Las prendas outdoor para 2013

La feria OutDoor, de indumentaria y equipos para la práctica de deporte al aire libre, se celebrará en Friedrichshafen (Alemania) del 11 al 14 de julio de 2013. Permite conocer, entre otras cosas, los últimos avances en materia textil para el mejor rendimiento en estas prácticas. El siguiente informe a la última edición, celebrada en julio de 2013.

La funcionalidad esa el punto fuerte de la indumentaria dedicada a los deportes al aire libre. Repeler el agua y a pesar de ello ser transpirable, solidez y comodidad a la vez, ligereza pero resistencia y durabilidad: todo debe cumplirse de forma combinada. La ropa para actividades al aire libre promete comodidad, bienestar, fiabilidad, resistencia, libertad de movimientos y protección. Muchas funciones se combinan en un sistema de ropa denominado popularmente «de capas de cebolla». Otras se integran en polímeros de fibra, por ejemplo sistemas de gestión de humedad o protección contra el olor o los rayos UV. En verano de 2013 aparecerán con fuerza dos nuevas funciones: protección contra insectos y refrigeración, según pudo verse en la última edición de la feria OutDoor de Friedrichshafen. Y, como siempre, de los desarrollos para deporte se derivan aplicaciones (de las mismas prendas) para el uso cotidiano en ciudad.

La protección contra insectos cobra cada vez mayor importancia. Hasta la fecha, uno de los temas importantes ante un viaje era la protección contra mosquitos. El precursor es el especialista inglés en ropa de viaje Craghoppers, que lleva años apostando por los equipos «NosiLife». El peligro que suponen los mosquitos «inmigrantes» aumenta también en nuestras latitudes. Helmut-Richard Autenrieth, del fabricante americano Burlington, considera que el tema es más amplio: «’No Fly Zone’, la tecnología contra insectos, resulta también muy eficaz contra las garrapatas y debería incluirse obligatoriamente en la ropa infantil».

Los alpinistas deberán afrontar otros problemas muy diferentes. «Las altas temperaturas y sobre todo el calor extremo pueden afectar sobremanera a los deportistas al aire libre», dice Topher Gaylord, presidente de Mountain Hardwear y corredor de éxito en ultramaratones. Lo mejor para refrescar el cuerpo sería disponer de una camiseta con un sistema refrigerante. La propuesta Cool.Q Zero se basa en «una tecnología visible cuyo material incluye pequeños círculos rellenos de líquido refrigerante. Estos polímeros circulares absorben el sudor y producen así un efecto refrigerante inmediato y permanente». La refrigeración textil funciona mediante un proceso endotérmico en el que un alcohol de azúcar natural —xiylitol— reacciona al sudor y favorece así la refrigeración.

Membranas impermeables y transpirables son algunos de los elementos principales del sector al aire libre. Una de las partes de esta ecuación, la impermeabilidad, se ha resuelto satisfactoriamente hace años. Hoy es posible caminar, escalar o, simplemente, disfrutar del aire libre durante días bajo la lluvia sin mojarse. La segunda parte, la perfecta transpirabilidad, sigue siendo un desafío. Si bien numerosas innovaciones en las membranas han permitido acercarse al objetivo, todavía no hemos llegado a él. En la OutDoor 2012 se presentaron dos membranas que pretenden escalar la cumbre de la transpirabilidad. El nuevo material DVL co-desarrollado por Eruip Outdoor Technologies y aplicado por eVent y Marmot es una solución perfecta para consumidores activos que buscan un verdadero rendimiento. Afirman que es «la única ropa de verano que resulta cómoda y no deja ninguna capa de sudor en la piel».

La empresa suiza Schoeller, bien conocida en el textil, propuso una tecnología Corkshell que consigue «combinar las extraordinarias propiedades del producto natural corcho con las de los textiles funcionales de gran calidad». Afirma que se puede emplear como material Soft Shell y ofrece un aislamiento térmico notablemente mayor que los Soft Shells habituales, a la vez que aumenta la transpirabilidad y la comodidad. Schoeller no utiliza como materia prima el corcho nuevo, sino corchos usados procedentes de botellas de vino.


[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 204 — diciembre 2012 ].