Para explorar nuevos procesos productivos de moda y aplicar la innovación técnica al diseño.

El próximo 27 de enero, el Research and Education Center (Rec) de la escuela de diseño IED celebrará por primera vez la Fashion and Technology Summit, una cumbre internacional que, en el marco del proyecto europeo Horizon 2020, propone vincular moda e investigación tecnológica. El evento, que reunirá a artistas, creativos, científicos y tecnólogos, es uno de los pilares del proyecto Re-Fream, una iniciativa (de la que IED Rec es partner oficial) orientada a repensar los procesos productivos de la industria de la moda, explorar nuevos materiales y aplicar la innovación técnica a los sectores creativos del diseño y la moda.

Así, explica el IED, el objetivo es vincular dos universos que todavía no están plenamente en contacto: el de los creativos con el de los ingenieros, diseñadores con tecnólogos. En el evento, ocho grandes laboratorios de investigación tecnológica puntera (entre ellos el Fraunhofer Institut alemán y el israelí Stratasys) presentarán sus líneas de investigación y sus prototipos.

A continuación, los ideadores de los diez proyectos premiados, que ya están colaborando con estos laboratorios, compartirán el estado de prototipado, las primeras betas y el grado de evolución de sus proyectos. Entre ellos diez, tres jóvenes diseñadores presentarán sus ideas que profundizan en el uso de nuevos materiales de moda:

Youyang Song: estudia el uso de productos biodegradables (como residuos alimentarios, leche de soja o algas) para fabricar textiles muy duraderos, infraestructuras públicas componibles y accesorios interactivos.

Fabio Molinas: elabora productos de marroquinería (calzado, bolsos, etc) en «piel ecológica» que usa los desechos del corcho empleado en la industria vinífera como materia prima.

Jef Montes: bajo el proyecto «Marinero» crea bobinas de hilo a partir de plástico recolectado de los océanos y algas y emplea este material para realizar una indumentaria viva que se adapta a quien la viste.

Las propuestas de los cuatro siguientes ideadores reinventan el ciclo productivo de la moda e intentan bloquear el impacto ecológico y económico del «fast fashion», invirtiendo en nuevos procesos productivos:

Francesca Elisabeth Jayon: su modelo de FabLabs propone establecer microcentros productivos en las grandes ciudades que trabajen con una plantilla universal de patrones accesible mundialmente.

Ganit Goldstein: su proyecto «WeAreAble» aplica un software de diseño paramétrico en 3D para escanear el cuerpo e imprimir vestidos que se ajusten a cada persona.

Julia Koerner: su proyecto «Digital Vogue» mimetiza y traduce los patrones naturales en algoritmos para la impresión 3D de nuevas fibras.

Yokai (fundada por Michael Wieser y Viktor Weichselbaumer): produce y utiliza autómatas y robots desarrollados para la industria textil.

Finalmente, una moda comprometida con la salud es lo que proponen los proyectos de:

Giulia Tomasello: diseña un bio-sensor no invasivo para detectar infecciones vaginales.

Witsense Team (Emanuela Corti e Ivan Parati): su proyecto «LoveWear» propone tanto una ropa interior inteligente con inserciones inflables como una indumentaria con sensores que puede aplicarse en la terapia para personas diagnosticadas con trastorno del espectro autista.

Jessica Smarch: sus prototipos proponen una vestimenta útil en la rehabilitación de personas que han sufrido accidentes cardiovasculares.

Estos diseñadores estarán presentes el próximo 27 de enero en IED Madrid, en la sede del Palacio de Altamira.


  
© 2020 - TEXTIL EXPRES.