Lingerie + Interfilière: la vuelta del optimismo

El Salón Internacional de la Lencería, Lingerie, y el Salón Interfilière de tejidos y complementos para la moda íntima y balnearia, simultáneos y adyacentes, y obviamente complementarios en sus contenidos, se celebraron en los pabellones 3 y 4, con 415 y 140 expositores respectivamente. Son certámenes que se caracterizan por su fuerte internacionalidad, como lo demuestra el hecho de que la industria francesa sólo aportaba alrededor de la cuarta parte de las marcas presentes, tanto en lencería (donde Italia rivalizaba fuertemente con el país anfitrión, teniendo además, según el modelo de años anteriores, un pabellón nacional) como en materias.

Los expositores españoles fueron 17 en Lingerie (sobre todo Andrés Sardá, que conserva su identidad española a pesar de ser actualmente belga, Cecilia de Rafael, Gemma, Massana, Selmark y Udi) y 7 en Interfilière (destacando Dogi, Grobelastic, Grupo Moda Estilmar e Indesmalla, y el recién llegado Ritex 2002, de tejidos de punto).

La moda lencera aparecía renovada con una fuerte tendencia a la audacia; es decir, había tomado una posición muy activa en relación con la coyuntura (nada de mantenerse prudente a la espera de que pase la crisis). El lema era precisamente transgresión. Los nuevos iconos son Dita Von Teese, Lady Gaga y Scarlett Johansson, bien distintas entre sí, pero las tres con una fuerte carga para el imaginario colectivo.

La firma Triumph International, que celebraba sus 125 años y organizó una gran fiesta con desfile, presentaba la colección conmemorativa «Vintage» en edición limitada, aparte de una colección de lujo. Lise Charmel cumplía los 35, y también lo celebraba.

La distribución de la oferta de Lingerie comprendía cinco sectores: Be Essential corsetería, lencería de día, calcetería), Be Chic (diseñadores, colecciones de lujo), Be Spicy (jóvenes diseñadores, colecciones de vanguardia) y Be Men (underwear y homewear masculinos), en el pabellón 4; Be Lounging (homewear femenino, loungewear, lencería de noche, ropa de casa), en el pabellón 3. Hubo un nutrido programa de conferencias.

En Interfilière, los cuatro sectores que articulaban el salón (encajes, bordados, tejidos y accesorios) discurrían en forma de senda de la moda, una especie de camino serpenteante a lo largo del pabellón.

Algunos datos del mercado francés de la lencería, 2010. La cifra de negocios del año fue de 2.700 millones de euros (lencería de dia y de noche, corsetería y homewear), con aumento interanual del 4%.

El sector de la lencería representa el 17,5% del presupuesto de compra anual de la mujer en indumentaria.

La media de gasto anual por mujer en este capítulo en 2010 ha sido de 100 euros, un 7% más que en 2009.

La tasa de gasto medio por mujer, según grupos de edad ha sido de: 104 euros para las de 15 a 24 años; 107 para las de 25 a 34; 114 para las de 35 a 44; 121 para las de 45 a 54; 80 para las de más de 55.

Como media, cada mujer compra una pieza de lencería cada 72 días.

La distribución del mercado por canales de venta ha sido: 22% en hiper y supermercados; 19% en cadenas detallistas especializadas; 14% en grandes almacenes y detallistas mass-market; 13% en ventas por correo; 13% en detallistas independientes; 8% en almacenes especialistas; 11% en otros.

Francia es el mercado de lencería más importante de Europa, seguido por Alemania, Italia y el Reino Unido. El presupuesto anual de la mujer francesa para moda íntima está en 22 euros por encima de la media europea.

El informe de resultados. Interfilière registró 10.753 entradas, y Lingerie 18.381. La suma es de 29.134 entradas, aunque no se puede descartar la eventualidad de dobles registros. En cualquier caso, la cifra supone un aumento del 8% sobre la edición anterior.

Después de Francia, los diez principales países visitantes han sido: 1, Italia; 2, Alemania; 3, Reino Unido; 4, España (que mantiene su posición de septiembre); 5, Japón; 6, Estados Unidos; 7, Bélgica; 8, Turquía; 9, Países Bajos; 10, Rusia. La incorporación de Rusia y de Turquía al grupo de los «top ten» es una novedad relevante.

Según comunicó el servicio de prensa de Interfilière, entre los visitantes recibidos en este certamen había varios de alto interés a los que hacía tiempo que no se les veía en un salón.

Y «au revoir», en julio. Según tenían ya anunciado desde hace meses, estos dos salones no se despedían de sus visitantes hasta septiembre, como hacían los demás del conjunto ferial, sino hasta el verano (concretamente del 9 al 11 de julio), puesto que han decidido adelantar su convocatoria del segundo semestre.

Por otra parte, el Salón Internacional de la Lencería no se llamará así en esa temporada, sino Mode City, siguiendo la tradición heredada de cuando se celebraba en Lyon. Según manifestaron al cierre de las sesiones de París ambos certámenes, firmas que nunca habían expuesto en su marco han comunicado su incorporación, y otras que estaban y se retiraron por la crisis anuncian su retorno.

 

[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 192 – Enero-Febrero 2011].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].