Primeras fibras de poliéster reguladoras del clima, con materiales de cambio de fase

outlast poliester pcm textil expres

 

Cuatro años después de la introducción de la primera fibra de viscosa Outlast, y once años después de la introducción de la primera fibra acrílica con PCM, ahora la familia de fibras Outlast se amplía con un nuevo miembro, la fibra de poliéster PCM («phase change material», material de cambio de fase). Se trata de una fibra bicomponente con un núcleo PCM y un recubrimiento de poliéster, lanzada inicialmente como fibra cortada,  aunque este mismo año comenzará la producción de fibras de filamento, según informa Martin Bentz, director ejecutivo de Outlast Europe GmbH, filial del grupo estadounidense, con sede en Heidenheim, Alemania.

La nueva fibra de poliéster Outlast posee todas las propiedades positivas de una fibra de poliéster convencional, como una absorción de humedad reducida y una buena capacidad de transporte de la misma, escasa tendencia al arrugamiento, elevada resistencia a la luz y a la intemperie, y gran estabilidad dimensional, lo que se traduce en durabilidad. Y presenta la ventaja adicional de que es capaz de compensar dinámicamente las fluctuaciones de la temperatura, ofreciendo así un factor de confort incrementado. El usuario pasa menos frío y se reduce la sudoración.

«En el ámbito de la indumentaria deportiva, dominan el mercado las prendas realizadas en fibras sintéticas como el poliéster», dice Bentz. «Creemos que con nuestra nueva fibra de poliéster Outlast podemos ofrecer una ventaja adicional significativa, especialmente en el ámbito funcional». Las primeras muestras de estos desarrollos pudieron verse precisamente en la feria especializada en deporte, la Ispo de Múnich, en el mes de febrero.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 194 – Mayo 2011].