La fábrica de fibras más moderna del mundo se construye en Lenzing

Representación gráfica del exterior
de las nuevas instalaciones de Tencel en construcción.

La productora de fibras Lenzing es una de las más activas, en la actualidad, en desarrollo de productos y hallazgo de nuevos mercados y aplicaciones, aprovechando las ventajas intrínsecas de sus distintas fibras celulósicas. Y también en la comunicación activa de estos progresos, que traslada al conjunto de la cadena textil-indumentaria. Por esa razón suele ser protagonista en nuestras páginas, con motivo de las presentaciones que efectúa, habitualmente en marco ferial, tanto destinadas al campo indumentario como a los textiles para el hogar y, también, aplicaciones técnicas.

Este año, en la edición de febrero de Expofil (sector de Première Vision dedicado a fibras e hilados) Lenzing no habló de producto sino de actividad industrial, y su conferencia para los medios tuvo un carácter marcadamente económico. Es, como siempre en Lenzing, la confirmación de una apuesta, pero esta vez en mayúsculas.

En una época en que la industria de fibras apenas invierte en capacidad instalada en Europa, Lenzing ha emprendido la construcción de una nueva línea de producción en la localidad austríaca que le da nombre: Lenzing. Que por un lado es, como resulta lógico, la más moderna del mundo; y, por otro, amplía sustancialmente la capacidad de la fibra Tencel, lo que se explica por el éxito que ha logrado estos años últimos en el mercado, despertando una demanda que supera la capacidad de entrega actual.

La inversión asciende a 130 millones de euros, los trabajos se llevarán a cabo a lo largo de dos años, y la planta tendrá capacidad para 67.000 toneladas anuales. De este modo, en la sede central del grupo pasarán a fabricarse no sólo las fibras de especialidad Lenzing Modal y Lenzing FR, sino también Tencel, que hasta ahora se obtenía sólo en las plantas de Heiligenkreutz (Austria), Grimsby (Reino Unido) y Mobile (Alabama, EE.UU.). Los ventajosos costes de energía que resultan de la generación en planta, junto con una fuerza laboral bien entrenada, y la proximidad a los laboratorios centrales de investigación (incluida la planta piloto de Tencel) son factores críticos para ampliar las operaciones estratégicas en la localidad de Lenzing.

Según Dieter Eichinger, vicepresidente de la División de Fibras Textiles de Lenzing, «los desarrollos de los últimos veinte años son sólo el comienzo de una historia de éxito que continuará muchas décadas en el futuro. Tencel responde de forma única las demandas de costes de producción competitivos, por relación con otras fibras, con la demanda de una producción sostenible».

Las propiedades de Tencel en cuanto a gestión de humedad la hacen muy adecuada para múltiples sectores, desde ropa de cama hasta sportswear y moda exterior de calle, así como textiles técnicos. Un mercado donde Tencel tiene particular éxito es el del denim, puesto que a sus características de confort une la alta tenacidad, que le permite soportar el fuerte stress mecánico al que está sometida en la fabricación de denim.

Dieter Eichinger, vicepresidente de Fibras Textiles de Lenzing.

[Publicado en TEXTIL EXPRES Suplemento 206 — abril 2013 ].


[Textil Exprés publica informaciones profesionales del textil-moda, algunas en abierto, otras sólo para Suscriptores ORO (de pago). Para un seguimiento completo de la actualidad del sector, hágase miembro del Club ORO de Textil Exprés, sólo para profesionales. Para suscribirse, envíe una solicitud clicando aquí].