Web Analytics Made Easy - Statcounter

Coyuntura
TEXTIL EXPRES Revista – 257 - MAYO 2022
  • En el cuarto trimestre de 2021 se alcanzó el máximo de un ciclo económico en el textil.
  • En general casi todo sigue en positivo, pero sobre una base más débil.
  • El precio de las materias, la energía y el transporte, son las preocupaciones fundamentales. El resto, no tanto (todavía).

El futuro dependerá mucho del reequilibrio de las cadenas de suministro, y la guerra de Ucrania.

Poco antes del cierres de este número, en mayo la Federación Internacional de Fabricantes Textiles (ITMF en su sigla en inglés) ha difundido su informe número 13 de los que viene elaborando desde que comenzó la pandemia de Covid-19. Dichos informes se basan en las respuestas a cuestionarios enviados a sus miembros, a los que denomina «Corona-surveys». La última encuesta sido efectuada en la segunda quincena de marzo, entre más de 220 empresas de todo el mundo, en todos los eslabones que integran la cadena de valor textil. IMTF indica que, por sexta vez desde mayo de 2021, se les hizo a las empresas el mismo conjunto de preguntas sobre su:

 

1) situación comercial,

2) expectativas comerciales,

3) entrada de pedidos,

4) acumulación de pedidos y

5) tasa de utilización de la capacidad.

Además, se les preguntó acerca de sus principales preocupaciones y si pueden (y en qué medida) repercutir los aumentos de costos recientes.

Este es el resumen de los resultados de marzo, tal y como los formula la ITMF:

 

En promedio, en todas las regiones y todos los segmentos, la situación comercial en marzo de 2022 se mantiene en territorio positivo, con +14 puntos porcentuales.

Sin embargo, esto está muy por debajo de los +26 pp de noviembre de 2021 y los +18 pp de enero de 2022.

El hecho de que un número relativamente alto de empresas (43%) juzgue su situación como satisfactoria muestra que la demanda sigue siendo fuerte a pesar de los muchos desafíos que enfrentan las empresas en el campo de los abastecimientos, como retrasos en las entregas y mayores costos de producción.

 

Cuando se trata de las expectativas comerciales a seis meses vista, la cadena de valor textil mundial sigue siendo optimista, pero se asienta sobre una base mucho más débil.

Desde septiembre de 2021 el balance entre expectativas empresariales más favorables y menos favorables ha caído de +32pp a +7pp. Esta es una clara indicación de que la cadena de valor textil ha superado la punta de un fuerte ciclo económico en el cuarto trimestre de 2021.

Que veamos un crecimiento económico más amplio, aunque más lento, en el futuro dependerá en gran medida de si las cadenas de suministro globales interrumpidas reequilibrarse y cómo se desarrollará la guerra rusa en Ucrania en los próximos meses.

 

Una mirada a las diferentes regiones revela que la situación comercial está en territorio positivo en todas ellas, excepto en Asia oriental y África, donde el balance entre la buena y la mala situación comercial es negativo.

Las expectativas, por otro lado, varían fuertemente. En América del Norte, América del Sur y África las empresas anticipan un negocio más favorable, mientras que en el resto de regiones el balance entre más y menos favorable es negativo.

En cuanto a los diferentes segmentos de la cadena textil, los segmentos descendentes (tejedores/tejedores, acabadores/impresores y productores de prendas de vestir y textiles para el hogar) generalmente tienen más dificultades que los segmentos ascendentes (productores de fibras, hilaturas y productores de maquinaria textil). Esto es especialmente cierto cuando se trata de transferir costos más altos.

 

La entrada de pedidos ha caído desde un alto nivel de +38 pp en noviembre de 2021 a +12 pp en marzo de 2022. Esto refleja la situación comercial más débil. Asimismo, las expectativas de entrada de pedidos también se deterioraron en marzo de 2022 de +34pp en enero a +22pp en marzo de 2022.

Desde julio de 2021, la cartera de pedidos aumentó de 2,3 a 3,1 meses. Las expectativas para la cartera de pedidos se mantienen ahora sin cambios en 2,9 meses.

La tasa de utilización de la capacidad se mantiene en torno al 80%. Las expectativas no han cambiado debido a los cuellos de botella persistentes en la cadena de suministro.

 

Los mayores costos de las materias primas, la energía y el transporte son las principales preocupaciones de las empresas. Una demanda más débil es otra preocupación, aunque (todavía) no dominante. En promedio, en toda la cadena de suministro, las empresas solo pueden repercutir el 40% de los costos adicionales.

© TEXTIL EXPRES


Relacionados

Muy leídos