Neonyt abordará el futuro de la producción de denim

¡Se necesitan 7.000 litros de agua para producir un par de pantalones «blue jeans»!

Mucho se viene hablando últimamente del impacto medioambiental de la moda en denim. Son múltiples los foros en que esto se plantea. Los más típicos, aquellos que tienen que ver con los procesos industriales, o también aquellos que se han especializado en la moda en denim. El salón de amplio espectro Neonyt de Berlín (2 al 4 de julio, ver otro artículo en este número de Textil Exprés) dedicará atención al agua, pero dentro de esto la industria de los jeans tiene una responsabilidad especial. Los párrafos que siguen constituyen un extracto de una nota elaborada al respecto por los organizadores del salón.

 

«Es hora de que la industria de la moda adopte un enfoque más holístico y coherente del tema. Y eso se aplica en particular a la industria de denim que utiliza muchos recursos», dice Thimo Schwenzfeier, director de la feria Neonyt. «Reunimos empresas que han desarrollado procesos de producción innovadores y soluciones visionarias, y por lo tanto estamos acelerando un desarrollo más sostenible de la industria de la moda».

Tanto si es en forma de chaqueta, pantalones o mono, el denim es uno de los tejidos más populares, versátiles y robustos en la industria de la moda. En promedio, cada alemán tiene ocho pares de jeans en su guardarropa. Pero esto comporta un inconveniente: el denim es uno de los peores infractores en materia de daño ambiental. Especialmente por lo que atañe al limitado y cada vez más escaso recurso del agua.

El consumo en la fabricación de jeans convencionales es ingente. Se necesitan hasta 7.000 litros de agua para producir un solo par. Esta cifra es el resultado de los diferentes pasos de producción: comenzando con el cultivo de algodón mediante uso intensivo de agua en regiones a menudo muy secas, lo que representa la mayor parte de la huella hídrica total del denim. Además de esto, se utilizan fertilizantes y pesticidas, y la producción y aplicación de estos también consume cantidades considerables de agua, al tiempo que contamina el agua subterránea.

A ello le siguen los procesos húmedos de teñido, lavado y acabado de los tejidos, el problema central de la industria del denim. Después de todo, los productos químicos que dan a los jeans el aspecto que se desea deben ser eliminados con numerosos lavados. En los países productores, las aguas residuales no tratadas a menudo se vierten al medio ambiente debido a la falta de plantas de tratamiento. El Banco Mundial estima que el teñido y el tratamiento de los textiles contribuye al 17-20 por ciento de la contaminación industrial total del agua.

Las cifras del Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos de la ONU de 2019 muestran lo importante que es proteger el recurso del agua e iniciar un cambio en la industria de la moda: el consumo mundial de agua aumenta continuamente. Debido al crecimiento de la población, los nuevos patrones de consumo y el cambio climático, la disponibilidad y la calidad del agua están cambiando drásticamente. 2.100 millones de personas en todo el mundo carecen actualmente de acceso a agua potable limpia y continuamente disponible. Y en todo el mundo hay más de dos mil millones de personas que viven en países con alto estrés hídrico. Más de una cuarta parte de los recursos de agua renovables se utilizan en estos países. 22 de ellos utilizan más del 70 por ciento, incluidos, por ejemplo, Egipto o Pakistán, donde el cultivo de algodón requiere grandes cantidades de agua.

¿Cómo puede la industria de la moda, y en particular el sector del denim, minimizar su impacto global en el consumo y la contaminación del agua y contribuir activamente a preservar este recurso vital? ¿Cómo se pueden evitar los productos químicos? ¿Cómo se puede reducir el consumo de agua? ¿Qué métodos de reciclaje ofrecen nuevas soluciones?

Neonyt presenta una serie de empresas progresistas que están explorando nuevas direcciones en la producción de denim y desarrollando soluciones versátiles, desde el cultivo de algodón orgánico que ahorra agua... hasta los procesos de teñido que ahorran químicos y procedimientos alternativos como la tecnología láser en lugar del blanqueo con cloro, hasta plantas innovadoras de tratamiento de agua, y denim fabricado con materiales de reciclaje.

La compañía holandesa Mud Jeans ya está poniendo en práctica el ideal de una economía circular: desde 2013, los clientes de la marca han podido alquilar (en lugar de comprar) jeans producidos de forma sostenible. Su sistema garantiza que la compañía retiene la propiedad de las valiosas materias primas y que cada artículo se recicla. Esto ahorra cantidades significativas de agua, energía y recursos, ya que se necesita cultivar y procesar menos algodón nuevo. Las reparaciones también se ofrecen de forma gratuita.

Y para la compañía Feuervogl, de Baviera, que está totalmente certificada por GOTS, las telas de algodón 100% orgánico, las condiciones de trabajo justas y la prevención de químicos dañinos son parte de su ADN. Fabrica sus diseños en una empresa familiar en Poznan, Polonia, lo que acorta las distancias de transporte al cliente. En la lavandería anexa, los jeans se suavizan con ozono en lugar de cloro u otros productos químicos. Los efectos también se logran utilizando la tecnología láser, lo que ahorra agua y energía. Durante el proceso de lavado, se presta especial atención para garantizar que todas las aguas residuales se purifiquen. Todos los tratamientos son de ahorro de energía y agua.

Son sólo dos muestras. Coincidiendo con la feria comercial Neonyt, oradores de alto perfil presentarán ejemplos de mejores prácticas y debatirán soluciones en la conferencia Fashionsustain, que se celebrará el 3 de julio durante un panel de discusión a cargo de la organización sin ánimo de lucro Textile Exchange con expertos internacionales de la industria del denim. Y así, para todo lo relacionado con la moda, la sostenibilidad y la innovación, Neonyt se convertirá esos días en un nodo central para el diálogo orientado a la soluciones y acciones concretas.


  
Publicado en TEXTIL EXPRES - Revista Número 243
© 2019 - TEXTIL EXPRES.

 

En el mismo número de TEXTIL EXPRES Revista