Sepiia no ofrece descuentos en el «Black Friday». Pero combate la «brecha digital» de jóvenes desfavorecidos.

Hay quien celebra el Black Friday, una fecha meramente promocional, y hay quien no se apunta a esa campaña de incitación al consumo. La marca Sepiia se ha desmarcado. Lo que hace este viernes 27 de noviembre es «celebrar» su «Transparency Friday», o viernes de la transparencia, con una acción solidaria en la que donará un 12% de lo vendido a lo largo de toda la semana (desde el pasado viernes 20 hasta hoy 27 de noviembre), a la Fundación Amigó para reducir la brecha digital entre los jóvenes en riesgo de exclusión social.

La idea de Sepiia, que se presenta como «firma española de moda inteligente», es concienciar a la sociedad sobre un consumo consciente y duradero. Comprar menos pero mejor, y apostar por prendas sostenibles, funcionales y versátiles.

«La llegada de la pandemia de la Covid-19 puso de manifiesto la importancia de disponer de dispositivos digitales para poder teletrabajar o incluso para que los más pequeños pudieran garantizar su continuidad educativa. Según Unicef, en España, de todo el grupo de hogares con niños que disponen de una renta igual o por debajo de los 900 euros mensuales netos, un 20% de ellos no dispone de un dispositivo digital como un ordenador o una tablet para poder continuar su formación de manera online. Esta brecha digital, que afecta especialmente a familias procedentes de un colectivo vulnerable, se ha visto masificada con la llegada del coronavirus durante este 2020. Por ello, y para poner solución a un problema de tal calibre, Sepiia ha decidido poner su granito de arena desde el día 20 hasta el 27 del mes de noviembre en su Transparency Friday con la donación de un 12% de cada vendida a lo largo de todos esos días».

La Fundación Amigó recibirá ese importe y lo destinará a reducir le brecha digital, para que «la educación de esos jóvenes no se vea afectada y todos y cada uno de ellos pueda acceder a las herramientas digitales necesarias para desarrollar con normalidad y de forma continua su enseñanza habitual».

Suele decirse últimamente que la industria de la moda, tanto en su producción como consumo, es la segunda más contaminante del mundo (por delante incluso del transporte marítimo y aéreo juntos). Sepiia ofrece la oportunidad de consumir de una manera consciente. «No se trata de dejar de consumir, menos aún en un momento de inflexión económica, sino de hacerlo conociendo los efectos reales que un gesto tan habitual y sencillo como el consumo de una prenda de ropa puede generar».

La marca afirma que el consumo impulsivo alentado por campañas de descuento como el Black Friday provoca una sobreproducción que pagamos todos a nivel medioambiental. En la producción de un par de vaqueros se derrocha la cantidad de 6.000 litros de agua, un precio muy alto para un pequeño descuento. Un descuento que normalmente genera más compras de las verdaderamente necesarias, generando más gasto al consumidor que ahorro real.

Federico Sainz de Robles, Ceo de Sepiia, explica que la marca cree firmemente en la producción local y transparente.


  
© 2020