Hospitales y residencias de ancianos reciben sus mascarillas lavables y reutilizables.

La crisis del coronavirus, con el cierre de mercados y el confinamiento, «ha supuesto un duro golpe para Laura Bernal, como para todas las empresas, y especialmente las del sector textil, que es el más afectado y va a sufrir pérdidas millonarias. Estamos parados y cerrados. Pero teníamos claro que debíamos poner nuestro granito de arena y ayudar, dentro de nuestras posibilidades», dice Ester Cerdán, co-fundadora y co-CEO de la empresa. «En momentos tan duros como este, la importancia de la solidaridad es evidente. Solo dándonos la mano los unos a los otros podremos salir de esta situación».

La firma española ha querido contribuir con lo que mejor sabe hacer: telas, agujas y tijeras. Modistas y cortadores voluntarios se han aplicado a la producción de mascarillas, que se están donando al Hospital Virgen de la Arrixaca, Hospital Reina Sofía de Murcia, Hospital Santa Lucía de Cartagena y algunas residencias de ancianos.

Cumpliendo especificaciones técnicas establecidas por el personal sanitario, las mascarillas se están fabricando en tejido 100% algodón, de alto gramaje, con tejido interior también de algodón para incrementar la protección, y para que se puedan lavar a más de 65 grados para su desinfección y reutilización.

La firma indica que no descarta iniciar la producción de otro tipo de mascarillas 100% polipropileno, en este caso para donarlas a empresas de distribución, alimentarias y a personal de compañías de servicios esenciales.


  
© 2020 - TEXTIL EXPRES.