«¿Hipersexualización de la mujer?». Bueno, quizá no sea políticamente muy correcto.

No lo habíamos pensado, pero una lectora nos ha hecho caer en la cuenta. Y la verdad es que, mirado maliciosamente, sí que parece una sugerencia provocativa. Es un poco como esos pasatiempos de los periódicos: mire esta foto atentamente y dígame qué es lo ve. O como el test de las manchas de Rorschach. Dígame qué es lo que le sugiere esta imagen. A unos no les sugerirá nada. Otros dirán sencillamente: una imagen bonita. Otros quizá digan... mmm... esto... ¿es de Playboy?

La foto que ilustraba la reciente nota de Textil Exprés sobre la próxima Denim Première Vision es una foto oficial de los organizadores. En varios de los contenidos promocionales aparece con textos reservados sobre el fondo (el nombre de la feria, las fechas, el lugar) que suavizan bastante el impacto de la imagen. Es verdad también que se trata de una foto apaisada panorámica, y que en el formato de las fotos que publicamos en TextilExpres.com (900x600, tamaño estándar), para las fotos apaisadas se escoge un fragmento, y quizá eso haya magnificado la impresión descarnada de la misma.

Después del comentario de nuestra lectora, reconocemos que posiblemente esta imagen no pasaría el control de la censura social de los medios en EEUU y países muy puritanos en la materia, contrarios a cualquier cosa que pueda sugerir connotaciones eróticas, aunque sean mínimas, y no digamos si alguien ve una sumisión de género, que puede despertar la vena feminista.

En fin, en los primeros años 70 del pasado siglo, la portada de Sticky Fingers, de los Rolling Stones, podía aceptarse fácilmente. Esa en concreto quizá hoy también. En cambio, la letra de «Brown Sugar» hoy sería condenada por feministas y antirracistas. Hemos mencionado esa portada de LP de vinilo porque en ella había unos jeans rellenos de algo en actitud provocativa. Pero una eventual asociación del cartel de una feria de negocios con una invitación a besar (o morder) esas costuras de un blue jeans puede ser mal interpretada por las y los defensores de la no-sexualización de género en asuntos comerciales.

Aunque, a ese respecto, podría responderse que nada sugiere que dicho pantalón de denim sea de un varón. Ni que nariz, boca y barbilla, sean de una fémina, aunque lo parezca. Y por supuesto, podría replicarse que ver una invitación a un acto erótico donde solo hay un tejido, unas costuras y una cara de perfil con la boca entreabierta es, sobre todo, una exageración rebuscada de una mente traviesa. Que nadie se lo tome a mal, por favor. Ni quienes ven, ni quienes no ven.

Por otro lado, el universo de los jeans siempre ha sido muy transgresor, incluso bastante más que eso. Pueden ver una muestra en esta plataforma (Filthy) dedicada a belleza, cultura, entretenimiento, humor y ciencia para los sexualmente curiosos (Sexiest Jeans Ads).Y, por último, siempre cabe el comentario de lo que decíamos al final del párrafo precedente: que la intención de una imagen probablemente está más en la impresión de los (malpensados) ojos que miramos, que en lo que realmente nos están mostrando.

Aun así, en el susceptible mundo actual de lo políticamente correcto, es probable que este cartel no pasase la censura en algunos círculos. Pero PV, organizadora de Denim, no es gringa sino francesa. Y Francia ya saben que es otra cosa. L'amour, la liberté, la provocation, la transgression. Aunque también «le business». Con un guiño travieso.

Première Vision Denim se celebrará la semana próxima en Milán, Italia, el 13 y 14 de octubre.


  
© 2021 - TEXTIL EXPRES.