España ya es el segundo país visitante de The Fairyland for Fashion (liderada por Texworld)

El conjunto de salones de materias y subcontratación de Le Bourget recibió a más profesionales... a pesar del Brexit.

Desde hace más de veinte años, cuando un organizador privado montó la primera feria Texworld en la ciudad de París para acoger la oferta internacional de tejidos a la que no se daba entrada en Première Vision, lo normal en la mente de los profesionales del sector es hacer sus comparaciones entre ambos núcleos de convocatoria ferial. Cada vez son menos pertinentes, puesto que los perfiles son distintos y complementarios, y ya pasó la época en la que PV, cuando decidió abrirse a la oferta extra-europea, hizo sus razzias sobre los expositores de Texworld de mayor prestigio con el fin de atraerlos a su plataforma. Hubo una época en que Première Vision se habría avergonzado de tener entre sus filas a tejedores turcos, y no digamos chinos; hoy se enorgullece, y al mismo tiempo se felicita de haberse abierto, ya que le ha sido imperiosamente necesario para no perder envergadura tras el encogimiento padecido por la industria europea. Pero también, finalizado ese período de rapiña de PV sobre la oferta de Texworld, ahora todo el mundo tiene más claro cuál es el interés real de cada escenario, mucho más allá de cuestiones de prurito e imagen.
Sin embargo, esta última vez sí que era pertinente y llamativo un pequeño ejercicio de comparación. Como puede verse en la crónica correspondiente de PV, en febrero su número de visitantes descendió un 2,3%. En el conjunto de salones del recinto ferial de Le Bourget (inmediaciones de París), que lleva el nombre de The Fairyland for Fashion, y cuyo eje sigue siendo Texworld, las visitas aumentaron por el contrario de forma simétrica al retroceso de Première Vision, en términos porcentuales: se anotó un crecimiento del 2,35%. Es decir que hubo un aumento bruto del orden de trescientos y pico firmas.
Hubo incrementos sustanciales de algunos países, que lograron compensar el descenso en el número de compradores británicos, también padecido (pero no compensado) por Première Vision.
En lo que nos atañe, cabe destacar que la significativa asistencia de compradores españoles, combinada con los descensos británico y turco, encaramó a nuestro país a la primera posición de los visitantes extranjeros (sólo por detrás de los domésticos, es decir los de Francia), mientras que en PV España aporta el tercer grupo de compradores extranjeros (o el cuarto en total, incluyendo a Francia).
Dejemos ahí las comparaciones entre ambos conjuntos feriales, ya que, como hemos dicho, se trata de eventos con distinto perfil y tamaño.
Centrándonos en The Fairyland for Fashion (Texworld y otros), celebrado del 11 al 14 de febrero en Le Bourget, la estadística de visitas arroja datos interesantes en esta edición: aumento de europeos (casi +2%), y dentro de ello de franceses (+7%), italianos (+12%), holandeses (+11%), polacos, bielorrusos, búlgaros, irlandeses, griegos… y un muy destacable avance de portugueses, nada menos que +44%, «lo que atestigua —en palabras de los organizadores— el crecimiento en la capacidad de producción de vestir de este país».
Llamativo desde un punto de vista comercial es el hecho de que la mayor actividad de negocios se ha experimentado a primera hora de la mañana de cada día, y más en las primeras jornadas que en las últimas, aunque probablemente en estas se han cerrado también operaciones importantes.
Volviendo a la estadística, otros hallazgos interesantes del repaso al informe de visitas son los siguientes:
—Aumentó el número de compradores de los cinco principales países americanos: Brasil (+22%), EEUU (+20%), Colombia y Méjico.
—Muy llamativo el retorno de visitantes japoneses (que en Première Vision fueron noticia por lo contrario), con un aumento del 30%. Las visitas de ese país a The Fairyland for Fashion habían sufrido un bache desde 2016, año trágico que se recordará por la devastación de un poderoso tsunami consecutivo a un maremoto.
—En general Asia ha apuntado un considerable aumento de visitas, del 14%, liderado por India. También se ha recuperado el nivel de chinos, gracias a unas fechas más favorables para ellos en el calendario.
Por lo que respecta a la escena expositiva, el panorama fue el siguiente:
Texworld. 696 expositores de tejidos, de 20 países.
Texworld Denim: Unos treinta expositores de ropa y tejidos, de cinco países destacados en la especialidad (Bangladesh, China, India, Paquistán y Turquía).
Leatherworld París. 300 expositores de materiales para manufacturas de cuero, de 6 países.
Avantex París. El salón de la innovación textil
Apparel Sourcing. 366 expositores con oferta de capacidad de manufactura, para subcontratación.
Shawls & Scarves. 26 expositores de chales y foulards.
Cosas a destacar:
—Un interés creciente de los visitantes por la sostenibilidad y la producción responsable. Como ya expusimos en algunos artículos precedentes en Textil Exprés, no parece que los mercados estén dispuestos a pagar más por los productos acordes con esa filosofía de sostenibilidad, pero sí que es fuerte la tendencia a exigir la acreditación de sostenibilidad. Es decir que el producto no sostenible o no conforme con criterios de responsabilidad social puede quedar, sencillamente, excluido de la negociación en los aprovisionamientos de los principales clientes confeccionistas y/o del retail. En ese sentido, la implementación de un circuito de Desarrollo Sostenible en Texworld fue bien recibida por los compradores.
—También tuvo buena acogida un circuito más de nicho, el recorrido Artesano, de naturaleza transversal, pues pasaba por Texworld, Apparel Sourcing y Leatherworld, destacando dentro del mismo algunos bordados de la India.
—El sector denim es básicamente de esta especialidad, pero últimamente sus expositores exploran horizontes vecinos. Como ejemplo, el de Nanhai Deyao Textile Industrial, de China, con su colección cápsula que combina denim con género de punto teñido en índigo, o su línea de bolsas de denim con bordados.
El cuero ya no es (sólo) cuero. En realidad, abundaba la oferta de fabricantes de tejidos con aspecto de cuero, así como la de «cueros» sintéticos no tejidos. Por no hablar, obviamente, del tejido de pelo que sustituye a las pieles (para peletería). Es esta una tendencia de futuro. Algunas de las charlas del 12 de enero en esa zona lo confirman; por ejemplo, la titulada «Pieles y materiales, cómo responder a las nuevas expectativas de los consumidores finales» abordó la demanda de materias alternativas, que puedan satisfacer al denominado «consumidor vegano». Como se sabe, el veganismo es una evolución extrema del movimiento vegetariano; en lo nutricional no sólo rechaza comer carne o pescado sino alimentos de origen animal incluso si han sido obtenidos de forma incruenta, pero con explotación de un ser vivo; en lo demás, rechaza cualquier artículo de consumo cuya obtención haya implicado el sufrimiento de un animal, o aun su explotación incluso incruenta. En fin, cuero y piel son dos palabras prohibidas para un vegano, así que las manufacturas deberán aguzar el ingenio para aprovisionarse de materias sustitutivas.
Etiopía ha regresado a Apparel Sourcing, la plataforma de subcontratación de manufactura textil, y lo ha hecho con un pabellón nacional integrado por cinco firmas, tres de ellas propiamente de confección a manos, y asimismo una de fornituras y otra de tejidos, que probablemente tenía su mejor encaje en Texworld. El país fue protagonista de una conferencia singular sobre las ventajas que ofrece Etiopía a la industria de la ropa, con objeto de reforzar el interés que el sector ya viene mostrando desde hace algunas temporadas por las capacidades productivas del país.
Avantex es un salón especial dentro de The Fairyland for Fashion, que no se distingue por la cantidad de participantes sino por el grado de innovación, donde puede verse desde una startup como Gorfoo, que participó en el subsector Avantex Fashion Pitch, y que ha recibido numerosas consultas sobre un material de características similares a las del cuero pero elaborado a partir de cáñamo (con lo que incidimos en la tendencia detectada en Leatherworld) hasta la firma MS Printing Solutions, que expuso en la sección Avanprint una impresora de chorro de tinta que trabaja sin agua y restringe la cantidad de tinta utilizada. A destacar una presentación colectiva en el stand de «Sustainable French Savoire-faire», promovida conjuntamente por la escuela Esmod y los organismos Ceti y Techtera, de innovación y textiles técnicos.
Reseñable también la vertiente informativa de las charlas en varios de los salones que integran The Fairyland for Fashion, así como los desfiles de pasarela, por ejemplo los de diseñadores etíopes, camboyanos y chinos, asociado a su presencia en Apparel Sourcing, o el de novedades de producto de expositores de Leatherworld, o el de las firmas participantes en Texworld Denim. La celebración de desfiles es una característica singular e infrecuente en unos eventos de materias y subcontratación textil, que The Fairyland for Fashion introdujo hace algunas temporadas y viene desarrollando con una excelente aceptación del público.
La próxima convocatoria de The Fairyland for Fashion ya está lanzada para septiembre, en que se celebrará del 16 al 19 (lunes a jueves), como siempre en el recinto parisino de Le Bourget.


[Publicado en TEXTIL EXPRES REVISTA 242 - ABRIL 2019 - ].

© - 2019