adquirir, lo que modifica su perímetro). Sino que Heimtextil ha venido ampliado el número de firmas de ámbitos nuevos, que hace diez años no gozaban de presencia en el salón, o que la tenían mínima. Pero eso mismo es también la esencia de la evolución: los sectores se mueven, cambian, toman velocidad o se detienen, están más o menos en el candelero según el momento.
Ahí tienen, por ejemplo, al papel pintado. A muchos de nosotros todavía nos suena a algo vetusto... o típicamente británico, lo que en este sentido equivale a un poco rancio. Pero no, no son esos papeles pintados, sino los nuevos, a menudo minimalistas, que crean sobre la pared un diseño de vanguardia. Y esos están de moda. Y en Heimtextil crecen. Claro que, por lo que a usted le atañe, no son textiles. Así que es otra historia.
Pero, con mayor o menor amplitud de perímetro, lo indudable es que los organizadores de Heimtextil han sabido surfear en la ola de la crisis de manera admirable. Vaya, este año el número de expositores ha aumentado, en efecto, ¡pero es que es el octavo año consecutivo de crecimiento!
Messe Frankfurt ha contribuido a ello proporcionando mayor atractivo a las distintas zonas de oferta. Así ha sido posible reforzar el sector de tejidos para tapicería, que este año contaba con firmas importantes recuperadas, y también con un distinto grado de implicación de la productora de fibras Trevira, habitualmente alojada en una instalación marginal en un recodo de escalera, y esta vez, por primera vez en mucho tiempo, de nuevo con un amplio stand interior con representación de varios clientes. El sector de ropa de cama lideró de nuevo el área de textiles para el hogar, llenado el primero al completo el hall 8, y ocupando en el conjunto (los textiles de hogar) los palacios de 8 a 11, con 1.500 expositores en total.
Siguen siendo puntos de encuentro destacados la zona de diseñadores con dibujos para tejido, la de impresión digital que el año anterior logró un nuevo acomodo de pabellón y montó una minifactoría digital (factoría que se echaba de menos este año, así como la ausencia de Durst), y que este año tuvo una notable actividad de conferencias de prensa de los fabricantes.
Novedad destacada, que ya se anunció como elemento clave en los preparativos, fue el área denominada «Interior.Architecture.Hospitality», un nuevo formato de evento en el hall 4.2, donde se mostraron tejidos especialmente enfocados a arquitectos, interioristas (diseñadores y decoradores), proyectistas y hoteleros, ofrecidos por casas orientadas a ese mercado; lo que se acompañó de un programa de conferencias durante cuatro días.
Esa incorporación temática sirvió también de apoyo a la muestra de recubrimientos de suelos que se montó en la misma planta del mismo pabellón, en la zona «Carpet by Heimtex». En cierto modo puede ser el embrión de un renacimiento del sector de alfombras y moquetas que, hace muchos años, se fugó de Fráncfort para dar cuerpo a Domotex de Hannóver.
Algunas ampliaciones de oferta son un poquito más sorprendentes. Uno no se imaginaba que los textiles para mascotas formasen parte del elenco de producto de los textiles para el hogar. «All about pets», según la declaración de intenciones, no sólo se dirigía a dueños de animales de compañía sino a interioristas y tiendas de muebles. Por el momento, sólo una anécdota. Más adelante, ¡quién sabe!
Hemos dicho que Heimtextil lleva ocho años creciendo en oferta. No ha facilitado un dato comparativo en lo que se refiere a visitantes, aunque ha dicho que ha sido mayor que en la edición precedente; y la cifra absoluta es todavía un dato redondo, a la espera de una mayor precisión cuando esté auditada. De momento, valga el impresionante dato de 70.000 visitantes de 135 países. Messe Frankfurt destaca que casi tres cuartas partes de estos eran ejecutivos, y que más de siete de cada diez llegaron del extranjero. Sin duda, una internacionalidad que envidiarán muchos organizadores de salones. Heimtextil es en verdad un lugar de encuentro prácticamente planetario, para el sector de textiles de hogar y decoración, y otros que se mueven en su órbita.
La próxima convocatoria ya está fijada: del 8 al 11 de enero de 2019. Y con advertencia: habrá muchos cambios de disposición de stands. El recinto abre un pabellón nuevo y va a acometer reformas en algunos de los pabellones viejos. Lo segundo obligará a dejarlos libres para facilitar los trabajos. Y lo primero (el pabellón nuevo) permitirá realojar a los desplazados.
En enero último había mucha zozobra entre expositores: «¿me mueven?, ¿a dónde me llevan?». Los delegados de Messe Frankfurt en el extranjero se prodigaron en informar a los expositores de sus respectivos países. Todo se hará con el máximo esmero, a fin de que nadie salga perjudicado con los nuevos emplazamientos. Algunos incluso podrían mejorar su ubicación.

Atelier R.Anton-Moseler (foto: Thomas Fedra).

Castilla Textil. Foto: Thomas Fedra.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 236
© 2018

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista