Comparando Première Vision con Fráncfort: una cosa es el catálogo, y otra el marketplace

Messe Frankfurt da visibilidad al cargo por catálogo, cosa que Première Vision incluye en el metro cuadrado de stand. Pero el marketplace es otra cosa, y PV lo hace obligatorio y lo cobra. Messe Frankfurt tiene algo parecido, aunque sin transacciones; y no obliga a nadie a estar ahí.

Marketplace de Première Vision.

Una oficina de comercio exterior nos dijo, cuando supo del cobro forzoso de 500 euros por Première Vision para su «marketplace», que la Feria de Fráncfort también impone una cantidad similar, o incluso superior, a sus expositores. Sin embargo, esto no es exacto. El importe que nos mencionan de Messe Frankfurt es la visualización del coste de catálogo, que Première Vision diluye en el precio del stand. Frankfurt también tiene algo parecido al «marketplace» de PV, aunque menos completo; y no obliga a nadie a inscribirse.
En estas cosas feriales, los que de verdad saben lo que les cuestan las cosas son los expositores, y nuestra información se nutre de ello. Según tenemos entendido, y parece que así es, Première Vision no incluye un cargo especial por referenciar a las empresas en su catálogo, ya sea impreso u online. En cambio, Messe Frankfurt sí que lo hace.
En el recinto ferial francfortés no queda una feria de tejidos para moda, pero allí siguen celebrándose la feria líder de textiles para el hogar Heimtextil, y la de textiles técnicos Techtextil.
En Heimtextil, por ejemplo, el precio básico de un stand oscila entre 219 y 236 euros por metro cuadrado. Pero a ello hay que añadir unas cantidades inapreciables por tasa medioambiental y contribución a la Asociación de Ferias de Alemania (Auma), y un «media package» obligatorio de 585 euros, que incluye la presencia en el catálogo impreso y en el catálogo online, así como en el listado para búsqueda informatizada durante la feria por el sistema Compass, y la inclusión en la app de navegación (lista de expositores, búsqueda de producto, y ubicación en el plano del hall).
Es decir que Fráncfort también cobra 580 euros sí o sí, pero por esos servicios de catálogo. Mientras que PV no cobra nada por ello, seguramente porque el coste ya va prorrateado en el metro cuadrado estándar, puesto que Première Vision edita igualmente un catálogo impreso y mantiene un catálogo online. La diferencia, pues, estriba en que Heimtextil lo cobra de forma unitaria, una cantidad por stand, igual para grandes que para pequeños (en el fondo, el tamaño de la ficha de empresa en las páginas impresas del catálogo es el mismo para todos, a menos que se pague un anuncio especial); mientras que Première Vision, como hemos dicho, debe de prorratearlo en el metro, de tal forma que los stands más grandes pagan más por idéntica presencia en catálogo.
Hemos dicho que PV podría haberlo argumentado en su proyecto de «marketplace», aunque los hechos habrían sido los mismos. Alguien podría pensar, en efecto, que los 500 euros del marketplace de PV son menos que los 585 de Heimtextil. Pero no son propuestas comparables. Como acabamos de decir, ambas ferias ya tenían sus catálogos, impresos y online. Aunque su coste se financiase y visualizara de modo distinto. En el caso de PV, a modo de «peaje oculto», parecido al que se aplica en esas autopistas de pago en las que no hay barreras. En el de Heimtextil, como cuota visible.
Por lo que respecta al «marketplace» de Première Vision, su equivalente (o parecido, aunque más limitado) en Messe Frankfurt es productpilot.com, que viene funcionando desde hace años, y en el que actualmente hay listadas más de 21.000 empresas de distintos sectores (textil y vestir, hábitat y «living», automoción e infraestructuras, electrónica e ingeniería eléctrica, entretenimiento y tecnologías de la información, y equipos industriales).
Product Pilot viene a ser un catálogo o un buscador permanente, todo el año, con más información y posibilidades de búsqueda que el catálogo online básico de feria. Reservado a expositores de Messe Frankfurt que quieran estar presentes, permite crear perfiles de usuario, presentaciones de empresa y de producto, añadir módulos de pago que amplían las capacidades de presentación, y utilizar prestaciones de «business matching» o búsqueda automática de partners, capacidades de contacto con clientes, mensajería interna, y otras funciones. Product Pilot, que no constituye un auténtico «marketplace» porque no contempla transacciones desde el portal, es de presencia voluntaria: ningún expositor se ve obligado a participar ahí.
En Product Pilot, por cierto, pueden estar (y muchos de ellos están) los expositores del conjunto ferial The FairyLand for Fashion, nucleado en torno a Texworld y Apparel Sourcing en París; que es plenamente homologable (y competidor) de Première Vision, por cuanto también trata en tejidos para vestir, así como en subcontratación de indumentaria. Pueden estar... si quieren.

Product Pilot de Messe Frankfurt.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 239 - Octubre-Noviembre 2018
© 2018 - TEXTIL EXPRES.

 

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista