La palabra clave del momento, en la gestión de empresas, es innovar

Y la innovación también puede ser susceptible de formación y entrenamiento.

En todos los órdenes de la vida empresarial, parece que hay un mandato que se nos ha venido encima generalizadamente y con trazas de una urgencia absoluta: el de la innovación. Como si la de innovar no fuera ya, en todo tiempo y para cualquier empresa, una de las obligaciones sobreentendidas.
Lo que quizá sucede es que ahora, por una conjunción casual de circunstancias en el mundo, se nos puso de manifiesto a todos la necesidad de coincidir en la renovación de conocimientos, de técnicas, de objetivos, en lo que de pronto es necesario hacer aunque, quizá, no se nos había ocurrido. Y, además, en la forma de hacerlo bien y rápido.
Una de las evidencias de este tiempo es que no hay oficios que vayan a su solo aire. La innovación que ahora se nos impone con urgencia afecta a todas las disciplinas. En consecuencia, los centros de docencia y de investigación que han de elaborar respuestas tienen que coordinar sus métodos y conocimientos al servicio de una multidisciplina. Escuelas de comercio, de ingeniería y, por ejemplo, obviamente de moda, están ya elaborando programas diseñados en común para dar respuestas polivalentes a las necesidades de formación sobre cómo «dirigir la modernización» de varios campos de actividad… coordinados, si no a la vez.
En los últimos años han surgido muchos responsables de innovación salidos del campo del márketing o de los recursos humanos, pero que tienen que utilizar esas habilidades en campos más técnicos, o viceversa.
En un planteamiento en cierto modo opuesto, la emergencia de muchos modelos de desarrollo nuevos ligados a la transformación digital ha creado un contexto diferente para las actividades afectadas por estos cambios. La escuela francesa Esmod ha creado cursos especiales para «gestionar» la innovación (que en gran parte no es propiamente para realizarla, sino para administrar los tiempos dedicados a esa materia).
Porque un imperativo básico de modernizar es agilizar, ganar tiempo (y por tanto rendimiento), la manifestación más evidente de la eficacia.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 237 - JUNIO-JULIO 2018
© 2018

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista