Desde una Perspectiva Global estamos viendo una fuerte recuperación

La demanda está volviendo y la renta disponible en mercados importantes se ha mantenido igual o incluso han aumentado.

Las empresas textiles y de confección han comenzado a invertir fuertemente en nuevas máquinas.

Sin empleados cualificados será imposible adaptarse a este nuevo entorno más personalizado, digital, rápido, sostenible.

La digitalización de la industria ofrece muchas oportunidades nuevas para reducir costes.

 

Entrevista con
Juan Parés.
Vicepresidente de la Federación Internacional de Fabricantes Textiles (ITMF).

 

TE: ¿Cómo valora el Impacto de la Coronacrisis en los sectores que conforman el Textil/Moda Español?

Juan Parés: El impacto en el sector textil/moda fue muy fuerte. En el mundo según nuestro observatorio, la industria perdió un promedio del 10% de su facturación en comparación con 2019, ahora bien, de manera muy desigual, pues en algunos países llegó a ser el impacto de 35 al 40%, mientras que en otros fue sensiblemente más leve.

Muchas empresas se vieron afectadas por primera vez por una escasez de oferta: de repente, el material importado de China ya no estaba disponible, lo que afectó a muchos productores de prendas en todo el Mundo. Por otro lado, la demanda se vio gravemente afectada por los bloqueos y restricciones habidos en las tiendas, impuestos por las diferentes autoridades en todo el Mundo.

El impacto en otras áreas del Textil ha sido muy diverso, en donde algunos sectores han visto cómo su facturación aumentaba en este período.

 

TE: ¿En qué momento nos encontramos actualmente? ¿Cree que ya ha comenzado, o que está próxima, la reactivación?

JP: Desde una perspectiva Global estamos viendo una fuerte recuperación. Los resultados de la octava encuesta-Corona de ITMF publicados en junio revelaron que la mayoría de las empresas están satisfechas con su situación comercial y esperan que el negocio mejore en la segunda mitad de 2021. La demanda está volviendo y la renta disponible de las personas en los mercados importantes como EEUU o Europa se han mantenido igual o incluso han aumentado, debido al apoyo financiero de los gobiernos y/o debido a mayores tasas de ahorro. La gente no podía viajar, comprar, ir de restaurantes, etc.

 

TE: ¿Cómo será, en su opinión, el sector en la «Nueva Normalidad»? ¿Qué cambios «han venido para quedarse»? ¿Qué transformaciones ha introducido (o va a introducir) en la industria, en la cadena de suministro, en el mercado, en el consumidor, en la distribución?

JP: Según los datos que tenemos en ITMF, ya a finales de 2020, las empresas textiles y de confección han comenzado a invertir fuertemente en nuevas máquinas. Hay varias razones para esto.

—Primero, existe la necesidad de un mayor nivel de automatización para reducir los costes laborales.

—En segundo lugar, existe la necesidad de reducir costes produciendo productos más respetuosos con el medio ambiente (menor coste de energía/agua).

—En tercer lugar, la digitalización de la industria ofrece muchas oportunidades nuevas para reducir costes. Solo si las empresas tienen los datos para analizar sus procesos de producción pueden adaptarse y reducir costes.

—Cuatro, las nuevas máquinas también mejoran la calidad de la producción. Las nuevas tecnologías como la estampación digital ofrecen nuevas posibilidades para satisfacer las necesidades de los clientes, como mejorar la velocidad de acceso al mercado.

 

TE: ¿Qué inversiones, esfuerzos y/o actuaciones tendrán que acometer, los distintos actores del sector, para adaptarse a los cambios que puedan producirse hacia este futuro inmediato?

JP: Es vital adaptarse rápidamente a los patrones cambiantes de la demanda. La demanda actual difiere de la de hace dos años. Esta adaptación es necesaria en todos los niveles. Las empresas deben adaptarse a la demanda cambiante mediante el desarrollo de nuevos productos. En este contexto, es necesario invertir en nueva maquinaria, en nuevos procesos y en personas. Sin empleados cualificados es imposible adaptarse a este nuevo entorno empresarial más personalizado, más digital, más rápido, más sostenible.

 

TE: ¿Cuáles son, en consecuencia, los principales desafíos a afrontar?

JP: Actualmente, los mayores desafíos son el aumento de los costes de los materiales de entrada y la logística. Los retos a medio plazo son los costes y la búsqueda de empleados cualificados, y de manera especial será muy importante los recursos que se destinen a la investigación e innovación, ya que ambos jugarán un papel fundamental en el futuro de nuestras compañías.

 

TE: ¿Qué apoyos necesitaría el sector para lograr esa adaptación, por parte de las administraciones públicas o de otras instancias?

JP: En una crisis de este tipo, era/es importante ayudar a las empresas a sobrevivir proporcionando diferentes medidas como el acceso a la liquidez, ofreciendo planes de trabajo de corta duración, etc. Además, el sector requiere condiciones comerciales que no supongan una carga adicional para las empresas, como una burocracia excesiva, impuestos, etc.

 

TE: ¿Cree que los fondos Next Generation pueden contribuir al relanzamiento del sector? ¿De qué modo?

JP: Sí, creo que puede y debe contribuir no solo al relanzamiento del sector, sino a transformarlo desde un punto de vista estructural, haciendo que las empresas estén más adecuadas para afrontar los retos que la transformación tecnológica nos impone, en donde será fundamental la formación adecuada de todos los integrantes de las compañías. Ayudando estos fondos además a la inversión en las tecnologías adecuadas que garanticen la sostenibilidad de las mismas.

© - TEXTIL EXPRES - 2021