Trajes para viajeros de helicóptero que reducen el stress térmico

Techtextil Outlast Textil Expres

 

El agua es un medio peligroso, con elementos impredecibles, pero hay trabajos y actividades que no pueden permanecer lejos de ella. Cuando se quiere construir instalaciones en el mar, lejos de la costa, no hay otro remedio que volar sobre el agua, y en previsión de accidentes es necesario tomar precauciones que minimicen los riesgos. Una empresa (*) reconocida en el diseño y la fabricación de prendas y equipos de supervivencia ha lanzado un nuevo traje de supervivencia para pasajeros de helicóptero que lleva la tecnología de cambio de fase para un mayor confort.

Según informa la empresa de Aberdeen, Reino Unido, gestiona una «flota» de 30.000 trajes de supervivencia para pasajeros de helicóptero, usados por las industrias de extracción de gas y petróleo en plataformas marinas. La nueva serie 1000 acaba de entrar en servicio en el Mar del Norte, y emplea materiales de cambio de fase para regular el microclima que envuelve al usuario, mejorar el confort y reducir el stress térmico. La indumentaria de alto aislamiento térmico, para reducir los efectos de una inmersión en agua a menos de 10ºC (en el supuesto de un accidente del helicóptero), puede causar stress calorífico al usuario, y para mitigarlo entra en acción la tecnología Outlast.

Medio millón de pasajeros de helicóptero salen o llegan al mayor helipuerto comercial de Europa, situado en Aberdeen (Escocia). Los usuarios del traje de la serie 1000, que lo llevan en sus viajes hacia y desde las plataformas petrolíferas, tienen la garantía de que esta indumentaria no sólo cumple las nuevas exigencias de la norma de la Eada (Agencia Europea de Seguridad en Aviación) sino que va más allá de los requisitos mínimos que proporcionan rendimiento y capacidad de supervivencia en el agua: durante el viaje se reducirá la molestia relacionada con el calor y el stress, y así sucederá aunque el mismo traje haya sido utilizado un centenar de veces.

La capa exterior es «respirable», a prueba de agua y con capacidad iherente de retardo de la llama. Y el forro térmico utiliza tecnología PMC para la mejor gestión del calor. Lleva además pegada una capa antimicrobiana compuesta en un 99% por plata, y otra capa más de un grosor de 3 mm, que atrapa el aire caliente y aporta mayor aislamiento.

La tecnología de cambio de fase Outlast fue desarrollada para la Nasa para proteger a los astronautas de las enormes variaciones de temperatura en sus paseos espaciales. La tecnología Outlast Adaptive Comfort absorbe el exceso de calor corporal, gestiona la humedad, reduce el sobrecalentamiento y el enfriamiento, así como la transpiración.

La sensación de confort depende de variaciones sutiles. Si la temperatura corporal fluctúa más de 2ºC por encima o por debajo de los 37 grados, estamos sujetos a fiebre o hipotermia. Esta tecnología reduce los cambios del microclima que envuelve a la persona, en ambas direcciones de temperatura.

La compañía informa que en Techtextil podrán verse, del 24 al 26 de mayo, los últimos desarrollos en esta tecnología de materiales de cambio de fase.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 194 – Mayo 2011].