Foco en Sudáfrica (y 3) – Sweet-Orr & Lybro, ropa laboral de alto rendimiento... que también cautiva al mundo de la moda

¿Inventó Sweet-Orr el jean con bolsillo remachado? En cualquier caso, hace ropa laboral exigente, que también encanta a los aficionados japoneses de la moda.

Vanessa Govender.

En números anteriores de Textil Exprés hemos dedicado un par de artículos a la situación actual de la economía de Sudáfrica en lo tocante al sector textil-confección, y al análisis de un caso (el de K-Way – Cape Union mart) al que presentábamos como «un confeccionista inteligente y sostenible». Esta es la tercera y última entrega de esa serie de artículos, que Yvonne Heinen-Foudeh, con un acreditada carrera en el periodismo textil, y desde 1997 directora de Marketing y Comunicaciones para la región Emea en Gerber Technology, ha elaborado tras sus visitas al país.

Yvonne Heinen-Foudeh, directora de Marketing y Comunicaciones de EMEA en Gerber Technology, fue amablemente invitada a reunirse con el equipo administrativo de Sweet-Orr en Ciudad del Cabo. John Jacobs, su hijo John Denver Berman-Jacob y su hija Vanessa Govender, recibieron a Yvonne Heinen-Foudeh en las instalaciones (de más de 5.000 m2) de Sweet-Orr en Ciudad del Cabo. La compañía, Sweet-Orr & Lybro, no nació en Sudáfrica, sino que fue fundada en Wappinger Falls (Nueva York, EEUU) en 1871 por el emigrante irlandés James A. Orr... coincidiendo con plena fiebre del oro. El mercado objetivo de los monos de trabajo que producía, manufacturados con telas pesadas por seis costureras en máquinas de coser Singer, fueron inicialmente los mineros estadounidenses, que hasta entonces habían encargado sus propias prendas de trabajo a sastres y costureras, individualmente. Con la ayuda de los sobrinos de James A. Orr, Clayton y Clinton, llegó nuevo capital fresco y un equipo adicional de ventas, y las cifras de producción se triplicaron con rapidez.
Esos son los orígenes de la marca. Sweet-Orr evolucionó constantemente probando nueva ropa de trabajo para satisfacer las más altas exigencias. Después de la Segunda Guerra Mundial inició una cooperación de ventas con un socio británico y así «Lybro» se convirtió en parte integral del nombre de la compañía.
En 1931 abrió su propia sucursal en Sudáfrica. Después de la agitación económica experimentada por muchas compañías globales, el propietario de la familia decidió a principios de la década de 1980 retirar su negocio mundial y desde entonces se ha centrado en las actividades de Sudáfrica, que ahora están experimentando un impulso de internacionalización.

Plena confianza en la tecnología.
Desde el principio, Sweet-Orr South Africa confió en AccuMark, el software de fabricación, clasificación y creación de patrones de Gerber Technology, en sus sistemas de desarrollo y corte de productos, ya sea para pedidos especiales individuales o para producción en masa, y que incluye escalado y marcadas.
El director general, John Jacobs, elogia la facilidad de uso del software de corte y la cooperación cercana y fiable que ha recibido del negocio asociado de Gerber en el país, Intamarket, que desde su base en la costa este no sólo asesora y guía a los clientes de CAD / CAM en Johannesburgo y Durban, sino mantiene una oficina de ventas y servicio en Western Cape.
En la sala de corte, también hay extendedores de Gerber y cortadores multi-capa. En las instalaciones de producción dos cortadoras tipo Paragon procesan piezas denim y lona de gran tamaño, preparadas con precisión en colchones altos multicapa por XLS Spreader, trabajando sin tensión para una producción diaria promedio de 3.500 prendas.
En el lugar donde, durante los años 80 y 90, estuvo el legendario cortador S-93 Gerber, ahora se usan los mejores equipos de alta tecnología: tres generaciones de cortadoras después, la gama Paragon de hoy de Gerber Technology ofrece no solo fiabilidad y precisión, sino transparencia total de los datos sobre el rendimiento del material, la eficiencia, el flujo de trabajo general y mucho más, todo calculado con la ayuda de cientos de sensores. Todo esto nos lo explican los gerentes de la compañía en nuestro recorrido.
Los tiempos de procesamiento generalmente son de 10 días, pero pueden ser de solo 5 «en caso de emergencia». Y el principio, según lo establecido por Denver Berman Jacob, de «seguir el ritmo de la tecnología o, preferiblemente, estar un paso por delante», se sigue de forma consistente, ya sea en la sala de costura, en el uso de máquinas y equipos semiautomatizados, en el entrenamiento del operador o en la producción de las costuras de triple solapamiento.

«Nunca te decepcionamos».
Miles de trabajadores usan ropa de trabajo y prendas de protección de Sweet-Orr todos los días en compañías locales de minería y procesamiento, en la industria petroquímica, ingeniería, producción aeronáutica, automotriz, en diferentes servicios de emergencia y en medicina: en la actualidad principalmente en Sudáfrica, pero también en Namibia y, en menor medida, en los Estados del Golfo del Medio Oriente. En términos de ventas, Sweet-Orr & Lybro (Pty) Ltd representa la marca más fuerte del país en su sector de mercado.
«Nunca te defraudaremos» es toda una promesa de márketing. «En este campo, hay cero tolerancia al error, simple y llanamente», dice el director gerente John Jacobs. Se aplica tanto a la ropa para el personal de salud, que debe ser a prueba contra la contaminación con patógenos, incluso después de lavados frecuentes a altas temperaturas, como a la ropa de protección para los trabajadores que operan un horno. Por esta razón, una amplia gama de pruebas de materiales y procesamiento en los propios laboratorios de la empresa constituye un elemento crítico de cada proceso de desarrollo y fabricación, tanto en la creación de prototipos como en la producción en masa.
Tales medidas son indudablemente esenciales, pero representan costos elevados y con frecuencia recurrentes frente a la competencia masiva con las importaciones asiáticas. El director ejecutivo Denver Berman-Jacob, responsable de las estrategias futuras en la empresa, responde sobre cómo afrontar las crecientes presiones de costos: «A través de nuestra actitud cuidadosa y exigente hacia la tecnología, y utilizando software de corte de alto rendimiento del producto etapa de diseño hasta la producción; tenemos máxima eficiencia y precisión en el corte».

Los fanáticos japoneses de la moda descubrieron la ropa laboral sudafricana.
De acuerdo con un informe publicado en el New York Times sobre la ropa de denim en 2014, habría indicios de que fue Sweet-Orr el primer fabricante comercial de prendas de denim en fabricar pantalones con bolsillos reforzados con remaches [mérito que tradicionalmente reclama para sí Levi Strauss]. Independientemente de ese hecho, aquí y ahora se está desarrollando un verdadero auge en torno a la auténtica ropa de trabajo sudafricana. Al principio, fueron los amantes de la moda en Japón, los que buscaban piezas originales de colecciones anteriores de la casa. Luego, los bloggers de moda descubrieron que la ropa de trabajo explicaba la autenticidad y la longevidad duradera, con las prendas de Sweet Orr en planea sintonía con la moda non-plus ultra.
Entusiasmo, sí, un poco de la atmósfera de fiebre del oro de antaño, viene a la mente cuando Vanessa Govender, responsable de Desarrollo de Producto dentro de la administración, nos presenta la incubadora de la nueva línea concentrada de «Heritance»: el producto de la nueva marca Sweet Orr Casual sigue el clásico programa «Ace of Spades» de la década de 1930, y se dirige a la creciente audiencia de un nuevo tipo de consumidor que valora la autenticidad y la sostenibilidad por encima de la moda desechable.
La compañía desarrolla, fabrica y distribuye, a través de mayoristas o directamente a los empleadores, ropa de trabajo de dos piezas, abrigos de trabajo, pantalones, blusas y sobretodos en algodón muy resistente, 13 oz superiores en telas de denim de Lesotho, y materiales con tratamientos resistentes al fuego y al ácido. También se usan telas elásticas, especialmente en ropa de mujer. Además, el especialista en ropa de trabajo y protección ofrece servicios de consultoría y cumple con los pedidos de los gobiernos para cumplir con los requisitos específicos de las especificaciones y cantidades prescritas. También se han ganado un nombre por su atención al cliente en el campo de la certificación y la regulación.
La integración de tecnología y herramientas actualizadas es una tradición de la empresa. Cuenta con 300 empleados, 150 de ellos en sala de costura Sweet-Orr. La reputación de la marca de ropa de trabajo es alta y el negocio es bueno. Su presencia en A + A en Düsseldorf, en octubre de 2017, puede considerarse como un retorno al mercado internacional y, dentro de dos años, cuando se cumpla el 150 aniversario de la compañía, el objetivo es haber conquistado un segmento de mercado nuevo y adicional: en África y más allá.

John Jacobs, el hijo John Denver Berman-Jacob.

Paragon.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 237 - JUNIO-JULIO 2018
© 2018

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista