La compañía es proveedora habitual del Ejército. Y se suma a una iniciativa de mascarillas.

La firma de calzado Panter, con sede en Callosa de Segura (Alicante), ha donado hasta el momento más 1.300 pares de botas a la Unidad Militar de Emergencia (UME) para facilitar su trabajo en estos tiempos de apoyo a la lucha contra el Covid-19.

Este fabricante de calzado de seguridad ha puesto en manos de dicha unidad de las Fuerzas Armadas Españolas sus botas de última tecnología antibacteriana, «para asegurar protección contra el coronavirus» durante sus labores de limpieza y desinfección de espacios públicos, tales como centros de salud, residencias de ancianos, estaciones, y otras. [Obsérvese, de todos modos, que, como otras iniciativas similares que reseñamos en textilexpres.com, a menudo se garantiza protección antibacteriana, pero no realmente antivírica].

Desde hace más de 25 años, Panter es proveedora habitual de diferentes tipos de calzado para el Ministerio de Defensa. La familia Pajares-Salinas, propietaria de la firma, explica que esta donación es una respuesta «a la complicada situación que atraviesa el país en estos momentos, en los que es de urgencia proteger a la población y a los profesionales que se están exponiendo día a día para ayudarnos a combatir la pandemia».

Panter ha cedido 432 pares de botas de PVC y caucho nitrilo, completamente impermeables y resistentes a hidrocarburos, productos químicos y desinfectantes, provistas de malla interior textil con tratamiento antihongos y antibacterias.

—También ha donado 873 pares de botas blancas con microfibra de última generación certificada Oeko-Tex, resistentes a productos químicos tan agresivos como el hipoclorito sódico al 13%, amoníaco al 25% o hidróxido sódico al 40%. Además este calzado tiene una particularidad exclusiva ya que está aditivado con BioBacter, avanzado tratamiento antimicrobiano efectivo con más de 50 especies diferentes de bacterias, que no sólo inhibe su crecimiento, sino que las elimina al 99%. Garantiza así la máxima protección e higiene ya que cuenta con un principio activo permanente que, debido a su naturaleza inorgánica, se mantiene en el calzado durante toda su vida útil, sin migrar ni desaparecer con los lavados, a diferencia de otras tecnologías antimicrobianas orgánicas.

La empresa Panter también está elaborando mascarillas preparadas para uso sanitario que serán entregadas al Hospital Vega Baja así como a otros centros sanitarios que lo precisen. La labor está siendo realizada por las aparadoras que trabajan en fábrica. Parte de los materiales utilizados han sido donados por otras firmas de la provincia, previo acuerdo con las autoridades sanitarias para garantizar la efectividad de las mismas. Las mascarillas se están fabricando con un textil certificado para uso sanitario aprobado por Inescop (laboratorio acreditado por Aenac). Posteriormente estos EPI (Equipos de Protección Individual) se envían a los Hospitales donde son debidamente esterilizados.

«Esta iniciativa toma el relevo de una cadena solidaria de producción de mascarillas para los hospitales de la provincia ante la crisis del coronavirus que se inició en Elda, Petrer y Elche, para ayudar a paliar su preocupante escasez en hospitales, centros de salud, residencias…etc. En la radio escuchamos que unas señoras aparadoras de Elche habían empezado a coser mascarillas y pensamos: ¡Qué idea más maravillosa han tenido! Quizás nuestras máquinas se podrían destinar también a ese fin. Entonces nos pusimos a adaptarlas mientras investigábamos dónde podíamos adquirir el tejido idóneo homologado para sanidad».


  
© 2020 - TEXTIL EXPRES.