Su delicada piel se beneficia de la suavidad, lisura y transpiración que ofrecen sus fibras.

El fabricante austríaco de fibras Lenzing Group ha proporcionado apoyo financiero y textiles elaborados con sus fibras Tencel a Debra Austria, asociación de niños con la enfermedad de la «piel de mariposa» (Epidermolysis Bullosa). En los últimos meses, numerosos pacientes con esta enfermedad han probado leggings, ropa interior, pijamas, colchas y sábanas hechos de fibras lyocell y modal de la marca Tencel y han considerado que son confortables y respetuosas con la piel y que mejoran su calidad de vida.

La Epidermolysis Bullosa (EB) es una enfermedad genética incurable actualmente. La piel de estos pacientes carece de proteínas estructurales, por lo que es especialmente delicada y frágil, como las alas de una mariposa. Por eso, las fibras ásperas, los botones, cremalleras y costuras que raspan y las fibras que no absorben el sudor producen frecuentes ampollas, llagas y picores.

Para estos pacientes, las fibras Tencel ofrecen una excelente gestión de la humedad, con lo que se reduce el sudor y, por tanto, el picor. Además son especialmente suaves y lisas, muy respetuosas con la piel. «Las fibras de Lenzing se caracterizan por su especial suavidad, por lo que son muy agradables para los niños con la enfermedad de la piel de mariposa», indica el primer ejecutivo de Lenzing Group, Stefan Doboczky.

Las compañías Mey y Hefel, socios de larga duración de Lenzing Group, son las que han aportado las prendas y ropa de cama elaboradas con fibras de Lenzing. Ambas empresas usan fibras lyocell y modal para producir prendas diarias, ropa de noche y lencería de cama.


  
© 2019 - TEXTIL EXPRES.