El denim por todas partes, incluso coqueteando con el lujo

Un mercado muy dinámico, con múltiples desarrollos de producto para otoño 2019.

En algún momento del pasado próximo comenzamos a dedicar artículos especiales a una temática que parecía haber ido cobrando una importancia creciente dentro del abanico de materias relativas a la evolución del sector textil, y de la cual era protagonista el denim. No sólo por las fluctuaciones de su relación más o menos circunstancial con la moda, sino por la importancia que había ido adquiriendo como factor estructural de la producción.
Ha transcurrido un año más. Nos enfrentamos ahora a nuevos desarrollos de producto, que acentuarán en la campaña de otoño-invierno de 2019-20 (que es ya el horizonte con el que, en este orden de cosas, se trabaja) el particular protagonismo que el denim como materia va a asumir, oscilando (en términos de tendencias) entre el clásico y el contemporáneo, entre el básico y el chic.
Tilmann Wröbel, el fundador de la agencia Mister T, que se ha convertido en un oráculo para estas cuestiones, especializado desde el último año en el tratamiento de esta materia, ha dicho al respecto: «Nunca hubo tantas posibilidades de trabajar el denim. Actúa en todas las direcciones y en todos los universos, con tendencias streetwear, de gran difusión o de tailoring, pasando por las interpretaciones de las firmas de lujo como Dior o Vuitton, que lo incorporan a sus colecciones. Es una suerte: el mercado del denim es ultradinámico gracias a esta diversificación y debe responder desde ahora a multitud de tribus que no tienen las mismas señas de identidad. Pero esto complica también un poco las cosas, sobre todo el trabajo de posicionamiento de los tejedores y de los salones profesionales».
Las manifestaciones que tienen lugar esta temporada traducen perfectamente esta emulación entre Kingpins de Amsterdam, que continúa dirigiéndose en prioridad a especialistas puros y duros del tejido clásico para monoproducto, y Denim Première Vision en París, que ha optado por dirigirse a un público más de moda, cuyos gustos e intereses están en plena evolución con la ayuda de un denim que se diversifica.
Pascaline Wilhelm, la directora de moda de Denim Première Vision, dice: «El denim de ahora está totalmente de actualidad y se integra en las tendencias, y adopta todas las actitudes». Coexiste con la moda del día a día, incluso entre aquellos segmentos más jóvenes que se dejan seducir por la tendencia del streetwear, muy de actualidad, coqueteando con el lujo propiamente dicho.
El denim del año 90 juega con muchas construcciones del tejido, adaptándose al tailoring, al athleisure, al sport, a la feminidad o a la masculinidad, a la rigidez o al stretch; puede ser rígido o flexible, ligero o pesado, techno o «performante», inspirarse en los años 80 con efectos de nieve, o transformarse en un traje de soirée. Todo ello, sin dejar de ser denim.
El tejedor turco Isko, asociado con la marca californiana O’Neil, ha registrado la patente de «Isko Blue Skin», que cruza las fronteras entre la tierra y el mar. Es ultraligero, elástico en las cuatro direcciones, y demuestra que puede rebasar todos los límites físicos que suele presentar el denim. Es ultraligero y seca rápidamente. En este caso, según afirma… se sumerge en el baño y no pasa nada.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 237 - JUNIO-JULIO 2018
© 2018

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista